Trata bien a los viejitos

La Seño María y el fotógrafo Gary conversan sobre el respeto, el amor y la comprensión que debemos tener con los ancianos.

Debemos cuidar y respetar a los ancianos.

Por: Redacción Trome

Mi amigo, el fotógrafo Gary, llegó al restaurante por unos frejoles con cabrito norteño, arroz blanco, salsa criolla y, para la sed, un refresco de maracuyá. “María, el último domingo se celebró en nuestro país el Día del Adulto Mayor. La fecha es trascendente porque nos recuerda la importancia de las personas de más edad, debido a su experiencia y conocimientos. También que debemos tratarlas con consideración, respeto y darles mucho amor.

Lamentablemente, en nuestro país es común tratar a los ancianos como si fueran seres sin importancia, se les falta el respeto y no se les tiene consideración. Se les humilla y maltrata, se olvida que tienen sentimientos. Muchos tratan a sus padres y abuelos con desprecio y hasta los golpean. Algunos consejos para el buen trato a las personas mayores:

- Respetar los derechos de los adultos mayores, que son los mismos que tenemos todos. Tanto en el hogar como en el ámbito público. Hay que garantizar su dignidad. No hay que discriminarlos por su edad, enfermedad, dependencia, discapacidad, creencia religiosa, nivel cultural o económico, lugar de procedencia.

- Respetar su integridad física y psicológica. No hay que provocarles daño. Deben recibir lo que les corresponde, como los demás, sin ninguna diferencia ni marginación. Hay que respetar sus decisiones.

- Garantizarle condiciones adecuadas de vida, como la alimentación, vestido, acceso a medicinas, servicios de salud y otros.

- Se debe escuchar con atención y respeto lo que tienen que decir sobre sus sentimientos, deseos y preocupaciones. También se les debe dar, con claridad y respeto, información concerniente a su vida y a la familia. Hay que asegurarse de que la persona mayor entendió lo que se le comunicó.

- También hay que respetar su opinión, costumbres y hábitos siempre que sean saludables. Se le debe dar ayuda, alternativas, pero hay que aceptar su voluntad.

- Es fundamental demostrarles respeto y darles amor. Saber tratar sus enfermedades y entender sus necesidades. Hay que estar con ellos, a su lado, dándoles compañía. Pueden ser momentos increíbles para ellos y para nosotros. No hay que hacerlos a un lado como si fueran un objeto.

- Se les debe facilitar el acceso a las nuevas tecnologías, considerando sus necesidades, capacidades y dificultades sensoriales.

- Si se siente que no puede lidiar solo con las necesidades de un adulto mayor, pida ayuda. La sobrecarga puede motivar tratos inadecuados. Siempre mantener una actitud positiva”.

Gary tiene razón, me voy, cuídense.