Ante la lesión e inactividad del Fenómeno Ronaldo, el crecimiento de Rivaldo y el despertar de Zinedine Zidane, Luis Figo comenzó a hacerse un espacio entre los mejores futbolistas de la década de los 90 e inicios de los 2000. El crack portugués era lo que hoy es Cristiano Ronaldo en el mundo. Era fiel al FC Barcelona y muy querido por los hinchas culés, pero Florentino Pérez le haría una oferta que no dudó en rechazar e hizo que se moviera al archirrival de toda la vida, el Real Madrid.

Con la edad de 28 años cumplidos, Luis Figo se puso la camiseta blanca el 25 de julio del 2000 por una suma de 61 millones de euros -10.270 millones pesetas- que lo convertian como el jugador más caro de la historia del planeta superando los 55 millones de euros que pagó la Lazio al Parma por el argentino Hernán Crespo.

El sueño que hizo el por ese entonces flamante presidente Florentino Pérez se haría realidad. El objetivo era traer a los mejores futbolistas y cumplió con lo de Figo y, después, la historia seguiría con el universo de los llamados “Galácticos” (Ronaldo, Zidane y Beckham).

Han pasado 22 años pero la herida que dejó Figo en el Camp Nou sigue abierta.

¿Por qué los hinchas del FC Barcelona odian a Luis Figo?

Florentino Pérez había prometido convencer a Luis Figo como gran slogan en su campaña a la presidencia del Real Madrid cuando compitió contra Lorenzo Sanz. De esta manera, consiguió hacerse con 16.469 votos sobre 13.302 de Sanz.

No obstante, pocos días antes Figo había declarado que no aceptaría ninguna oferta de los merengues: “Gane o pierda Florentino Pérez las elecciones, no seré jugador del Real Madrid. Solo jugaré en el Barca”.

Aquellas palabras conquistaron el corazón de la hinchada blaugrana, pero el portugués les rompería el corazón para convertirse en el “judas” y jugador del Real Madrid.

De acuerdo a la prensa de ese entonces, el FC Barcelona no pudo abonar el dinero que quería Luis Figo para seguir en la entidad culé y sería el Real Madrid quien depositaría los 61 millones de euros para luego presentarlo como nuevo refuerzo a lado del eterno Alfredo Di Stéfano.

Tomé la decisión justa al cambiar Barcelona por Real Madrid porque sentí que los dirigentes no me reconocían como me merecía”, declaraba Figo.

La respuesta estuvo a cargo del presidente Joan Gaspart: “Figo se fue como un traidor del Barcelona. No valoró lo mucho que le quisieron. Tomó una decisión incorrecta y la afición no le perdonará nunca”.

El infierno de Figo en su regreso al Camp Nou

Tres meses después del llamado “Fichaje del Siglo”, el 21 de octubre del 2000, al Real Madrid le tocaba visitar el campo del Camp Nou para jugar El Clásico contra el FC Barcelona. Una atmósfera negativa rodeaba a Figo y los hinchas culés se preparaban para hacerle vivir el peor día de su vida.

Ni bien piso suelo catalán, cientos de simpatizantes azulgranas le silbaron en el aeropuerto y le tiraron todo tipo de objetos desde botellas y billetes falsos. Pero las cosas seguirían en el hotel que estuvo cercado por hinchas haciendo ruido con instrumentos, cohetes y el sonido de las bocinas de sus coches.

Cuando Figo puso el pie en el césped del Camp Nou, sonaron abucheos y una gran silbatina sobre él donde también le lanzaron proyectiles. El ruiso era ensordecedor (110 decibelios, equivalente al motor de un avión en marcha) que incluso para el resto de jugadores en el campo que apenas podían escuchar el pitazo del árbitro.

Previo al Barcelona-Real Madrid, el diario Sport publicó el recordado ‘antipóster’ que tenía la cara de Figo sobre un billete y el lema “pesetero”. Hubo miles de esos billetes que llovieron en el Camp Nou mientras pasaba el portugués, mientras que en las tribunas se podía ver pancartas con insultos como “mercenario”, “judas” e “hijo de ...”

La única ovación que se escuchó en el Camp Nou fue cuando Carles Puyol le hiciera una dura falta a su excompañero Luis Figo. El Real Madrid decidió en el complemento que no ejecutara ningún córner para evitar más insultos y que le cayera objetos.

Barcelona vencería al Real Madrid por 2-0 con tantos de Luis Enrique y Simao. Pero el infierno para Figo estaba lejos de terminar, pues en los años siguientes en el Camp Nou se convertiría en un verdadero calvario para él.

El hinchas llevaron todo tipo de pancartar al Camp Nou para mostrar su rechazo a Luis Figo. (Foto: EFE)
El hinchas llevaron todo tipo de pancartar al Camp Nou para mostrar su rechazo a Luis Figo. (Foto: EFE)

Una cabeza de cerdo cae en los pies de Figo

El 23 de noviembre de 2002, Figo hace su segundo regreso al Camp Nou y el odio en el rostro de los hinchas del Barcelona seguía latente. Se repitió lo anterior pero esta vez le llovieron bocadillos, botellas de whisky y una cabeza de un cerdo. Por lo último, este partido es recordado como el Clásico del Cochinillo.

El juez Luis Medina Cantalejo tuvo que suspender el juez durante 15 minutos para calmar a los espectadores. No tuvo mucho efecto y el duelo terminó en un triste empate sin goles.

“Nosotros no nos hemos comportado en una minoría porque nos han venido a provocar. Los profesionales tienen que comportarse, jugar al fútbol y tirar las faltas y los córnes rápidamente y no provocar a la gente”, se excusó Gaspart tras los incidentes con Figo.

¿Cuándo se estrena el documental de Figo en Netflix?

Cada una de los protagonistas (Luís Figo, Florentino Pérez, José Veiga, Joan Gaspart, Paulo Futre, Pep Guardiola, entre otros) contarán su versión de lo sucedió con el traspaso del astro portugués en el documental “El caso Figo, el fichaje del siglo” que se transmitirá en Netflix desde el 25 de agosto.

Dada la gran cobertura mediática que tuvo en su momento, es una historia que la gente cree conocer bien o de la que tiene ideas preconcebidas, pero nos sorprendieron los giros, las vueltas y la profundidad emocional que descubrimos al hacer la película. Cada vez es más difícil encontrar un documental deportivo que diga algo nuevo, que no sea simplemente una biografía o un recuento de éxitos o fracasos deportivos, pero creemos que ‘El caso Figo: El fichaje del siglo’ es único”, contaron los directores David Tryhorn y Ben Nicholas.