La actriz de “Glee” se encuentra en el ojo de la tormenta desde que su excompañera de trabajo, Samantha Ware, afirmara que fue racista y se comportó mal con el elenco a lo largo del rodaje de la popular serie.

Todo inició cuando Michele hizo notar su indignación por la muerte de George Floyd en sus redes sociales. Tras ello, Ware citó ese mensaje y aseguró que su primer trabajo en televisión, aquel rodaje de “Glee”, fue horroroso debido a la actitud de Michele.

“¿Te acuerdas cuando convertiste mi primer papel en televisión en un verdadero infierno? Porque yo no lo olvidaré. Creo que dijiste a todos que, si pudieras, te cagarías en mi peluca (afro), entre otras microagresiones traumáticas que me hicieron dudar si quería una carrera en Hollywood”, afirmó la intérprete.

Es así que Michele publicó sus disculpas en su cuenta de y afirmó que día a día está aprendiendo a ser una mejor persona. “Una de las lecciones más importantes que nos dejan estas últimas semanas, es que debemos tomarnos el tiempo de escuchar y aprender desde la perspectiva de otras personas y analizar el rol que hemos jugado en el pasado para hablar de las injusticias que otros padecen”, se lee al inicio del mensaje.

“El otro día, cuando publiqué el tuit (en referencia a Floyd), lo hice para demostrar mi apoyo hacia nuestros amigos, vecinos y comunidades de color durante este difícil momento, pero las respuestas me hicieron analizar mi propio comportamiento, sobre todo mi actitud frente a mis compañeros de elenco y la forma en que la recibieron”, añadió la cantante, quien ahora está embarazada.

La actriz recordada por interpretar a “Rachel Berry” afirma no recordar las palabras que le adjudica Ware sobre su trato con ella y sus compañeros, pero sí reconoce haber actuado de tal manera que lastimó a otras. “Quiero pedir perdón por mis actitudes y el dolor que causé. Todos podemos crecer y cambiar”, concluyó.

VIDEO RECOMENDADO

Rebeca Escribens y su polémico comentario sobre Yahaira Plasencia