'Puchungo' fue buen jugador y hoy cuenta sus errores (Foto GEC)
'Puchungo' fue buen jugador y hoy cuenta sus errores (Foto GEC)

sabe que la vida es como el fútbol, que a veces se gana, se empata y también se pierde. El exjugador chalaco se anima a revelar esos ‘partidos’ en los que no salió ente aplausos y algunos que no hubiera preferido jugar. El ídolo de , y querido por los fanáticos de y Deportivo Municipal, se animó hasta revelar algunos episodios de los que se arrepiente.

DECIR QUE SOY ‘CHIPI’...

Mi más grande error. En una entrevista con ‘Trome’ aseguré que era ‘mecha corta’. Desde allí me vacilan en la calle, por donde paso me gritan ‘Chipi’. Antes ni me preocupaba por ese temita. Era sinvergüenza y en la ducha me quitaba la ropa y gritaba: “¿Quién me hace la competencia?”. Se reían y yo fresco seguía para adelante. Estoy casi seguro que por culpa de ustedes, hasta ahora no me he casado.

VER UNA EJECUCIÓN...

En 1996 volé a Arabia Saudita, nunca pensé que esa cultura tan distinta a la nuestra me iba a atrapar. Allí nadie roba y si lo hacen, te cortan la mano. Si vas a un banco y dejas tu billete en el asiento del copiloto, nadie te roba. Un auto pasaba anunciando que se iba a ejecutar a dos personas por haber cometido el delito del narcotráfico. Sería en la plaza pública y fui de ‘sapo rabioso’. Llegaron familias enteras, eso después sirve de ejemplo y vi con terror como les volaron las cabezas a dos nigerianos. No probé carne una semana.

MIRA: ‘Pico’ Tordoya: “Dejé el fútbol y ahora me ganó la vida llenando combis”

IR DE PASEO A EGIPTO...

En Arabia, sin trago y sin malas noches, volaba. El campeonato paró una semana, quise venir a Lima. El presidente del club me dijo: “Para qué vas a ir. Llegas y te regresas de inmediato. Si quieres pasarla bien, vete a El Cairo”. Llegué en una hora y fui en la noche a un club para adultos. Allí conocí a una egipcia bellísima, bailó sobre la mesa la danza de los 7 velos y toda la semana que me quedé, fue mi ‘esposa’. Iba a todos lados de su mano, me paseaba orgulloso, besos en cada esquina. Cuando me despedí, mientras subía al avión, una lágrima me rodaba por la mejilla. Para volverme a enamorar así, mejor nunca más regreso a ese país.

Fue querido por muchas mujeres, pero nunca caminó al altar (Foto: GEC)
Fue querido por muchas mujeres, pero nunca caminó al altar (Foto: GEC)

AYUDAR A CORTAR EL PANTALÓN DE UN COMPAÑERO...

Jugaba en Sport Boys. Nos tocó visitar a León de Huánuco. Estábamos Carlos Flores, Javier Lovera y Marco Charún, entre otros ‘bandidos’. Llegamos dos noches antes. En la concentración, ‘Mantequilla’ comentó: “Estoy aburrido, me voy a una fiesta y regreso temprano”. Sabíamos qué si empezaba, no acababa nunca. Fuimos a su cuarto y mi hermano ‘Kukín’ cortó por todo el borde de la costura al único pantalón que había llevado. Bajamos al comedor, calladitos. Al rato bajó Charún murmurando: “¿Creen que no voy a salir? Todo tiene solución”. Había cocido a mano su ‘lonpa’ y se fue a la calle.

SEGUIR LAS BROMAS DEL ‘PUMA’...

En 1992 llegó Iván Brzic a dirigir la ‘U’. Era serio, huraño, distante, solo hablaba con sus asistentes y no se quedaba a ducharse en el club, ‘chapaba’ su auto y se quitaba. El ‘Puma’ decía que era cochino y le gritaba: ‘¡Sucio!’ y otras frases en español. Le decía que tenga cuidado y me respondía: “Ese no sabe el idioma”. En otra ocasión le decía: “Oye cara de gallo”. Yo de hincha aplaudía, festejaba. Un día el DT volteó y dijo: “Conozco el idioma, he dirigido en España”. Desde esa fecha, Carranza la pasó en la banca y a mí ni me ponía. A fin de año me fui.

LEE: ‘Cadenita’ Espinoza: “‘Chemo’ y ‘Puchungo’ eran triunfadores con las chicas”

ENTRENAR SIN DORMIR...

¿Por qué no llegué a más? Pues no fui un buen profesional. Pocas veces fui a un entrenamiento sin dormir, aunque las veces que lo hice, como estás con el alcohol, corres harto, estás hiperactivo. El problema llega después: vas a tu casa, te metes a la cama y al día siguiente aparecen todos los dolores del mundo, te sientes ‘muerto’. Allí vienen los malestares de una mala noche.

CONVERSAR A SOLAS CON ‘ÑOL’...

Cuando Nolberto Solano te invita a un lugar o te lleva en su carro, sube la música a todo volumen. Cree que uno es sordo y encima te conversa. ¿Sabes lo peor? Si no contestas lo que pregunta, te dice: “Oye, te estoy conversando, no prestas atención”. Cuando le respondo que es por la bulla me dice: “Estás viejo, ya no te gusta escuchar la salsa como antes”. Por eso le hablo como sordomudo, le hago señas y cosas así.

Así es ‘Puchungo’, sincero a prueba de balas, pero con un carisma especial que le ha valido, para no solo ser querido por los hinchas, sino por sus propios compañeros con quienes disfrutan con cada una de sus historias dentro y fuera de la cancha.


TE PUEDE INTERESAR

VIDEO RECOMENDADO