Hugo 'Cholo' Sotil contó la historia de su Ferrari amarillo en La Fe de Cuto. Foto: Composición.
Hugo 'Cholo' Sotil contó la historia de su Ferrari amarillo en La Fe de Cuto. Foto: Composición.

y entre el sinfín de anécdotas que contó se encuentra una que fue un símbolo de su exitoso paso por el Barcelona de España: la historia de su famoso Ferrari amarillo.

TE VA A INTERESAR | Hugo Sotil en La Fe de Cuto: cuando le pagaron S/ 10 por partido, cómo fichó por Barcelona y la historia del Ferrari amarillo

En su mejor momento, Sotil decidió que era tiempo de comprarse un auto que estuviera a la altura de sus compañeros de equipo. Entonces,, de los cuales solo habían pocos en el mundo.

No obstante, se arrepintió de pagar tanto por un auto, luego que se enteró que los vehículos que ostentaban sus compañeros eran producto del hoy famoso sistema del ‘canje’.

“Todos tenían Maserati, yo tenía un Fiat chiquito jajaja. Así que dije, ‘no cholito, tienes que comprar un carrito’ y lo peor de todo, ellos no pagaban, no era su carro, a ellos se los daban para que lo usaran, yo no sabía eso, yo me lo compré después me arrepentí, dije ‘para qué he pagado’”, confesó.

Sin embargo, más allá de los beneficios que trajo conducir un auto tan lujoso en una de las ciudades más cosmopolitas del planeta, también hubo sus desventajas. El famoso Ferrari le trajo problemas con su entrenador.

“Había un señor que tenía mucho dinero, se compró un Ferrari color amarillo, igualito al mío, y él sabía a qué discoteca iba yo, yo encaletaba mi carro, y él se compra del mismo color y lo pone en la puerta, el que pagaba pato era yo. A los días me llama el míster, me había echado la culpa que yo paraba en la discoteca todos los días. Un día fui sin carro, le tomé foto a la placa y llevo las dos fotos, la mía y la del otro. Se fue a averiguar y me pidió disculpas, contó el ‘Cholo’.

Pero no todo fue sufrimiento y como lo dijo el ‘Cholo’ en una entrevista al Diario El País, nunca se arrepintió de su inversión ya que le permitió conocer figuras del espectáculo como Julio Iglesias y Camilo Sesto.

“Yo iba pero me encaletaba, solo los domingos, el míster me daba permiso los domingos, ya el día lunes iba al examen médico y ya la empalmaba ya en mi casa, porque a mí me controlaban el peso, tenía que pesar 70 kilos, el martes ya te estaban pesando, si el jueves a la hora del partido de práctica no estabas en ese peso no entrabas en lista, así seas titular, así que el jueves ya estaba en 70. Comía pura carnecita, pero el lunes me comía mis frejoles. Yo tomaba champagne, cuando iba a ese discoteca, ese pata me mandaba champagne, yo nunca lo conocí, nunca se dejó ver, pero creo que era el mismo dueño. Ahí escuché a la gran cantante Olga Guillot. Yo he tenido la suerte de conocer a Camilo, a Julio Iglesias. Un día fuimos a jugar a Cali y el cantaba con Mercedes Sosa y Julio me dice ‘cholo, tus cachas están ricas’, me sorprendió, le dije, ‘no sigas jajajaja’.”, agregó.

Se tejieron muchas historias en torno al paradero del Ferrari amarillo, algunos dijeron que lo vendió para regresar a Perú, otros creen que lo tiene guardado en su cochera. Lo cierto es que Sotil no pudo traer el vehículo al Perú por un tema de impuestos.

Ferrari De Cholosotil

Hugo Sotil en La Fe de Cuto: cuando le pagaron S/ 10 por partido

, es ídolo, no solamente del fútbol peruano, sino a nivel internacional. Es un honor, un privilegio poder tenerlo, aparte, irradia mucha humildad, la leyenda Don Hugo Sotil.

El popular ‘Cholito’ Sotil nos abre su corazón y nos revela partes desconocidas de su vida: sus inicios en el fútbol, sus amigos más entrañables, su paso por el Barcelona y devela leyendas urbanas y anécdotas de antología en el fútbol. ¡Imperdible conversación.

TE PUEDE INTERESAR