¡¡!! ¡¡Que no quieren jugar a las tres, que quieren jugar a las cuatro, yo tengo 40 años y quiero jugar otro partido!! Ja, ja, ja… ¡¡Hoy me como una sopa seca!!... ¡¡Ahhh, ahhhh soberbios, soberbios!!

Cuando mis sobrinos y me me sentí orgulloso, emocionado. Mi gente de ‘La Fe de Cuto’ ustedes saben que hace unos días me operaron, todo está manejable, dentro de lo esperado porque tengo buenos médicos y porque tengo fe.

Antes de eso estuve llorando de felicidad, porque la semana pasada estuve por Chiclayo y recordamos los 10 años del título logrado con Juan Aurich ante Alianza Lima. Fue un día histórico para los hinchas, para el equipo, mis compañeros y amigos de esa gesta. Aquel día en el Estadio Nacional no solo logramos entrar en la historia del ‘Ciclón del Norte’, sino que allí nacieron esas populares frases desde lo más profundo de mi ser.

Ahora todos me ven por la calle y me gritan: “¡¡La fe, la fe…!!”. Es lo más lindo que le puede pasar a un futbolista. Parece que siguiera jugando. Las personas me brindan su cariño y todo eso gracias a lo que ocurrió ese glorioso 14 de diciembre del 2011.

Ese día fui un instrumento de Dios. Ese día hablé en su nombre. Ese día fui tocado por ‘El Barba’. No encuentro otra explicación. Soy un hombre de fe. Lo digo con toda la humildad y sin soberbia. Ni habiendo ensayado muchas horas me podría haber salido esas frases tan genuinas. Ahora puedo decir que soy un soldado de ‘Papalindo’.

‘CUTO’ GUADALUPE, EL DIPLOMÁTICO

La directiva del Aurich me invitó a la ceremonia por aquel título. Todo fue muy emotivo. Lo recuerdo como si hubiera sido ayer. A nuestro técnico Diego Umaña, a nuestro presidente Edwin Oviedo por todas las facilidades que nos dio. Él asumió el club cuando prácticamente estábamos sentenciado al descenso, pero logramos salvar la categoría en 2008 y desde allí no paramos hasta lograr lo que parecía imposible. No fue un logro de un día para otro. Desde ese momento Oviedo sembró y construyó el campeonato.

El ‘Viejo’, como así le decía a Diego Umaña, nos hablaba de que íbamos a convertirnos en leyendas. “Sacarán las musas del parque y nos pondrán a nosotros”, decía el colombiano. Lo mirábamos incrédulos, sorprendidos. Luego nos explicaba lo que era pasar a la inmortalidad. Alucine, nuestros nombres escritos en la memoria de todos los hinchas del club, de todo Chiclayo y de muchas personas que hasta hoy nos siguen en nuestro programa ‘La Fe de Cuto’ por . La semana pasada comprobé en vida lo que nos decía Umaña. La gente me mostró su cariño y amor como si el título hubiera sido este 2021. Cada momento que compartí con los chiclayanos fue impresionante.

Hoy ya está en la inmortalidad mi querido amigo Ricardo Ciciliano. El ‘Peladito’ se nos adelantó, dejó este mundo y es recordado por todos como el ‘hombre clave’ para ganar por 1-0 en Matute, en la revancha de la final, y que nos llevó a un tercer partido definitorio con Alianza Lima.

EL DÍA QUE CICILIANO SE PELEÓ CON UMAÑA

Ese 2011 tiene muchas anécdotas. Un día en el entrenamiento matutino se dio una bronca terrible entre Ciciliano y Umaña. Nunca había visto una discusión verbal entre colombianos. Fue terrible. Esos parceros son bravos. Para ese momento, el equipo ya había sufrido la baja de dos jugadores por indisciplina. Las horas habían transcurrido con tensión, en silencio y mucha preocupación. Por la noche me reúno con el ‘Viejo’. Ni bien llegué me dijo: “Ciciliano se va, la decisión está tomada”. Era lo que había calculado. Mis años de experiencia me dieron esa visión que muchas personas no la entienden.

Efectivamente, lo que había hecho Ricardo Ciciliano era para ser expulsado del club. Le había faltado el respeto al DT. No había forma. Pero uno en ese momento tiene que poner las cosas en una balanza. Tener cabeza fría. Ver un objetivo en común. Sabía del talento de ‘Cici’ y todo lo que podía aportar. Era el capitán y debía velar por el bien común.

Aprovechando ‘mis galones’ le lancé mi idea a Umaña. “‘Viejo’ lo necesitamos al ‘Peladito’ para lograr el título. La falta de respeto hacia usted la vamos a solucionar de la siguiente manera: lo multamos y se deberá disculpar ante todo el plantel”. Mis palabras dieron en el clavo. Umaña me quedó mirando y después de unos segundos eternos, aceptó mi propuesta.

Salí de la reunión con el profesor y de inmediato llamé a Ricardo. Le pedí que vaya temprano al entrenamiento para conversar. Al día siguiente, nos encontramos en la práctica. Él estaba muy triste, sabía que lo habían sacado del club. Él llegaba a despedirse del plantel. “No entendí cómo pude reaccionar de esa forma ante el entrenador, lo lamento mucho”, me decía.

Lo calmé, lo miré a los ojos y muy seriamente le dije que tenía la solución para que no se vaya. “Qué tengo que hacer, yo hago lo que sea”, me respondió. “Deberás pagar una multa de cinco mil dólares y disculparte ante todo el plantel”, contesté. “Ya, pero la multa la pago en partes”, contestó y el rostro le cambió. Le volvió el alma al cuerpo. Desde ese día se convirtió en uno de los mejores del equipo. De a pocos fue limando sus asperezas con Umaña.

A fin de año, en la final, Ciciliano jugó un partidazo en Matute. Y en el Estadio Nacional cerró la tanda de penales marcando el tercero para Juan Aurich. Dios tenga en su gloria a Ricardo. Siempre lo tengo en mis oraciones y mientras siga en la Tierra seguiré contando lo grande que fue para conseguir el título del 2011. Gracias a él y a los demás compañeros del equipo como Diego Penny, Renzo Sheput, el ‘Pana’ Tejada, Roberto Guizasola, Ysrael Zúñiga, Édgar Balbuena, Willian Chiroque, , Nelinho Quina, Pedro Ascoy, Jorge Molina, Alfredo ‘Conan’ Rojas y todos los jugadores, asistentes, utileros, profesores, dirigentes, etc, fue que nació la frase: ‘La fe es lo más lindo de la vida’.

PD: Muchas gracias a todos por sus oraciones y cientos de mensajes de buena onda. He sentido ese cariño, ese amor de cada uno de ustedes en estos días difíciles. Gracias a Dios la operación fue un éxito. Ahora solo me queda seguir las recomendaciones de los médicos. Siempre caminando de la mano de ‘Papalindo’ con la fe intacta. Mi gente, nos vemos el próximo lunes, siempre en TROME.PE.

TE PUEDE INTERESAR.