Técnico Orlando Lavalle descubrió a Christian Cueva cuando jugaba en Huamachuco.
Técnico Orlando Lavalle descubrió a Christian Cueva cuando jugaba en Huamachuco.

Si hay una persona que conoce muy bien a es Orlando Lavalle. El ex entrenador de la San Martín fue el primero que vio al volante de Huamachuco cuando era un niño e, inmediatamente, recomendó su contratación. DT es de los más felices por el buen momento de su ‘hijo’ con la y destaca la buena relación que tiene ‘Aladino’ con .

MIRA: El secreto de Pedro Gallese: preparador en Orlando City revela la clave de su éxito

¿Cómo ve a Christian?

Físicamente está bien, metido en lo que es su carrera. Cuando se fue a Arabia se dijo que iba a bajar su producción y fue el mejor de estas dos fechas.

¿En qué cree que cambio para ser el conductor que todos pedían?

Tomó conciencia de lo que está en juego y está más maduro. El ´cholito’ pasó cosas duras, pero corrigió errores y ahora la está rompiendo.

¿Qué pensaba cuando se le criticaba tanto?

Lo conozco de niño y siempre tuvo una personalidad diferente. Es muy fuerte mentalmente y no se amilana por las críticas, pero si le afecta cuando ve sufrir a su gente por ese motivo.

“Christian Cueva tuvo varios papás”

El abrazo con Gareca, ¿Qué representa?

Christian tuvo varios papás por etapas. En menores fui yo, luego Víctor (Rivera) cuando debuta en la San Martín y en la selección es Gareca. Es un chico que necesita apoyo, cariño y cuando se lo dan, corresponde.

Se ve que hay buena conexión con Gareca…

Se la juega por Gareca, porque lo recuperó y la alegría la comparte con los que le dieron la confianza.

Ricardo Gareca celebrando el gol de Christian Cueva junto a sus jugadores. (Foto: FPF).
Ricardo Gareca celebrando el gol de Christian Cueva junto a sus jugadores. (Foto: FPF).

Lavalle sobre Christian Cueva: “En la casa de su tía vivía triste”

Christian llegó a vivir con usted, ¿Qué recuerda de esa época?

Cuando llegó de Huamachuco vivía con su tía, pero paraba triste. Así que un día lo llevé a almorzar a casa y se quedó dos días, no quería irse más. Luego habló con su familia y don Alberto Masías y se vino a vivir con nosotros.

¿Cómo fue esa convivencia?

Siempre fue un chico alegre, despierto. En mi hogar se le dio el cuidado amor y respeto que se merece un muchacho de 15 años. Lo tratamos como a un hijo.

Una anécdota…

Los domingos lo llevaba a que me vea jugar con amigos y un día en esas pichangas coincidimos con Christian Ramos y Manuel Marengo que eran del barrio y se los presenté. Les dije este chiquito juega muy bien va a ser un crack y el diez de la selección.

¿Qué pasó?

Ramos como que dudó, me dijo tan chiquito juega y le dije ya verás. Cómo es la vida, ahora son compañeros en la selección y ya jugaron un mundial juntos.

Otra...

Con nosotros aprendió a bailar y escuchar salsa. El era más de Marisol y la cumbia, luego conoció la timba y los Van Van. De tanto vernos bailar algo que se le quedó, pero siempre le jalo lo criollo y su cumbia. Incluso toca cajón muy bien.

¿Cómo llegó Christian a la San Martín?

Todos los años para las fiestas de Huamachuco invitaban al Alianza, pero ese año como acabábamos de salir campeones con la San Martín con el ‘profe’ Rivera nos invitaron a nosotros y fuimos con la sub 20.

¿Y qué pasó?

Nos habían hablado de él y por eso pregunté quién era su papá para decirle que nos interesaba. Cuando tuve a su padre enfrente, se lo comenté y me dijo lléveselo ahorita si quiere.

¿Tan bueno era?

Ese día jugó por nosotros el segundo tiempo y pesa a tener 15 años ya se le notaba que era el diferente. Ante gente mayor hizo cambios de juego y metió un pase gol.

No sólo conoce a Cueva de chico, tuvo a varios seleccionados bajo su cargo en menores…

Fui al partido con Bolivia y cuando vi a los chicos en la cancha me di cuenta que de algo había servido mi trabajo. No me considero ni formador ni descubridor de nadie, pero sí aporté en su crecimiento.

“A Pedro Gallese lo conozco desde los 11 años”

¿Con quienes trabajó?

A Pedro (Gallese) lo conozco desde 11 años cuando fue a la academia Tito Drago. Siempre mostró condiciones, personalidad y no sólo en el arco.

Explique eso…

Él era titular en el campeonato de la Asociación y los domingos en AFIM para que tape el otro arquero lo hacíamos jugar de lateral izquierdo y lo hacia bien. En la San Martín es goleador histórico de las pichangas, ahí jugaba de nueve y metía golazos.

Otro…

Con el ‘maño’ Ruiz hicimos los grupos de élite que eran chicos de juveniles con proyección. Entrenábamos después de la primera y eso se volvió a implantar con ‘Chemo’. Un día llevé a Marcos (López) y en un reducido le vimos que era bueno y al mes pasó al primer equipo y de ahí empezó su carrera.

Hay más seguro…

También trabajé con Raziel (García) desde chico, con Renzo Garcés, Wilder Cartagena, Sergio Peña, Aldo Corzo, Christian Ramos, Luis Iberico y seguro que se me escapa alguno.

MIRA: Pedro Gallese, cinco historias caletas del “Jotita” que nadie conocía

¿Tiene contacto con alguno de ellos?

Poco, por ahí nos mandamos algún mensaje vía redes sociales pero poco más. Entiendo que no debo molestarlos porque sé que tienen que descansar y dedicarse a sus familias. No soy de los que suben al carro cuando están bien.

¿Qué opciones le va a selección luego de esta fecha doble?

Como decía el gran ‘Diamante’ Julio César Uribe, mientras hay vida hay esperanza. Creo que salimos de estar con respirador artificial y pasamos a una sala de recuperación. Vienen partidos complicados, pero si hacemos nuestro trabajo podemos llegar.

¿Qué destaca del equipo?

La unión que hay, es un grupo homogéneo que sabe lo que quiere. Esa es la base de esta selección.

Con tantos años trabajando en la San Martin, ¿Cuánto le dolió la pérdida de categoría?

Fue un día muy triste. Se me vinieron a la mente mis inicios en el club que me dio todo. Estuve siempre al pie del cañón por ellos y colaboré en la obtención de títulos. Me da pena por los amigos que se quedan sin laborar, ojalá que sigan. (José Reynoso Alencastre).

TE PUEDE INTERESAR