"Hablar de mi madre es hablar del amor. Fue el motivo de mis sueños logrados. Sin ella no existiría"...... El "León" Zambrano.
"Hablar de mi madre es hablar del amor. Fue el motivo de mis sueños logrados. Sin ella no existiría"...... El "León" Zambrano.

Una tarde, después de un arduo partido, donde estaba en juego el honor, el pequeño llegó soltando unas lágrimas. La rodilla ensangrentada era la razón de ese dolor y mamá Marilini le respondió: ‘Eso te pasa por jugar con chicos mayores. La próxima si te golpean, se la devuelves’. Desde ese día no volvió a llorar y nació el ‘León’. La responsable de sembrar esa semilla en el alma de está celebrando su día y nos regala una charla donde el amor la desborda.

TE VA A INTERESAR: SORPRESA EN EL MUNDO DEL BOXEO: EL CANELO ÁLVAREZ CAE DERROTADO ANTE RUSO BIVOL

Señora, ¿Carlos es así de serio como lo vemos en la cancha?

Allí se transforma.

¿Es cariñoso?

Me llama viejita.

¿Expresivo?

Hasta ahora es de echarse en la cama, en medio de mi esposo y yo.

¿Otra costumbre?

Me rasca la cabeza.

¿Cuántas veces pasó este día con él desde que se hizo profesional?

Debe haber sido solo en dos oportunidades.

¿Siempre fue de regalos?

Desde pequeñito, en esta fecha llegaba con flores o jabones. Anda pendiente de todo lo que necesite. No hay día que no me llame y me pregunté: ¿Qué almorzamos? o ¿Qué quieres?

¿Y usted qué responde?

Ya no sé qué pedirle, si me ha dado todo.

Imagino que le ha dado su tarjeta de crédito adicional.

La de él. Porque confía mucho en mí y le manejo las cuentas.

¿En serio?

Si desea comprarse un departamento, me dice que haga el pago.

Por el Día de la Madre, conversamos con la mamá de Carlos Zambrano. (Foto: Allengino Quintana / @gec)
Por el Día de la Madre, conversamos con la mamá de Carlos Zambrano. (Foto: Allengino Quintana / @gec)

LA PRIMERA CASA

¿Cómo le obsequió su primera casa?

Estaba en el Schalke 04 y cuando hizo su primer contrato, la compró en Chorrillos.

¿Cómo siguió la historia?

Yo sentía que estaba muy lejos. Ninguna amiga me visitaba. Me dijo que busque en San Miguel, cerca del Callao, donde he vivido.

¿Luego?

Él me avisó, había visto una, que la revise.

Obviamente, la chequeó.

Llegué y la estaban pintando, y cuando entré estaba el dueño. Al rato se acercó: ¿Le gusta? y contesté que sí.

¿Entonces?

Se sonrió y me comentó: ‘Alégrese, su hijo se la está regalando’.

¿Qué pasa cuando hace una travesura?

Me siento, hablamos sobre lo que se equivocó. Escucha en silencio.

¿Algo que siempre le pide?

Su frase es: ‘Si quieres viajar, vete a recorrer el mundo’.

¿Ya lo hizo?

Estuve en Israel, llegué al ‘Muro de los lamentos’. He conocido el mar donde se multiplicaron los peces, la Gólgota, el ‘Santo Sepulcro’, ‘Visité el Mar Muerto’. Todo gracias a él.

No hay día en que Carlos Zambrano no esté pendiente de su mamá.
No hay día en que Carlos Zambrano no esté pendiente de su mamá.

“EN OTROS LADOS, LA PRENSA NO ‘MATA’ A SUS JUGADORES”

¿El partido que usted siente que se le fue la mano?

En 2015 en la Copa América, en la semifinal ante Chile.

¿Otra?

Te puedo decir que en otros lugares la prensa cuida a sus jugadores, no ‘matan’ a sus compatriotas y solo acá parece que jugáramos en contra.

Causó revuelo cuando dijo que pensaba retirarse...

Declaró que tenía 32 años y es lógico que ya no sienta que es un chiquillo. Siempre le he advertido que deje el fútbol y que no sea al revés. Para el Mundial anterior, se sinceró conmigo: ‘No me siento para estar en la selección. Sería egoísta quitarle el puesto a un compañero que la está haciendo bien’.

¿Cómo se enteró del último triunfo ante Paraguay?

Venía de viaje y en el avión seguía el partido por ‘wasap’, que era lo único que nos permitían usar y encima los mensajes entraban tarde.

¿Y cuando supo del primer gol?

Las lágrimas se me cayeron.

¿Quién es Carlos Zambrano?

Una bendición de Dios.

Un gran abrazo.

Gracias a ustedes.

Se despidió tranquila, sin apurarnos, nos obsequió esa sonrisa que siempre transmiten las personas de bien. Una mamá orgullosa es sencilla, simple y profunda a la vez. Todo buen hijo sabe que Abraham Lincoln tiene razón: ‘Todo lo que soy y espero ser, se lo debo a mi madre’.

TE VA A INTERESAR: