Balán Gonzales recuerda anécdotas de su etapa como futbolista (Foto GEC)
Balán Gonzales recuerda anécdotas de su etapa como futbolista (Foto GEC)

Mirar en el espejo retrovisor es una tentación que a la que no ha podido resistirse. El goleador que defendió las sedas de , cuenta que existieron grandes aciertos, algunos errores y repasa su historia con una sonrisa. La sinceridad del goleador no tiene pierde.

MIRA: Ricardo Gareca cuenta todo sobre su nuevo amor, ‘Almendra’

Ir a bailar después de un clásico

Habíamos ganado en Matute y en la noche nos juntamos el ‘Puma’, ‘Chucho’ Torrealva, ‘Ormeñito’ y yo. Fuimos a bailar a un salsódromo de la avenida México en La Victoria. Entramos y pensaban que habíamos llegado a hacer ‘cachita’. Nos ubicamos en una mesa y al lado un hincha de Alianza tomaba cerveza y echó la espuma por el pie del ‘Puma’. José Luis no respondió y a los pocos segundos, otra vez hace lo mismo, pero ahora si le cayó. El capitán se paró y le metió un cabezazo. Se armó la bronca con otros fanáticos. Todos metimos golpes, menos ‘Chucho’ que se quitó. Cuando estábamos afuera, el de seguridad me dice: ‘Balán’, te reventaron las lunas de tu carro. Fui y al lado del mío había un auto igualito. A ese lo habían destrozado.

Llegar a una discoteca con ‘Puchungo’ Yáñez

Primero, porque entre tantas luces, ni me verían, encima creerían que soy su ‘chaleco’ y además, todas las chicas se acercan solo a él. Lo buscan, lo saludan y cuando se van, siempre me pregunta: ‘¿Compadre, sabes quién es?’. Él no afana, tampoco las llama. Vienen solas y las hace reír, les cuenta historias y ellas les piden su número. Baila bien, es gracioso y siempre tiene tema de conversación. Además, nunca habla mal de algún ex amor. Es completo.

MIRA: Ángel Comizzo luego de perder ante Defensa y Justicia: “A mí no hay nada que me tumbe, imposible”

Trabajar bajo las órdenes de Pinto

‘Chambeaba’ muy bien en el campo, pero su rigidez, la manera de controlar, nunca me gustaron. Solía acercarse bastante, parecía que quería besarte y en realidad era para oler si estabas con tufo. Luego te visitaba de noche y un día llegó a mi departamento, pero no me encontró. Me llamó y le dije que estaba en la casa de mi mamá y me exigió que regrese y lo hice. Me esperó y yo estaba con una camisa a rayas y un pantalón blanco. Se despidió y a los 10 minutos volvió a tocar la puerta y al verme con la misma ropa, me preguntó: ‘¿No se iba a dormir?’ y le respondí: ‘Si, esta es mi pijama’.

Llevar a ‘Vitito’ a una reunión

Estábamos en el Boys y él jugaba conmigo. Una noche, salimos buscando donde bailar. Estaba Alfonso Yáñez, Ricardo Lara, ‘Bimbo’ Ávila y ‘Vitito’. Íbamos en mi auto y de pronto mi compadre ‘Puchungo’ nos ‘abandona’ y me dice que en la noche iba a ir a la ‘Furia porteña’. Seguimos brindando, hasta que decidimos darle el encuentro a mi ‘causa’ y Víctor y Ricardo se empiezan a pelear de boca, les dije que paren porque se estaban ofendiendo y no paraban. Detuve el carro y grité: ‘Mucha vaina, bájense y ‘agárrense’ de una vez’. Me hicieron caso y cuando Reyes se quitaba el polo, Lara se le fue encima y se cayeron sobre un charco de agua. Los separamos y se calmaron. Nos fuimos al tono, entramos y ‘Puchungo’ me dice: ‘Apestan, huele feo’. Me miré los zapatos y nada. En eso veo la ropa de ‘Vitito’ y su espalda estaba llena de excremento.

LEE: Jéssica Tejada: “Creo que Puchungo Yáñez me está esperando”

Ver bailar a Carlos Marrou

He tenido compañeros desorejados, torpes, sin ritmo, pero Carlos Marrou fue el peor. Fuimos campeones con Universitario en 1992 y siempre que había una reunión de amigos, era el colmo. Ni sentado llevaba el compás de las canciones. Un terrible defecto, porque puedes tener la billetera ‘delgada’, pero si impresionas con los pasos, las chicas te miran de otra manera. En una reunión hizo las palmas, pero eran tan malo con la música que ni con las manos llevaba el ritmo del tema musical.

Así nos deja el goleador, que hizo vibrar a hinchas de Universitario, Alianza Lima y Sport Boys, cargados de recuerdos, mientras regresa a su barrio en el Callao, donde lo quieren no por su fama y por los goles que anotó, sino por esa sencillez y nobleza que siempre lo ha caracterizado. Gracias ‘Balán’.

TE PUEDE INTERESAR

VIDEO RECOMENDADO