Diego Simeone cumplió diez años como entrenador del Atlético de Madrid. (Foto: Agencias)
Diego Simeone cumplió diez años como entrenador del Atlético de Madrid. (Foto: Agencias)

“Más cerca no hay” de lo que estuvo el Atlético de Madrid de ganar la Liga de Campeones en Lisboa, en 2014, o en Milán, en 2016, según repasa Diego Simeone. Se cumplieron diez años desde que el ex futbolista argentino fue presentado como el entrenador del club español y, por ello, brindó declaraciones a los medios de comunicación del mismo conjunto ‘blanquirrojo’.

“¿Cuánto más cerca se puede estar de ganar una Champions de lo que estuvimos nosotros. Llegar al 93, al alargue (en 2014 en Lisboa), a los penales (en 2016 en Milán)... Más cerca no hay. Recorrimos todo ese camino y estuvimos muy cerca. Habrá que seguir trabajando, buscando y no tenerle miedo a lo que va a venir porque cuando venga nos va a agarrar seguramente fuertes”, declaró en la entrevista a los medios oficiales de la entidad rojiblanca.

Es muy difícil repetir esto que estamos haciendo”, expresó el técnico argentino, que cumple diez años al frente del banquillo del Atlético de Madrid.

A la fecha, Simeone ha conseguido ocho títulos con los colchonetos. Dos ligas de España, en 2013-14 y 2020-21; una Copa del Rey, en 2012-13; dos Ligas Europa, en 2011-12 y 2017-18; y tres Supercopas, una de España en 2014 y dos de Europa en 2012 y 2018.

“No nos tenemos que detener en lo que se hizo, sino en seguir buscando más, porque la vida es buscar más continuamente”, recalcó.

Simeone siempre quiso ser entrenador

Desde que se fue del equipo rojiblanco como jugador o cuando en Racing de Avellaneda cambió el terreno de juego por el banquillo, Simeone siempre tuvo una meta: “Me preparé para llegar a este momento. Lo busqué desde el primer día que dejé el Atlético de Madrid como futbolista, sabiendo que tenía que prepararme y formar mi grupo de trabajo para que algún día apareciera la posibilidad de volver. Era un desafío y sabía que si se daba esa situación sería en un momento de dificultad, como le pasa a todos los entrenadores”.

Tenía claro cuál era el camino. “Sobre todo conocer la historia nuestra, ser un equipo aguerrido, fuerte, comprometido y rápido”, dijo entonces. “Yo definía lo que sentía en ese momento, por la historia que me había tocado vivir como futbolista, por conocer la casa y porque venía preparado para volcar eso con los futbolistas que el club tenía. Entendía que ellos podían reflejar el sentimiento que tengo por el juego y que se identifica absolutamente con la historia del Atlético de Madrid”, recalcó.