Erling Haaland y un fallo increíble en el Liverpool vs. Manchester City. (Foto: ESPN)
Erling Haaland y un fallo increíble en el Liverpool vs. Manchester City. (Foto: ESPN)

Hubo gran expectativa por ver el debut oficial de Erling Haaland en el Liverpool vs. Manchester City y de titular. El delantero estuvo en la cancha del estadio King Power durante los 90 minutos, pero su producción fue discreta. Incluso, el ‘9′ se perdió un gol increíble sobre el cierre del partido por la Community Shield.

De entrada, hay que mencionar que el ‘Cyborg’ apenas y tuvo contactos con el globo. Recién sobre la primera media hora del juego, el noruego gozó de una oportunidad para rematar sobre la portería de los ‘Reds’, pero todo quedó en una acción que encendió las alarmas para los encabezados por Jürgen Klopp.

Entonces, con todo casi resuelto (segundos antes Darwin Núñez había marcado el 3-1), Manchester City fue para adelante con la consigna de descontar y, quizás, hacer la heroica. En esa tarea, Bernardo Silva atacó por la banda. El portugués descargó por el centro con Phil Foden, que sacó un zapatazo.

Antes del golpeo del inglés, el portero Adrián respondió a medias, pues bloqueó y dejó el globo suelto en el área chica. Vale decir, un contexto totalmente favorable para que Haaland celebre por primera vez. De ese manera, el artillero aprovechó para disparar y, por increíble que parezca, mandó la pelota fuera del campo: remate, impacto en el horizontal y un fallo tremendo.

Liverpool vs. Manchester City: las primeras de Haaland

El encuentro superaba los 33 minutos y los dirigidos por Pep Guardiola organizaron una jugada ofensiva por la banda izquierda, liderada por Bernardo Silva. La defensa de los ‘Reds’ estaba expuesta y el menudo volante portugués aprovechó para realizar una habilitación que deje a sus compañeros con ventaja hacia la portería protegida por Adrián.

La asistencia fue para Haaland, quien controló con el pecho a la altura de la medialuna, dejó en el piso a Andrew Robertson y, casi cayéndose, definió con lo justo. El remate del noruego fue a la ubicación del guardameta de Liverpool, que logró contener, aunque dejó un rebote largo por la derecha, que favoreció a Riyad Mahrez.

El argelino, sin espacios, retrocedió el balón para Rodri y el mediocampista buscó a Bernardo Silva, por la izquierda, quien finalmente sacó un centro. La habilitación del portugués fue perfecta para Erling, dado que lo dejó solo en el borde del área chica y solo tenía que acomodarse bien para disparar.

Sin embargo, el goleador no fue efectivo y solo elevó el esférico con su pierna izquierda, en lugar de direccionarlo hacia el arco. A la vez, Mahrez trató de resarcir el error y apareció para definir de cabeza, pero Adrián no tuvo mayores dificultades en embolsar la pelota.