Jorge Luis Pinto impuso una tendencia sobre la disciplina en Alianza Lima (Foto: GEC)
Jorge Luis Pinto impuso una tendencia sobre la disciplina en Alianza Lima (Foto: GEC)

Una historia de Jorge Luis Pinto en el Perú. Muchos de los que lo tuvieron como técnico lo califican de pesado, cargoso y obsesivo. Sin embargo, esos que lo consideran así, son los mismos que reconocen que con alcanzaron su mejor versión. El colombiano hizo historia al campeonar con luego de 19 largos años y su fama en el se la ganó dentro y fuera de las canchas.

MIRA: ‘Mágico’ Gonzales brilló en Alianza Lima y la ‘U’, ahora vende pisco [FOTOS]

La llegada al club victoriano del colombiano fue su primera experiencia fuera de su país y lo revolucionó todo. El entrenador, quien años después fue a mundiales de fútbol y fue considerado en 2014 el mejor entrenador de la Concacaf, el quinto mejor entrenador del mundo y el segundo mejor entrenador de América, no sólo se ocupó de la parte deportiva, sino que fue más allá.

Se preocupó en extremo del cuidado personal de sus pupilos. Muchas veces los sermoneó, visitó y hasta los siguió por las noches, por temor a que estuvieran de juerga. Con esos métodos sacó campeón al equipo y de lo otro pocos se acuerdan.

Luego de conseguir el ansiado título con los ‘grones’, el técnico fichó por el Millonarios de Colombia, donde las cosas no le fueron bien. Luego de eso, regresó con la intención de saborear nuevamente la gloria en Matute. Muchos creyeron que el colocho, después lograr el ansiado título en Alianza Lima, iba a bajar la guardia y se equivocaron. No fue así.

Jorge Luis Pinto y Waldir Sáenz el jugador que  mas visitas recibió del DT (Foto: @jorgelpintoa)
Jorge Luis Pinto y Waldir Sáenz el jugador que mas visitas recibió del DT (Foto: @jorgelpintoa)

Presidente de Alianza Lima le pidió incluir a jugador de la ‘U’

Un día, el presidente del club victoriano se enteró de que un jugador formado en el club e hijo de una trabajadora muy querida en Matute, se había desligado de Universitario de Deportes, el eterno ‘Compadre’.

Su talento con el balón era innegable y, a pesar de que los ‘otros’ antecedentes pesaban más, le sugirió al DT ponerlo en sus planes. La madre lleva una vida en Alianza y el chico salió de aquí. Tiene calidad, ya fue campeón con otro club y creo que podríamos darle una oportunidad”, sugirió el mandamás.

El colombiano se quedó pensativo, en silencio y pidió un par de días para darle una respuesta acerca de la propuesta. Pinto había visto al jugador, reconocía su clase y creía que, después de Nolberto Solano, era el que mejor le pegaba a la pelota en el Perú. También sabía de sus ‘Pichangones’ fuera de las canchas, por eso decidió hacerle un reglaje como si se tratara de Waldir Sáenz o , sus pupilos en Alianza Lima.

Jorge Luis Pinto se consiguió la dirección del volante que vivía a pocas cuadras de la av. Tacna. Llegó hasta su casa por la noche, apagó las luces de su carro y, sin levantar sospechas, cuadró su carro. Camuflado cual policía del Escuadrón Terna, vio como pasadas las 9 p.m., el jugador salió vestido con ropa de deporte y caminó a una canchita de su barrio a jugar una ‘Pichanguita’.

El colombiano lo siguió a una distancia prudencial para que no lo reconozcan y, a metros de la canchita, solo atinó a tomarse la frente y mover la cabeza. Para él, a esa hora un deportista debía estar por irse a dormir y no saliendo a jugar fulbito con los amigos.

Reglas de Pinto pusieron orden rumbo al título de Alianza Lima (Foto: GEC)
Reglas de Pinto pusieron orden rumbo al título de Alianza Lima (Foto: GEC)

Jorge Luis Pinto se horrorizó por escena de jugador

Pero lo peor estaba por llegar. Luego del partido, los ‘fulbiteros’ llegaron hasta la carretilla de la Tía Rosita para saborear unas ‘salvadoras’ hamburguesas. Sin embargo, la garganta estaba seca y el cuerpo pedía bebidas energizantes.

Para sorpresa de Pinto, lo que llegaron fueron doce botellas de color verde. Al entrenador casi le da un ‘ataque’, no podía entender cómo un profesional no cuidaba su físico y esperó pacientemente hasta la madrugada.

El estratega no pegó el ojo hasta ver al jugador secar la última botella, sobre las 3 a.m., y caminar ‘movido’ a su casa. El cafetero encendió su carro y manejó decepcionado hasta Miraflores, por las escenas que había visto.

MIRA: Jorge Luis Pinto: “Waldir Sáenz nunca fue un borracho” | ENTREVISTA

A los pocos días el presidente se cruza con Jorge Luis Pinto y el directivo ansioso por ayudar a su exjugador y a la trabajadora que le ponía sabor a la cocina del club y le dijo al colocho.

“¿Pensó lo del muchacho que le recomendé?”, le dijo. El cafetero tenía toda la data para ‘destruir’ al pelotero, pero dejó de lado su fama de duro y valoró que era hijo de una señora muy querida por todos en Alianza Lima y optó por la diplomacia. El muchacho es bueno, pero creo que le falta un poco más de trabajo y ya tengo mi grupo hecho, a ver si a mitad de año lo vuelvo a analizar”, respondió el DT.

Como tenía calidad, el menudo y hábil volante consiguió equipo rápidamente, pero poco a poco fue bajando su producción y terminó jugando fulbito. Los que jugaron con él creen que tenía la mejor pegada del medio en su momento, pero nunca entendió que para ser un gran futbolista debía cuidarse y ser profesional.

MÁS HISTORIAS DE FUTBOLISTAS: