Marcos Riquelme solo festejó ocho goles con Cristal  (Foto: @marcosriquelme_9)
Marcos Riquelme solo festejó ocho goles con Cristal (Foto: @marcosriquelme_9)

cambió las críticas por los elogios en apenas tres meses. Después de su salida sin pena ni gloria de en noviembre del 2021, cuando pasó casi desapercibido en las finales ante Alianza Lima y donde confirmó que jamás fue el goleador que se esmeró tanto en defender desde su llegada, el argentino –desde marzo– se reconvirtió en un auténtico ‘killer’ y actualmente es el máximo artillero del Always Ready de Bolivia, precisamente, el fútbol que lo trajo con bombos y platillos al Rímac.

¿Cómo le fue en Cristal?

Se le quiere quitar mérito, aún no lo han visto”, fue la defensa de Mosquera ante las primeras críticas hacia Riquelme, quien llegó en febrero del año por pedido suyo para asumir la difícil misión de heredar la camiseta ‘9′ del goleador Emanuel Herrera, quien se fue al Argentinos Juniors. Mosquera avaló su llegada porque lo conocía de su paso dirigiendo en Bolivia (2016 al 2019), donde el ‘Pelado’ tenía cifras realmente deslumbrantes: 60 goles en sus últimas tres temporadas con Bolívar, previas a Cristal, promediando en 2018 y 2020 casi un tanto por partido.

Era, en el papel, el goleador de jerarquía que necesitaban en tienda celeste para competir en la Liga 1 y la Copa Libertadores. Pero la situación no fue así. Pese a que se estrenó con un doblete ante Municipal, Riquelme jamás estuvo ni cerca del nivel que demostró en Bolivia. Algo que, incluso, que muchas veces lo obligó a estar en la banca, obligando a Mosquera a echar mano de jugadores muy jóvenes como Percy Liza o sin experiencia para el puesto como Christofer Gonzales.

Mientras la hinchada empezaba a perder la paciencia con él y seguía sin ser solución a la falta de gol, Riquelme ahogó más su crisis: padeció dos lesiones musculares que lo alejaron alrededor de cuatro meses de las canchas (entre mayo y agosto), algo que le jugó en contra para mejorar su nivel. A su regreso –en setiembre–, Riquelme tuvo un ligero renacer, pero igual sin terminar de convencer: anotó cinco de los ocho goles con los que finalmente selló su registro en el Rímac.

Bolivia, ¿su lugar en el mundo?

A mí me gusta mucho el fútbol boliviano porque es el que más cosas me dio, el que más me hizo conocido y donde me siento más cómodo”, dijo Riquelme en su presentación oficial a inicios de año con el Always Ready boliviano tras dejar Cristal, donde ganó la Fase 1, la Copa Bicentenario y marcó ocho goles en 24 duelos. Pese a su reciente mala actualidad, Riquelme tenía un amplio cartel en el fútbol altiplánico y hasta hoy lo viene confirmando. Lleva 22 tantos en 35 partidos, incluyendo cuatro dobletes y dos ‘hat-trick’, siendo artillero de su equipo y actualmente goleador del torneo Clausura (16).

La prensa boliviana afirma que Riquelme atraviesa por una performance similar a la que tuvo en el Bolívar de La Paz, donde es considerado ídolo, gracias a sus 176 goles en 118 encuentros. Entonces, ¿por qué no dio la talla en Cristal? Podría resumirse que el factor de la altura sería clave para su desempeño –su equipo juega a más de 4000 metros, en la ciudad de El Alto–, y por otro lado el tema de sus lesiones también tal vez le impidieron una óptima adaptación. “Han sido muy duros con él. Hay gente mala que habla por hablar y nunca jugó al fútbol. Él tuvo dos desgarros y fueron seguidos”, fue otra de las defensas de Mosquera sobre su ‘9′.

Una historia conocida

Riquelme pasó una historia similar en su paso por Universidad de Chile, donde llegó en agosto del 2019 tras anotar 13 tantos en 21 partidos con Bolívar en ese mismo año. El ‘Pelado’ apenas jugó ocho partidos (418 minutos en total) y nunca se consolidó como titular en el ‘once’ del DT Hernán Caputto, debido a su bajo nivel y también una lesión muscular que lo tuvo cerca de un mes de para. ¿Será Bolivia su lugar en el mundo? Al parecer, el argentino últimamente tiene sus mejores números en el fútbol del altiplano.

MÁS INFORMACIÓN: