Jean Deza se retiró del fútbol profesional a los 28 años. (Foto: @FCcarlosStein)
Jean Deza se retiró del fútbol profesional a los 28 años. (Foto: @FCcarlosStein)

, llegar a la , tener la oportunidad de jugar en y ser tentado por Universitario de Deportes. Quiso ser, pero nunca pudo. Deza, con 28 años, anunció su retiro del fútbol profesional luego de más de una década intentando serlo. se une al listado de las promesas que generaron expectativas, pero que los ampays les ganaron.

Más información Jean Deza: ¿Por qué se retiró del fútbol profesional?

La pelota como arma de combate

Jean Deza apareció pegado a una pelota en su barrio de Gambeta Alta. Ahí, en medio de situaciones al límite, entre grotescas, violentas y humildes; el menudo atacante rayaba haciendo goles de ensueño entre arcos de piedra y mediocampos delimitados por la pista y la acera. Jean era un niño prodigio, pero también un niño al que le tocó hacerse el hombre de la casa prematuramente.

Tenía apenas 8 años y ya la rompía en las pichangas de barrio. Uno de sus héroes máximos sobre el verde era Carlos Flores, de ahí que en su casa y en el barrio lo apodaban “Kukín”, porque además poseía un talento similar al del astro de Sport Boys del Callao y lo dejaba en evidencia en los campeonatos con Cantolao, donde lo conocían con otro apodo premonitorio: “Loco”.

La advertencia de mamá Chabela

El fútbol era el vicio de Jean Deza, pero con el tiempo y los años no sería el único. Era el menor de cuatro hermanos y mientras le pegaba a la pelota su madre Chabela le repetía que pobrecito de ti si sales en los programas de Magaly.

Su primera nota para un diario deportivo la dio en el diario El Bocón, donde recibiría su primer “chaplin”: “Guapito”. Luego le dirían “Ratón”.

Jugaba al fútbol y a ser protagonistas de hechos extradeportivos. Con escándalos familiares que incluían denuncias policiales, luego con ampays y más peleas maritales. Llegó a jugar en el mítico estadio de Wembley ante Inglaterra con la selección peruana en el 2014, pero nunca pudo consolidarse en Europa. Un día tomó sus cosas y se regresó a su casa en el Callao para nunca más reportarse a su club. Fue suspendido varios meses y revivió en Sport Huancayo.

De Alianza Lima al fondo

Oportunidad tras oportunidad le llegó hasta que Alianza Lima le tocó la puerta en el 2020. Fue protagonista de ampays y de saliditas en plena pandemia. Antes de fin de año salió del equipo íntimo por la puerta falsa. Alguna vez llegó a ser considerado en el universo de convocables por Ricardo Gareca, pero su mala cabeza, una vez más le terminaría jugando en contra.

Cada vez que parecía haber sentado cabeza, un nuevo sobresalto invadía el mundo deportivo con un ampay o un escándalo. Así salió de su último equipo, Carlos Stein, ya jugando en segunda división. Se convirtió en un veterano muy pronto. Con él intentaron Pablo Bengoechea, Ricardo Gareca y Mario Salas. Ninguno pudo.

TE PUEDE INTERESAR