Entre los trabajos más sobresalientes de Anabel Gutiérrez está el de Doña Espotaverderona, mamá de La Chimoltrufia, en el sketch de Los Caquitos de Chespirito. (Foto: Televisa)
Entre los trabajos más sobresalientes de Anabel Gutiérrez está el de Doña Espotaverderona, mamá de La Chimoltrufia, en el sketch de Los Caquitos de Chespirito. (Foto: Televisa)

Además de , Roberto Gómez Bolaños lanzó muchas otras series, igual de exitosas, que quedaron marcadas en el recuerdo del público. Una de ellas fue ‘Los Caquitos’, un sketch de Chespirito, donde además de los rostros ya conocidos de la vecindad, también hicieron su aparición nuevos personajes que se ganaron el cariño de la gente. Sin duda, mencionar a Doña Espotaverderona es recordar a aquella mujer que se vestía y peinaba igual que su hija, la Chimultrufia.

MÁS INFORMACIÓN: El medallón maldito de Carlos Villagrán y su relación con “El Chavo del 8”

Cómo olvidar a la suegra del Botija, a quien lo acusaba por cualquier cosa que hacía como apostar o cuando el Sargento Refugio se lo llevaba detenido junto al Chómpiras. En sí, a ella no le caía para nada su yerno, con el que tenía que lidiar cada vez que iba a visitar a su hija. Debido a que tenía diferencias con su yerno, suele quedarse en el Hotel de Don Lucho o en el Hotel Buenavista.

Sin duda, este personaje es y seguirá siendo muy recordado desde que hizo su primera aparición en el episodio “La llegada de Doña Espotaverderona”, en 1989, año que también marca la primera vez que la actriz Anabel Gutiérrez aparece en el programa, donde permaneció hasta 1995 con el capítulo “Las fichas del hospital”.

Debido a que han pasado más de 25 años desde que la vimos en la serie de televisión cómica, te contamos qué fue de la vida de la actriz mexicana, que actualmente tiene 88 años.

Aunque en la serie se llevaban bien, pues eran madre e hija; en la realidad otra era la historia. (Foto: Televisa)
Aunque en la serie se llevaban bien, pues eran madre e hija; en la realidad otra era la historia. (Foto: Televisa)

¿QUÉ PASÓ CON ANABEL GUTIÉRREZ?

Anabel Gutiérrez fue quien dio vida a doña María Espotaverderona Torquemada y viuda de Lascurain, la mamá de la Chimoltrufia. Ella iba a ser un personaje suplente mientras la producción esperaba el retorno de Doña Nachita, papel interpretado por Angelines Fernández, quien se ausentó por temas de salud, pero como esta última cayó enferma, la actriz mexicana se quedó.

Tras su participación en Chespirito, la actriz nacida el 19 de setiembre de 1932 y que perteneció a la Época de Oro del cine mexicano, apareció en catorce series televisivas más como “Alguna vez tendremos alas” (1997), “Carita de ángel” (2000-2001), “¡Vivan los niños!” (2002-2003), “Bajo la misma piel” (2003), “Mujer, casos de la vida real” (2002-2005), “Lola, érase una vez” (2007), entre otras.

Asimismo, tras su salida de la producción de Roberto Gómez Bolaños, también apareció en la película “La paloma de Marsella” (1999), marcando esta su última participación en el cine.

Anabel Gutiérrez junto a Miroslava Stern, en "Escuela de vagabundos" de 1955. (Foto: Cine de Oro mexicano / Diana Films S. A.)
Anabel Gutiérrez junto a Miroslava Stern, en "Escuela de vagabundos" de 1955. (Foto: Cine de Oro mexicano / Diana Films S. A.)

MALOS RECUERDOS CON SU PASO POR CHESPIRITO

La actriz dio a conocer cómo llegó a tener el papel de Doña Espotaverderona, así como la relación con sus compañeros del elenco. Si bien, tenía amistad con varios, uno de los histriones tenía un carácter complicado.

“Roberto [Gómez Bolaños] era un hombre maravilloso. Yo lo quise mucho como compañero de trabajo. Lo conocí cuando trabajé en la película “Angelitos del trapecio” (1959), cuyo argumento él escribió; años después me invitó a interpretar un personaje en el programa Chespirito. Me dijo: ‘Si te gusta, lo haces; si no te gusta, me lo dices’. Ya en Televisa me dijo: ‘Ve a vestuario a escoger tu ropa’. A mí me encantaba la Chimoltrufia, entonces me vestí igualito a ella. Ya grabado el programa, me preguntó: ‘¿Qué pasó?’. Le contesté: ‘¡Me encantó!’, y me dijo: ‘Te quedas’, y me quedé”, dio a conocer.

“Roberto era un pan, un hombre maravilloso. Conmigo fue una lindísima persona, igual que María Antonieta, Édgar… Todos menos, ¡ya sabemos quién! Omito nombres. Yo hacía muchos corajes con una persona. Ese era el problema que había con ella; no digo que sea mala persona, pero tenía un carácter muy difícil. El día que me llamó Roberto, Florinda [Meza] me dijo: ‘Te voy a llevar al camerino’. Dije: ‘¿A mí, al camerino? ¿Para qué, Florinda?’. ‘Para enseñarte a ser actriz’, respondió. Le dije ‘¡Ah!’. ‘Bueno, actriz eres de cine, pero de televisión no’, aclaró; y le pregunté: ‘¿Cuándo quieres que vaya al foro?’, y que la oye don [Emilio Azcárraga] Milmo. Me dolió su comentario porque dije: ‘¿Tantos años de carrera, tanta profesión y todo, y que me vengan a decir: ‘Te voy a enseñar a actuar?’”, reveló.

La actriz guarda los mejores recuerdos de Chespirito, pero no de la pareja de este, Florinda Meza. (Foto: Televisa)
La actriz guarda los mejores recuerdos de Chespirito, pero no de la pareja de este, Florinda Meza. (Foto: Televisa)