Cuto Guadalupe en Trome. En sus memorias de los lunes recuerda el triunfo épico de Universitario de Deportes sobre Peñarol en el Estadio Centenario.
Cuto Guadalupe en Trome. En sus memorias de los lunes recuerda el triunfo épico de Universitario de Deportes sobre Peñarol en el Estadio Centenario.

Mi gente, mi sangre, aquí Luis , y vengo con un hambre mais grande do mundo. El fin de semana estuve hablando portuñol y tomando una rica cerveza Amstel junto a unos amigos del fútbol en la bella ciudad de Montevideo (Uruguay). Llegué para disfrutar in situ de la final de la . Y recorriendo el mítico ‘Centenario’ tuve una premonición, tal como le pasó a mi hermano en 1996, en este mismo estadio. Voy con mi narración.

LEE MÁS: La fe de Cuto | Juan Jayo Legario: su dura niñez, cómo llegó a Alianza Lima y el golazo a River

Escribo esta columna en mi cuarto de hotel, en una pausa antes de recorrer la capital de este pequeño gran país. Antes del partido entre vi cómo miles de hinchas con camisetas rojinegras llenaron casi tres tribunas, mientras que los ‘torcedores’ con casaquillas verdes abarrotaron solo el lado sur.

Le dije a unos colegas: ‘Ah no, Flamengo parece local, esto me recuerda a cuando vine con Universitario y todo el ‘Centenario’ estuvo pintado de amarillo y negro apoyando al Peñarol. Solo unos cuantos hinchas peruanos con la crema en el pecho nos apoyaron en un costadito. Al final ganamos nosotros, la visita, el de menos fanáticos…”. ¿Se acuerdan? Sí, yo también.

EL ‘DIABLO’ CARAZAS SOÑÓ CON UN GOL... Y LO HIZO

Ya todos saben que el ‘Verdao’ (Palmeiras), con menos seguidores que el ‘Mengao’ (Flamengo), la ‘visita’ en el duelo del sábado, se coronó justo bicampeón de la Libertadores. Fue un intenso partido, lleno de nervios, emociones y hasta una pedida de matrimonio en las graderías entre un novio, del Palmeiras, a su prometida, del Flamengo. Cosas de locos que solo el amor nos lleva a realizar. Me emocioné mucho, porque soy muy sentimental.

Bueno, la cosa es que, volviendo a mi recuerdo, en 1996, durante el vuelo de Lima a Montevideo, el ‘Diablo’ Carazas se me acerca: “Mi hermanito, he soñado que hago un gol ante Peñarol”. Mi gente de ‘La fe de Cuto’, eso es verdad. No tengo por qué mentirles.

Aquella vez, el técnico Sergio Markarián renunció a la dirección técnica del equipo. A días del crucial encuentro, nos habíamos quedado sin DT. El ‘Mago’ no dio marcha atrás, por más que hablaron con él, no cedió.

Todo el equipo habló con Mario Mendaña, preparador físico, para que nos acompañe hasta el partido contra Peñarol. Don Sergio autorizó para que viaje con nosotros al lado de Víctor ‘Pichicho’ Benavides, que quedó como entrenador interino.

UN ‘CUTITO’ DE 20 AÑOS EN EL CENTENARIO

Llegó la hora de salir a la cancha, todo el ‘Centenario’ impresionante con hinchas gritando y cantando por su equipo. Solo un grupo de peruanos nos alzaban las manos apoyando con todo su corazón, gritando en medio de un bosque de bocas uruguayas.

Yo salí de atacante al lado del brasileño Alex Rossi, sí el mismo que me cargó una vez en pleno partido cuando el árbitro Alberto Tejada me expulsó en un partido definitorio ante Alianza Lima. En la volante estuvo Carazas y le dije: “Es momento de hacer realidad tu sueño y vamos a matarnos, somos la ‘U’ y somos grandes”.

Al frente teníamos un equipo con todos los pergaminos más rankeados del continente: Anoten: jugaba Óscar Aguirregaray, Robert Lima, Nelson Olveira, Pablo Bengoechea, Luis Romero, entre otros. Ya me imagino que han identificado los nombres que les acabo de dar. Años después todos ellos han venido a trabajar al Perú.

Yo era chibolo, apenas con 20 almanaques, un ‘Cutito’ que tenía más hambre de gloria que de sopa seca y carapulcra. Y esos charrúas metían harta patada, eran bravos, ¡criminales! ¡Y lo digo yo! La más baja era en la cintura. Pero hicimos un duelo a todo dar. Metimos como ellos, era la garra crema versus la garra uruguaya.

‘U’-PEÑAROL Y EL FLAMENGO-PALMEIRAS

Con José ‘Puma’ Carranza y Martín ‘León’ Rodríguez en la volante teníamos un candado. Atrás, Álvaro Barco y Edson ‘Cheta’ Domínguez eran impasables. Y en el arco, Óscar Ibáñez atravesaba el mejor momento de su carrera.

Al final ganamos 2-1 con goles de Carazas, que hizo realidad su sueño, y de . El mismo resultado entre Palmeiras y Flamengo. El ‘visitante’ superó al ‘local’. Mi premonición a mis amigos del fútbol se había cumplido.

Aquella noche de 1996, estábamos clasificados a la siguiente ronda de la Copa Libertadores. Nosotros celebramos en el vestuario ¡Imagínense! Era un triunfazo de la ‘U’ que no estaba en los planes de nadie, menos de nuestros rivales del grupo. Habíamos escrito una página gloriosa del fútbol peruano y del club.

SPORTING CRISTAL AGUÓ LA FIESTA

El puñado de compatriotas, hinchas de Universitario, festejó ante un estadio lleno fanáticos de uno de los equipos más populares de Uruguay. En Lima las celebraciones no se dejaron esperar.

Al día siguiente, en Montevideo, jugó Defensor Sporting contra Sporting Cristal. Fue uno de los partidos más vergonzosos de la historia que este pechito haya visto. Empataron 0-0 en un duelo que no tengo dudas en que estaba arreglado.

LEE MÁS: Cuto Escribe: El Gran Show, mi restaurante Cuto 16 y cómo volví a sonreír

No tengo ningún problema en decirlo. Si se jugaba en estos tiempos, la se hubiera visto obligada a intervenir porque la presión hubiera sido terrible en las.

Con ese resultado nos eliminaron de la Copa, pero ese día escribimos una épica jornada. El día que con goles de y Carlos ‘Mágico’ González tumbamos al todopoderoso Peñarol. Así que mi sangre, no dejen de creer en los sueños, persíganlos y háganlos realidad. No se olviden que la fe es lo más lindo de la vida. Nos vemos el próximo lunes para contarle mi encuentro con Diego Forlán, una leyenda del fútbol mundial.

MÁS DE ‘CUTO’ GUADALUPE EN TROME: