El actor Eduardo Santamarina interpretó a Alejandro, quien luchó por el amor de Rubí, pese a que lo rechazó por no tener dinero (Foto: Televisa)
El actor Eduardo Santamarina interpretó a Alejandro, quien luchó por el amor de Rubí, pese a que lo rechazó por no tener dinero (Foto: Televisa)

Si bien la telenovela está relacionada con el éxito y la fama que logró Bárbara Mori cuando fue protagonista, muchos también recuerdan la ficción mexicana por quienes fueron víctimas de sus maldades, entre ellas, el actor Eduardo Santamarina, que intepretó a Alejandro.

MIRA: ¿Por qué Bárbara Mori le dijo no a Televisa tras Rubí?

Cómo olvidar a Maribel, una chica sensible y bondadosa que sufre una discapacidad en la pierna, a quien se le acercó haciéndole creer que es su mejor amiga, pero al final hace que su novio Héctor la deje plantada en el altar para posteriormente casarse con él por su dinero.

O Alejandro, el gran amigo de toda la vida de Héctor, quien en base a su esfuerzo y por medio de becas logra acabar su carrera en Medicina, y pese a estar profundamente enamorado de la protagonista, cuyos sentimientos son mutuos, lo deja por no pertenecer a una clase social alta y carecer de fortuna.

Eduardo Santamarina encarnó a Alejandro y Sebastián Rulli a Héctor en la versión de Rubí de 2004, con Bárbara Mori (Foto: Televisa)
Eduardo Santamarina encarnó a Alejandro y Sebastián Rulli a Héctor en la versión de Rubí de 2004, con Bárbara Mori (Foto: Televisa)

A pesar de que han pasado 16 años desde que se emitió el primer episodio de la telenovela mexicana, los actores continuaron con sus carreras en la pantalla chica o cine; motivo por el cual cuidan su apariencia física. Sin embargo, Eduardo Santamarina, quien tuvo el papel de Alejandro, no hizo lo mismo.

En una entrevista que concedió al programa “Ventaneando” de TV Azteca, reveló cómo ha manejado la crítica pública por su sobrepeso.

A comparación de sus colegas, Eduardo Santamarina descuidó su apariencia física (Foto: Instagram de Eduardo Santamarina)
A comparación de sus colegas, Eduardo Santamarina descuidó su apariencia física (Foto: Instagram de Eduardo Santamarina)

¿POR QUÉ DESCUIDÓ SU IMAGEN?

Santamarina, a comparación de sus otros compañeros, ha descuidado su imagen haciendo que las críticas se centren sobre él. Aunque es consciente de que tiene varios kilitos de más, jamás trató de ocultarse y se mostró tal como lucía.

“Me dicen ¿Eduardo no te molesta? [las críticas] Y ¿por qué me va a molestar? Por qué me va a enojar algo que es verdad. Si me enojara y me pudiera tanto entonces no dejaría que llegara a subir de peso o me quedo encerrado en mi casa para que no me vean”, señaló.

Comentó que las fotos que circularon donde se le nota el sobrepeso se debe a que nunca quiso ocultar cómo lucía su figura y que las tomas fueron sacadas de unas vacaciones familiares.

“Hay una [imagen] en la que estoy en el hotel con mi traje de baño y una panza así [haciendo un gesto con su mano de grande] y las chichis colgando en la alberca. Me tomaron la foto y salió publicada en todas las revistas. Desde que salgo del cuarto, como estoy, me meto a una alberca en traje de baño, por supuesto que sé que eso puede pasar”, manifestó.

Eduardo Santamarina disfruta todo lo vivido y no se arrepiente de nada (Foto: Instagram de Eduardo Santamarina)
Eduardo Santamarina disfruta todo lo vivido y no se arrepiente de nada (Foto: Instagram de Eduardo Santamarina)

FUE SU DECISIÓN

El otrora protagonista de “Rubí” indicó que la decisión de subir de peso fue únicamente suya y que ahora se siente bien.

“Me abandoné, fue mi decisión; pues respétenla por favor. Gordo también me gusta y lo comido nadie te lo quita”, precisó.

Recordó que cuando era protagonista de diversos melodramas tenía que estar pendiente de su físico, pero eso cambió. “Me cuidé tantos años porque encabezaba las historias. En la época fuerte de las telenovelas estuve veinte años de mi vida encabezando historias. Siempre fui el protagonista; entonces, obviamente, tenía que estar físicamente bien. No podía tener un mínimo de panza (…). Tomarme un tiempo y tirar la toalla, pues se vale también”.