Thomas Müller emprende nuevo negocio fuera de las canchas (Foto: @esmullert)
Thomas Müller emprende nuevo negocio fuera de las canchas (Foto: @esmullert)

El goleador de , es un apasionado de los caballos, no solo de las carreras, también como criador junto a su esposa, Lisa Trede, con quien desde el próximo año incursionarán en el campo de la inseminación equina para lograr a los futuros campeones.

MIRA: Mayra Goñi y Jefferson Farfán coquetean en redes sociales

Gut-wettlkam, adelanta en su sitio web su objetivo para el 2021 y es comercializar semen de algunos de sus mejores campeones. “Hasta ahora, el adiestramiento de caballos de competición y la cría de caballos dominaba nuestra actividad. Ahora comienza un capítulo nuevo y muy emocionante para nosotros como la ‘estación de inseminación de la UE’ en la temporada de cría de 2021. Junto con usted y nuestros sementales, nos gustaría contribuir a una influencia positiva en la cría de doma hacia el futuro”, cita la página.

Thomas Müller ha puesto a disposición de sus clientes el producto genético de tres caballos campeones: D’Avie, Four Roses y Bowmore. El costo de cada inseminación es de poco más USD 2.300.

Este negocio orientado la genética de los caballos tiene como su máximo exponente a Galileo, un cuadrúpedo de 22 años que en 2001 ganó cuatro Majors y coronado como padre campeón en Gran Bretaña e Irlanda en 11 de los últimos 12 años. Su costo 200 millones de dólares.

Pagar por la inseminación de este campeón puede costar hasta 800 mil dólares, pues contiene una historia genética de 85 descendientes campeones del Grupo 1 (máxima categoría), superando por uno el récord anterior, aunque en total tiene cerca de 200 crías.

The Sun asegura que con este nuevo rubro el jugador de Bayern Múnich, de 31 años, busca expandir el campo de acción de su granja y sumar sementales a su catálogo que espera hacer incrementar su millonario patrimonio.

“Vengo aquí para ver si todo está bien. Y para las zanahorias. ¡Soy el director general de zanahorias!”, dice Thomas Müller a modo de broma y para explicar que la verdadera especialista es su esposa, Lisa.