Andrés García vive desde hace muchos años en su mansión de Acapulco (Foto: Televisa)
Andrés García vive desde hace muchos años en su mansión de Acapulco (Foto: Televisa)

es uno de los actores más queridos de México, ya que durante muchos años se posicionó como uno de los galanes de telenovelas más cotizados del medio. Sin embargo, ya han pasado 15 años desde que está fuera de la televisión, pero sigue estando vigente a través de las diversas entrevistas que ha dado a diversos medios de comunicación.

Actualmente el histrión de 79 años pasa sus días en su mansión de Acapulco, ya que necesita estar en paz debido a sus diversos problemas de salud, los cuales le impidieron seguir viviendo en la caótica Ciudad de México.

Así que desde entonces ha recibido la visita de varios medios de comunicación, con lo que nos ha permitido conocer algunos detalles del interior y exterior de su casa, tal y como sucedió con la reciente entrevista que otorgó a , la cual se hizo viral porque en medio de la plática sacó su pistola y disparó tres veces al aire.

LA LUJOSA MANSIÓN DE ANDRÉS GARCÍA EN ACAPULCO

La residencia, cuyo valor rondaría los $5 millones de dólares y que es conocida como ‘El Paraíso’, se ubica en el área de Pie de la Cuesta en Acapulco.

La casa, cuya fachada es de tono naranja y de tres pisos, es tan especial para el reconocido actor que añora que sus cenizas sean esparcidas en su playa privada, tal y como sucedió con las de sus padres, por lo que todo parece indicar que se la quedará hasta el día de su muerte, contrario a lo sucedido con su peculiar y ostentoso castillo de la .

Aunque su vivienda de cuenta con una ubicación privilegiada, el estar tan cerca del océano le ha ocasionado más de un dolor de cabeza, tal y como sucedió en el año de 2015, cuando el fenómeno de mar de fondo desapareció su playa y dañó parte de su exclusiva mansión.

La piscina, estilo resort, es, sin lugar a dudas, uno de los sitios favoritos para , pues no solo recurre a ella para sus terapias, sino que también para refrescarse cuando el clima así lo amerita.

Junto a la piscina tiene unas acogedora hamacas y una zona de bar, en donde suele pasar demasiado tiempo en compañía de sus distinguidos invitados.

También tiene una muy acogedora palapa, en la que tiene una mesa de exterior con muy cómodas sillas y con una envidiable vista del panorama.