El canadiense de 15 años, Olivier Rioux, hizo historia al ingresar al libro de los por ser el adolescente más alto del mundo con 226,7 centímetros. Rioux todavía puede crecer más y sueña con pertenecer a la para jugar junto a Gheorghe Muresan, Manute Bol, Yao Ming, Slavko Vranes y Shawn Bradley, basquetbolistas que lo superan por al menos seis centímetros.

TE VA A INTERESAR | Juan ‘Chiquito’ Flores: “De Tula Rodríguez me enamoré desde el primer programa que me invitó”

El joven practica baloncesto, deporte que inició a los cinco años, y saltó a la fama en el Torneo de La Roda de 2018 donde jugó por el equipo francés Frenchy Phenoms. Su talla por entonces era 2,13 metros y no pasó desapercibida entre los niños de 12 años. Por ello, el Real Madrid lo incorporó a su cantera para probarlo y llegó a participar en el Torneo U13 de Castelldefels. Ahora juega en el IMG Academy de Florida para continuar persiguiendo sus sueños y llegar a la NBA.

Rioux contó que su altura viene de familia. Su padre Jean Francois mide 2,07 y madre Anne Gariepy 1,85, ambos practicaron el vóley y natación, respectivamente. Sus progenitores han tenido que decir no a incalculables ofertas de diversos equipos que querían contar con el joven. “Es como si estuviera rechazando invitaciones en Facebook: entrenadores, agentes, marcas deportivas...”, dijo Jean Francois hace un par de años cuando su hijo se convirtió en una celebridad.

Debido a su tamaño, los Rioux han tenido que hacer reformas en su casa levantando los techos o comprando sillas y mesas adaptados para su talla. Aunque aún no han podido levantar los marcos de las puertas, que son unos de los elementos más peligroso para su integridad física.

TE VA A INTERESAR

tags relacionadas