Gabriela Spanic es recordada incluso más de 20 años después como la 'Usurpadora' (Foto: Televisa)
Gabriela Spanic es recordada incluso más de 20 años después como la 'Usurpadora' (Foto: Televisa)

En 1998 se estreno , que inmediatamente se convirtió en un fenómeno de la pantalla chica, ya que el doble papel que interpretó Gabriela Spanic hizo que los televidentes se enganchen rápidamente con la historia de Paulina y Paola.

MIRA: Así se ven Carlitos y Lisette Bracho a más de 20 años de La usurpadora

En este melodrama, la actriz venezolana interpretó dos papeles, el de las hermanas gemelas. Ambas no sabían de la existencia de la otra hasta que se encuentran por accidente, desatando la idea de intercambiar de lugares.

Este personaje le abrió las puertas del éxito a Gabriela Spanic, ya que desde ese momento inició su camino al ascenso en el mundo de la actuación y a pesar que la telenovela se estrenó hace 22 años, son muchos los fans que aún recuerdan con mucho cariño a los personajes de la venezolana.

MIRA: Así se ve ahora Lalita, más de 20 años después de La usurpadora

Pero a pesar de toda a popularidad que alcanzó la actriz, no todo fue color de rosa, ya que sufrió un gran tormento detrás de cámaras y en esta note te cotaremos que fue lo terrible que vivió Gabriela Spanic mientras grababa “La usurpadora”.

Gabriela Spanic se reencontró con la actriz que interpretaba a su hija en ‘La Usurpadora’
Gabriela Spanic se reencontró con la actriz que interpretaba a su hija en ‘La Usurpadora’

¿QUÉ FUE LO PEOR PARA GABRIELA SPANIC MIENTRAS GRABABA LA USURPADORA?

Por muchos años, Gabriela Spanic ha dicho que su protagónico en “La usurpadora” ha sido una gran bendición por haber sido la elegida para el proyecto, pero hace unos meses confesó que vivió momentos de tensión y estrés detrás de cámaras.

La actriz ha confesado que los problemas vinieron por su acento, ya que no era del agrado de la reconocida Beatriz Sheridan (1934-2006) , quien se encargó de la dirección del melodrama.

“Al principio no fue fácil, en Venezuela tenemos un acento muy particular, muy costeño, como el veracruzano, nosotros no pronunciamos las ‘s’. Ella me gritaba con su voz ronca: ‘¡Gabriela, ese acento!’. Me pusieron a trabajar con Adriana Barraza el acento, tuve la oportunidad de trabajar con ella, la amo con toda mi alma”, comentó.

Gabriela Spanic confesó que las exigencias llegaron a tal grado que en varias ocasiones lloró en el set de rodaje, pues a pesar de que trabajó para cambiar su acento, Sheridan no estaba conforme con su estilo.

“Yo ponía de mi parte, yo me escuchaba bien, creía que lo estaba haciendo bien, pero me enseñó muchísimo”, comentó en entrevista para TLNovelas.

VIDEO RECOMENDADO

La usurpadora: Gabriela Spanic ha contado lo terrible que vivió tras grabar la novela