¡De terror! El actor mexicano Alejandro Sandí, famoso por ser parte del elenco de El Señor de los Cielos, fue secuestrado por unos criminales cuando se encontraba recorriendo un atractivo turístico con dos amigas actrices y un ciudadano francés. El extranjero también fue raptado, según informó la embajada francesa en México.

“Confirmamos los hechos. Estamos en contacto permanente con las autoridades mexicanas que están movilizadas para encontrar a nuestro connacional”, dijo la embajada francesa a la agencia de noticias AFP, además de informar que el ciudadano francés desaparecido fue identificado como Frédéric Michel.

El secuestro ocurrió cuando las víctimas recorrían un parque nacional en la zona del Nevado de Toluca junto a un grupo de excursionistas. Paseaban por la zona a bordo de camionetas todoterreno el domingo por la mañana cuando unos delincuentes les tendieron una emboscada, según información de los diarios Reforma y El Universal.

Los desconocidos tomaron los dos vehículos en los que viajaban las víctimas y los mantuvieron secuestrados a bordo, dejando ir a las demás personas. Fueron ellos quienes posteriormente denunciaron el hecho ante las autoridades.

Policías locales y agentes de la Guardia Nacional desplegaron un operativo en la zona, perteneciente al municipio de Zinacantepec, para tratar de localizar a los secuestrados, agrega la prensa local.

Extranjeros en la mira

El secuestro de extranjeros es un delito recurrente en México, aunque no siempre se cuenta con datos claros ni detalles sobre sus circunstancias ni desenlace.

En junio pasado, un joven estadounidense, estudiante de medicina en Guadalajara (oeste), fue reportado como secuestrado y liberado cinco días después, cuando regresó con su familia a Dallas, sin que las autoridades locales revelaran detalles del caso.

En marzo de 2018, otra estudiante, esta vez colombiana, fue secuestrada en el estado central de Guanajuato y posteriormente liberada por autoridades mexicanas.

Pero junto a estos casos particulares, se cuentan también los secuestros masivos de migrantes indocumentados, principalmente centroamericanos, que son retenidos por decenas por grupos del crimen organizado que piden dinero a sus familiares para dejarlos ir.

Delito al alza

Entre enero y octubre de este año, 1.690 personas han sido víctimas de secuestro en México, lo que representa un alza del 37,7% con respecto al mismo periodo de 2018, según cifras de la organización civil Alto Al Secuestro.

Las cifras apuntan a un promedio de cinco secuestros por días y 35 por semana, en lo que va de año.

Según Alto Al Secuestro, el central Estado de México es el segundo con mayor incidencia de este delito en todo el país, superado solo por Veracruz (este), el cual es también uno de los más golpeados por la actuación de los sanguinarios cárteles del narcotráfico mexicanos.

La violencia y la inseguridad constituyen una de las mayores deudas pendientes del gobierno del izquierdista Andrés Manuel López Obrador, que el 1 de diciembre cumplirá un año de mandato.

El veterano político, de 66 años, se comprometió a pacificar el país y poner fin a la llamada “guerra contra el narco”, enfocándose en atender lo que, considera, las causas de la espiral de violencia: la pobreza y la exclusión social.

Sin embargo, el 2019 se encamina a ser el año más violento desde que existe registro oficial, en 1997, superando el récord de 33.743 asesinatos del 2018.

Fuente: AFP