¡Familia! en . ¡Dos titanes del Callao están cara a cara, mi gente! Estoy feliz porque este programa es candela pura, harto aguadito, como les gusta. Siempre en Trome, por supuesto.

A ‘Balán’ lo conozco desde mucho antes del fútbol profesional. Yo era un ‘Cutito’ y ‘Balán’ era uno de los mejores amigos de mi hermano mayor Quembol. Sí, el papá de . yo los veía, los admiraba cuando jugaban en ‘Yo Calidad’, el equipo cantera del Callao.

También lee Donny Neyra: Gareca lo hizo vivir en hotel ‘ficho’, su depresión, beso con ‘Malingas’ y más | La Fe de Cuto

Y cuando yo ya estaba en las divisiones menores de Universitario de Deportes lo veía a lo lejos, lo admiraba cuando llegaba al ‘Lolo Fernández’ con su Mazda verde. Y sí, decía dentro de mí que “algún día seré como ellos, ya me va a tocar”. Y me tocó.

Y luego, ya cuando éramos futbolistas, nos sacábamos chispas. Llegamos a enfrentarnos. Yo en la ‘U’, él en Alianza Atlético. Sí, yo era faltoso, jajaja.

Además de goles, si algo le dejó el fútbol a ‘Balán’ fueron anécdotas, historias de vida que hoy son relatos dignos de escuchar y conocer. Sin soberbia, con humildad y para reírnos, no mucho, sino bastante.

Te va a interesar | Sin Paolo: todas las novedades de la lista de convocados de Gareca para el repechaje a Qatar 2022 - VIDEO

Mi hermano ‘Balán’, hijo ilustre del barrio de Gambetta, en el Callao, paseó sus goles en los equipos más populares del Perú. Y cuando digo populares me refiero a que son del pueblo: Sport Boys, y . Pero basta de preámbulos. Vamos con el aguadito.

‘BALÁN’ GONZALES EN ‘LA FE DE CUTO’

Comenzamos la entrevista a mi querido ‘Balán’. Me dijo que lo trate como de la familia, pero yo me debo a ustedes, mi gente. Solo les pido dos cosas: que no sean soberbios y que jamás olviden que .

- Mi hermano Balán, era un espectáuclo verlos llegar al ‘Lolo’ a entrenar... uno de juvenil pensaba “algún día me tocará a mí”. Un día nos enfrentamos... bien malcriado era yo, ¿no?

Lucho, te conozco desde muy pequeño, tengo la suerte de jugar con tu hermano Quembol y luego darnos encontronazos, eso es lo lindo que tiene el fúbtol, siempre había mucho respeto.Estabas en juveniles, recuerdo, estaba Roberto Valenzuela y Michael Ponce... siempre decía que eran de mi barrio, los defendía.

- Claro, nos tenían mucho respeto. Aparte llegábamos con el pelo, no había para el champú, ¡nos bañábamos con Ace!

Esas épocas hermosas de muchos chicos con muchos sueños. Los felicito y demostraron de que el Callao no es solo eso que vende en los medios, lo negativo, sino que demostraron y se manejaron por buen conducto y son hombres de bien.

- ¡Y no has venido a Cuto 16!

Sí he venido, yo he venido, pero sin cámaras, he venido y he pagado. No como Puchungo... aparte, la comida es muy fuerte para ese blanco, mi compadre solo toma sopita.

- Muy flaquito llegó a la ‘U’, no?

Delgado,pero calidoso, adelantado, rapidísimo. No evitaba el golpe, sino que era muy hábil. La pelota llegaba y ya sabía qué iba a hacer. Muy hábil es en ese aspecto, para lo otro es muy hábil.

- Jajajaja...

Con ese señor hay que ir así.

- ¿Cómo te iniciaste?

En el barrio, con muchos sueños y con limitaciones. Con valores. Mis papás me decían que el estudio era primero. No era un alumno aplicado, pero sí tenía que cumplir, al menos pasar con 12 para tener los permisos de los entrenamientos. Salí desde Gambetta, pasé por la mejor universidad, que fue ‘Yo Calidad’. Jugué en Castelano, me invitan a unas pruebas en el Sport Boys.

También estaba mi hermano José, él tenía más condiciones, pero no era perseverante. Creo que los más limitados hemos llegado porque somos más perseverantes.

Y jugué todas las inferiores del Boys y a los 16 años ya comencé a alternar con el primer equipo del Sport Boys.

‘BALÁN’, HIJO DEL CALLAO Y DEL SPORT BOYS

- Una anécdota con Sport Boys...

Yo tengo una anécdota, las pruebas en el Boys. El profesor La Rosa hacía pruebas a los que no te quería tener y te decía el popular “yo te llamo”. Llegamos y yo caigo bien. Los mejores de cada zona. El profe le tiraba la pelota a Puchungo y dominaba con todo. Me decía que si hacía eso, me quedaba, pero ya estaba seleccionado. Yo no pasé con el dominio, sino tumbando pared.

¿ Y tu tenías el carisma...?

Es tan importante como el conocimiento. Si no lo tienes, te dicen “que se vaya”.

'Balán' Gonzales en La Fe de Cuto.
'Balán' Gonzales en La Fe de Cuto.

Su llegada a Universitario

- Y luego fuiste a Universitario.

Ya destacamos en el Boys y en el 84 sale campeón. Yo estaba en los menores, pero venden a todos, todos se fueron. El equipo quedó endeble y es ahí donde ven sus divisiones menores. ¿Quién estaba ahí? Y veían al negrazo, jajaja.

Me promocionan y ya. Me hacen contrato de cuatro años. Ya sabes cómo era antes... me pagaban 100 soles, creo, yo todavía estaba en el colegio. Le decía a mi papá que firme, yo solo quería jugar. “¿Qué le van a dar al chico?”, decía. Y yo: “pa, ¡firma!”, jajaja. Y mi mamá me quería ver estudiar. Ya con el contrato, y por no estudiar, juego. Y a los 15 días debuto.

- ¿Cómo fue eso?

Fue un Boys-Cristal. Llamaron a Gonzales y había dos Gonzales. Ni bien llamaron, me paré y me puse a calentar. Me meten y yo corría hasta a la pelota que no debía correr. Quería que me vean, había corrido como un loco. Siguiente partido: Boys-’U’, Estadio Nacional. Y debuto, me ponen de titular.

- Andres, y esa celebración tuya es única...

Por la canción que me entonan los chicos: “Balanbalanbalanbalanbalanbalanbalanbalan”.

- Alucinante, decía yo.

No empezaba el juego si no cantaban y lo había agarrado como cábala, me motivaba mucho. Lo cantaban y metía gol. Regresé luego de muchos años y me identifican por eso.

- Era algo especial.

Y un privilegio. Imagínate, con los compañeros que eran grandes profesionales. Y siempre me tocaba terminar en Norte, ¡cuánto añoro ese tiempo!

BALÁN, LA ‘U’ Y LA TRINCHERA NORTE

- Y cuando llegas a la ‘U’, cómo fue, era muy difícil ese grupo...

Todos exitosos, la ‘U’ era campeón de todo. Fui parte de una selección juvenil, lo dirigía Juan Carlos Oblitas y ya él en la ‘U’ quiso juntar la columna vertebral de esa selección. Roberto Martínez, ‘Puchungo’, Chemo, Bazalar. Y en ese equipazo me preguntaba dónde iba a jugar ahí. Y el ‘Ciego’ me empezó a dar confianza. Había muchas cosas por corregir y ahí él me tuvo mucha confianza. Al inicio la hinchada no me quería, la exigencia era mayor.

- Y poco a poco...

Fue dura esa primera etapa en la ‘U’, pero poco a poco se dio la historia que ya conocemos. El ‘Puma’ Carranza fue quien me abrió las puertas.

- Y cómo eran Ronald Baroni, Asteggiano, Nunes...

Una banda, una banda buena, que nos cuidábamos mucho entre todos. Estaban los profesionales: Nunes, Asteggiano, Reynoso. Y estábamos los jóvenes que necesitábamos ser encarrilados. Y me decían “Negro, te necesitamos”. Te hacían sentir importante. Markarián era el que me decía “vienes a entrenar roto”.

- Sabían que estaban hablando de ti.

Y Baroni le decía “al ‘Negro’ no lo molestes”. Y antes del partido me decían “‘Negro, tienes que hacerla bien, los niños están creciendo, me piden cosas”.

- Así era yo con mi compadre la Foca.

¡Te hacían sentir Pelé! ¡Y luego me dejaban como Garrincha! Jajajaja.

- Y Baroni...

Lo peor era que un defensor le golpee o le saque sangre. Se transformaba.

- Y cuéntanos una de camerinos...

Lo suben a Paolo Maldonado.

- Ese enano, ¡lo odio!

Esa pesadilla ya estaba ahí. Ese ha sido malcriado en el buen sentido de la palabra. ¡Confianzudo! Ese era un desfachatado. Y luego se junta con Ubillús.

- Claro, ‘el trencito’.

En esa ‘U’ había un delantero, Zegarra. Y estos sinvergüenzas llegaban al camarín y revisaban la ropa interior de la gente.

- ¡Ese enano!

Veían si alguien había vendio con frenada. Y lo toman a ‘Zegarrita’ con un pequeño freno y lo tiran y empiezan a hacer bromas. ¡Eso se convirtió en un ring!

- ¡Claro!

Bromas pesadas... te cambiaban las medias, era un desorden. Nos vacilábamos duro con ese enano. Empieza a jugar por Germán y ahí empieza a aparecer el enano.

- Y cuando la Trinchera comienza a corear tu nombre, ¿siempre tenías buena relación?

Antes de ese idilio con la Trinchera, había un muchacho que se me había prendido. Me tenía loco, me mentaba la grande gratis. Y le digo a Samuel Eugenio: “Hay uno que gratis me da”. Hemos ganado el partido y me lo señala. Y lo puse como piñata, santo remedio. Nunca más lo vi ni lo escuché.

‘PUCHUNGO’ YÁÑEZ Y SU COMPADRE ‘BALÁN’

- Puchungo ha dicho muchas cosas de usted...

Es más calumnias que nada. Vamos a desenmascarar a ese sinvergüenza. Mi compadre siempre está tocándome.

- Tiene su descarte...

Que soy ‘chipote chillón’, dice, jajajaja. Por eso es mi compadre, él ha estado cerca de mí siempre, ha sido mi centímetro, jajajaja. Por la envidia me está difamando, jajaja.

- ¡Puchungo se va a querer vengar!

¡Te va a pedir otra entrevista! Me va a matar, ya sabes lo que viene... a todas las admiradoras de mi compadre: estamos bromeando.

- Y una anécdota...

Agarramos una racha... le dije a Puchungo para cortarnos el pelo. Donde una peluquera, se llamaba Aníbal. Nos vamos a la concentración, el partido por la nohe y dos goles de Balán. A la siguiente semana le digo que me lleve. “¡Ni pelo tienes!” me dice. Y en el partido, dos goles de Balán. A la siguiente semana, igual, me agarra la cabeza y otro gol. La siguiente semana me dice: “Compadre, ya cásate con ese m...”, jajajaja.

El paso de ‘Balán’ Gonzales por España

- Y luego fuiste al Betis.

A algunos se les pega el dejo y cuando venía y no me salía algo gritaba “joder, macho,hombre”. Pero era natural, ¡te lo juro! Entonces, un día, me llama mi banda. Sabes que si no he sido amante, he sido amigo cercano. Se enteran que llegué a Perú, me dicen para salir y los cito a tomar café. Pensaban que íbamos a “joder”. “Unas tapitas”, les dije. “¿Tapitas de qué?”, me decían. Y les puse jamocito, pancitos. Y entre ellos decían “dale 15 días y vas a ver al de siempre”, jajajaja.

'Balán' Gonzales en La Fe de Cuto. Foto: Juan Barrueto - GEC
'Balán' Gonzales en La Fe de Cuto. Foto: Juan Barrueto - GEC

Su arribo al ‘compadre’ Alianza Lima

- ¿Y en Alianza Lima?

Pinto venía y resaltaba el trabajo que yo hacía. Le decía: “Profe, no me felicite y póngame”, jajaja. No me ponía en el equipo titular. Pero esta paradoja: yo entrenaba a tope y, de un momento a otro, me llaman de la China. A los chicos les cuento: me preparaba para irme, no para quedarme.

- Es lo que tienen que entender los futbolistas ,siempre hay que trabajar algo más.

Nunca será suficiente lo que has hecho.

- No es solo tatuajes, que esto, que lo otro.

Yo les digo a los padres de familia, que no piensen que es mal entrenador porque no los ponemos de titulares, sino que hay que motivarlos a que hagan un poco más.

- Y después de España regresas a la ‘U’.

Participé poco allá, pero entrenando tres días aquí de vacaciones, el entrenador me ve y llaman a España. Me preguntan si me quería quedar y me quedé.

- Y en el 96 y 97 vas a Alianza.

Me había desvalorizado por el mal año en Boys. Quise volver a la ‘U’, pero no se dio. Alianza me dio la gran oportunidad.

- ¿Y cómo fue?

En el camerín todo fue genial, pero con la hichada nunca hubo comunión. Metía gol y ellos me daban la espalda.

TE VA A INTERESAR