Zoraida Ávalos respalda acuerdo con Odebrecht en el que siga contratando en Perú

¿Por qué Taylor Swift no es dueña de sus éxitos musicales y qué podría hacer para recuperarlos?

Taylor Swift firmó con la discográfica Big Machine en 2005 que posee los derechos de sus canciones y ahora, esta empresa pasó a manos de su ex mánager Scooter Braun. Existe una forma para que vuelva a tomar posesión de sus creaciones pero podría demorar décadas.

Taylor Swift
Taylor Swift
Taylor Swift
Taylor Swift
Taylor Swift

Taylor Swift perdió los derechos de todo su catálogo de canciones después de que la discográfica Big Machine –con la que firmó en 2005 cuando tenía 15 años– fuera comprada por Ithaca Holdings, la empresa de su ex mánager Scooter Braun , bajo una modalidad que ha dejado un sinsabor a más de un artista por décadas.

Esta venta fue, en palabras de la propia cantante, el “peor escenario imaginable” ya que podrían pasar más de 20 años antes de que pueda reclamarlos de vuelta, así como el control de las ‘grabaciones maestras’ que se utilizan para hacer los millones de copias de sus álbumes. Si bien obtendrá regalías por su música, no podrá disponer de ella como quisiera.

Ahora, Ithaca Holdings de Scooter Braun tiene a su entera disposición los seis primeros discos de Taylor Swift, incluidos los ganadores del Grammy como Mejor Álbum del año ‘Fearless’ (2008) y ‘1989’ (2014). Big Machine, dirigida por Scott Borchetta, aseguró que le ofreció a la cantante la chance de comprarlas, así como videos y fotos relacionados a su carrera.

Incluso, Borchetta compartió capturas de pantalla de un contrato en el que ambas partes discutían un posible nuevo acuerdo pero el equipo de Taylor Swift negó todo, remarcando que jamás se le ofreció esa clase de trato y que perdió los derechos de la “música que compuso en su habitación y videos con los que soñó y pagó con dinero que ganó tocando en bares”.

Pero, ¿qué podría hacer Taylor Swift para recuperar el “arte” que considera es suyo por derecho? El diario británico Daily Mail recordó que numerosos intérpretes, entre los que destacan los Beatles y Prince , han sido víctimas de este modelo de negocio dentro de la industria musical y sus luchas (que incluso llegaron hasta los tribunales) tardaron varios años en dar frutos.

En el caso del cuarteto de Liverpool su catálogo de canciones fue vendido a ATV Music en 1969 y, de una forma extraña, acabó en manos de Michael Jackson en la década de 1980, y en el del intérprete de ‘Purple Rain’, su decisión de cambiar su nombre a un símbolo impronunciable desató una batalla con Warner Bros. sobre los derechos de su música.

Pero de los dos ejemplos antes mencionados, el de los Beatles ofrece a Taylor Swift una posibilidad de recuperar su música aunque podría demorar décadas. ¿Cómo? Amparándose en la Ley de Derechos de Autor de Estados Unidos de 1976, que ofrece a los artistas la chance de terminar un acuerdo de este tipo después de 35 años.

Paul McCartney comenzó este proceso en 2017, aunque su caso fue resuelto ese mismo año. Taylor Swift podría hacer lo mismo pero, tomando en cuenta que firmó contrató con Big Machine en 2005, sería elegible cuando haya cumplido los 51 años de edad, es decir, en el 2040. También existe la posibilidad de que ambas partes lleguen a un acuerdo extrajudicial.

Sea cual sea el escenario, Taylor Swift no está dispuesta a dar su brazo a torcer y recurrirá a cualquier vía para recuperar lo que le pertenece. Lo cierto es que en esta polémica no se encuentra sola, ya que varios artistas y celebridades se han puesto de su lado (aunque también tiene sus detractores, que se han alineado con Scooter Braun, quienes le han recordado sus feudos del pasado ).

Cargando siguiente contenido

Portada