1 de 6
Durante la década del 50, a pesar de la prohibición del presidente Manuel A. Odría de jugar a la pelota en la calle, un grupo de vecinos de la cuadra 6 del jirón Parinacochas en La Victoria organizó el primer campeonato de fulbito en la zona que se conoció años después como el Mundialito de El Porvenir.  A pesar de ser perseguidos y encarcelados, ese primer torneo culminó y el equipo ganador obtuvo su premio: la pelota con la que jugaron el campeonato.
Mundialito El Porvenir. 01 de mayo de 1962. Foto GEC Archivo Histórico

Durante la década del 50, a pesar de la prohibición del presidente Manuel A. Odría de jugar a la pelota en la calle, un grupo de vecinos de la cuadra 6 del jirón Parinacochas en La Victoria organizó el primer campeonato de fulbito en la zona que se conoció años después como el Mundialito de El Porvenir. A pesar de ser perseguidos y encarcelados, ese primer torneo culminó y el equipo ganador obtuvo su premio: la pelota con la que jugaron el campeonato.

2 de 6
Cada 1ero de mayo, desde 1950, La Victoria ha sido sede del famoso Mundialito de El Porvenir. Una fiesta donde cientos de personas celebran el día del trabajador. Pero fue en 1960 que la Prefectura de Lima reconoció el Mundialito de El Porvenir como torneo y se comenzó a jugar año tras año con protección policial, tribunas improvisadas y abarrotadas, mucha cerveza, la violencia característica de la calle y fútbol de calidad, del fuerte, del no acostumbrado.
Mundialito El Porvenir. 01 de mayo de 1962. Foto GEC Archivo Histórico

Cada 1ero de mayo, desde 1950, La Victoria ha sido sede del famoso Mundialito de El Porvenir. Una fiesta donde cientos de personas celebran el día del trabajador. Pero fue en 1960 que la Prefectura de Lima reconoció el Mundialito de El Porvenir como torneo y se comenzó a jugar año tras año con protección policial, tribunas improvisadas y abarrotadas, mucha cerveza, la violencia característica de la calle y fútbol de calidad, del fuerte, del no acostumbrado.

3 de 6
Lo particular del Mundialito de El Porvenir es que no hace falta anotar goles para llevarse la victoria. Se puede alcanzar la gloria solo por faltas o tiros de esquina, si es que los partidos terminan igualados. Se dice que este torneo es para bravos, que las faltas bien cobradas no existen, que quien corre más peligro es el árbitro y que la venta de cerveza aumenta considerablemente ese día. Se trata pues, de uno de los eventos deportivos más inusuales del mundo.
Mundialito El Porvenir. 01 de mayo de 1962. Foto GEC Archivo Histórico

Lo particular del Mundialito de El Porvenir es que no hace falta anotar goles para llevarse la victoria. Se puede alcanzar la gloria solo por faltas o tiros de esquina, si es que los partidos terminan igualados. Se dice que este torneo es para bravos, que las faltas bien cobradas no existen, que quien corre más peligro es el árbitro y que la venta de cerveza aumenta considerablemente ese día. Se trata pues, de uno de los eventos deportivos más inusuales del mundo.

4 de 6
En el año 1962 el Mundialito de El Porvenir terminó coronándo como campeón a la escuadra de Sacachispas Bolognesi, luego de varias horas de partidos más luchados que jugados. Y aunque se acabó la jornada deportiva, la celebración no se detuvo. Aprovechando el feriado muchas personas siguieron degustando la comida, tomando cerveza y escuchando la música que acompañaba el evento hasta altas horas de la noche.
Mundialito El Porvenir. 01 de mayo de 1962. Foto GEC Archivo Histórico

En el año 1962 el Mundialito de El Porvenir terminó coronándo como campeón a la escuadra de Sacachispas Bolognesi, luego de varias horas de partidos más luchados que jugados. Y aunque se acabó la jornada deportiva, la celebración no se detuvo. Aprovechando el feriado muchas personas siguieron degustando la comida, tomando cerveza y escuchando la música que acompañaba el evento hasta altas horas de la noche.

5 de 6
Pero la fiesta no solo se vivió en la cancha de cemento y en las improvisadas tribunas. En los alrededores también se jugaba el mundialito, pero de la gastronomía, los comerciantes aprovechaban la oportunidad para ofrecer sus mejores platillos. Una variedad de comidas que iban desde el popular ‘siete colores’, la fritanguita, hasta el delicioso ceviche, seco de cabrito  y muchos otros potajes que deleitaron el paladar de los más comensales más exigentes comensales.
Mundialito El Porvenir. 01 de mayo de 1962. Foto GEC Archivo Histórico

Pero la fiesta no solo se vivió en la cancha de cemento y en las improvisadas tribunas. En los alrededores también se jugaba el mundialito, pero de la gastronomía, los comerciantes aprovechaban la oportunidad para ofrecer sus mejores platillos. Una variedad de comidas que iban desde el popular ‘siete colores’, la fritanguita, hasta el delicioso ceviche, seco de cabrito y muchos otros potajes que deleitaron el paladar de los más comensales más exigentes comensales.

6 de 6
Lamentablemente El Mundialito de El Porvenir se ha visto afectado en sus dos últimas ediciones, la pandemia del coronavirus obligó a los organizadores a cancelar el evento para tristeza de todos. Es imposible que se pueda organizar este torneo que reúne a cientos de personas en la cuadra 6 de la avenida Parinacochas, esto para evitar que los aficionados estén en riesgo ante el COVID-19. El equipo 'Cebada y Humo' de Barrios Altos fue el último campeón en la edición del año 2019.
Mundialito El Porvenir. 01 de mayo de 1962. Foto GEC Archivo Histórico

Lamentablemente El Mundialito de El Porvenir se ha visto afectado en sus dos últimas ediciones, la pandemia del coronavirus obligó a los organizadores a cancelar el evento para tristeza de todos. Es imposible que se pueda organizar este torneo que reúne a cientos de personas en la cuadra 6 de la avenida Parinacochas, esto para evitar que los aficionados estén en riesgo ante el COVID-19. El equipo 'Cebada y Humo' de Barrios Altos fue el último campeón en la edición del año 2019.