Roberto Martínez: ídolo de Universitario de Deportes cuenta todo en 'La fe de Cuto'.
Roberto Martínez: ídolo de Universitario de Deportes cuenta todo en 'La fe de Cuto'.

‘La fe de Cuto’ se ideó, nació y está creciendo para ustedes. Y no solo somos historias y relatos con aguadito, ayer hicimos y la seguiremos haciendo, mi gente. Palabra de ‘Cuto’. Ahora sigamos con , el capitán, símbolo de , también un galán.

TE VA A INTERESAR | ‘Panadero’ Díaz y el día que recibió sobre con plata por defender a Oblitas

, Viviana Rivasplata, Vanessa Terkes, la china Rosa García y más. El hombre ha creído en el amor siempre y esta segunda entrega (vean aquí la primera, también está imperdible) se centra en ese historial.

Y sí, Roberto Martínez abre su corazón y hace un mea culpa. Admite que le falló a Gisela Valcárcel, ambos protagonizaron la llamada ‘boda del siglo’, por todo lo que significó ese evento. Imagínense, la máxima figura de la televisión se casaba con el futbolista más pepón de la época. Un ‘boom’ por donde se le mire.

No juzguen, escuchen, saque sus conclusiones, vean la lección y, sobre todo, disfruten. Y, antes de eso, no se olviden de que la fe es lo más lindo de la vida.

PREGUNTA: Mi hermano Roberto Martínez, sigamos...¿e qué año te retiras oficialmente del fútbol?

RESPUESTA: Ahí habrá sido 96′, (se retiró el año 1998) por ahí, cuando pasó esto en el Muni ya dije ahí nomás.

PREGUNTA: ¿Cuántos años tenías?

RESPUESTA: 27 o 28 años creo, bien joven.

PREGUNTA: ¡Joven!

RESPUESTA: Me retiro a esa edad, más o menos. Ahora, yo dejo de jugar en la ‘U’. Digamos, mi primer anuncio de que me iba, fue así: yo estaba casado con Gisela, entonces nuestros horarios eran incompatibles totalmente, mientras ella trabajaba de lunes a viernes. Es duro el trabajo de televisión.

P: Eso lo hacia más complicado.

R: Entonces nuestros horarios eran incompatibles, yo entrenaba de lunes a viernes, 4 horas al día máximo, entonces tenía todo el día libre y los fines de semana, que ella tenía libre, yo concentraba o viajaba para jugar.

P: ¿Y qué hicieron?

R: Entonces, apostando un poco por nosotros, yo le comento que iba a dejar el fútbol y ella me dice que no, incluso creo que ella me lo propuso primero, no me acuerdo, pero ella me dice: “Yo dejo la TV”. Entonces nos sentamos a analizarlo bien y yo dije “no, yo quiero empezar a ver otras cosas, meterme de repente en algo de negocios, creo que mejor me retiro yo”. Al principio me dijo “no, yo me retiro”. Pero la convencí y ella se queda... ahí fue mi primer retiro. Acá hay una anécdota de Gisela con el gordo Gonzales buenísima.

LEE MÁS: ‘La Fe de Cuto’ sorprendió con regalos a niños del equipo futsal down de Universitario

¿Cómo fue?

Me había peleado horrible con el gordo (Alfredo Gonzáles) después del 6-3 de ese clásico en Matute.

Roberto, ¡ese clásico fue terrible!

Perdemos y a mí me sale herpes por la tensión, me llaman y me dicen “Roberto, ándate 5 días de esta semana de vacaciones, descansa”. Y aproveché y me fui de viaje, nos fuimos a Miami con Gisela. A mí no me dijeron que las vacaciones tenían que ser en mi casa por eso viaje.

ROBERTO MARTÍNEZ, ALFREDO GONZÁLEZ Y UNA HISTORIA

Lógico.

Viajamos, teníamos un departamento allá, nos fuimos, pero cuando regreso me encuentro con el ‘Loco’ Del Mar. Y me doy con la sorpresa de que ya habían pagado, pero me entero que no le habían pagado a todos. Ah, pero a mí no me habían pagado. Entonces llamó al gordo Alfredo, me contesta y me dice “Sí, a ti no te hemos pagado porque tú no necesitas”. Le dije “tú estás hue..., o sea, no hay forma de que no necesito”.

La cosa se puso tensa.

Le dije que si no me pagaba, no viajaba a Cusco a lo que me respondió “Si no viajas, te boto como a Germán Leguía”.

La cosa se puso horrible.

Me fui a Amarige, estaba Gisela. Ahí le comento y ella me dice “No, Roberto, anda, si no, ya después sería peor”. En un momento la cosa se puso tensa, discutía con Alfredo, con lisuras y todo, y ahí me saca lo de mi viaje a Miami. Incluso Gisela se pone a hablar con Alfredo. En eso Gisela me dice que le pase el teléfono y empieza a hablar con Alfredo, y le vuelve a decir lo mismo. Pero yo no quería ceder y Gisela decía “Pero Alfredo, también tienes que ceder”. Y en un momento Alfredo le dice “A tu marido lo voy a botar como boté a Germán Leguía y nunca más en su vida va a jugar fútbol”. Y Gisela agarra y le dice “No, espera un momentito, mira, lo puedes botar, seguramente lo vas a botar, pero que nunca más juegue fútbol está difícil, mañana vamos a comprar dos canchas de fútbol para que juegue con sus amigos todos los días”. Te lo juro que así le dijo, “mañana vamos a comprar dos canchas de fútbol para que juegue con sus amigos”.

ROBERTO MARTÍNEZ Y EL RETIRO DEL FÚTBOL

¿Te costó el retiro, Roberto?

En ese momento no, porque, como te digo, ya había perdido motivación. Cuando la pierdes, como que te cuesta menos. Si me preguntaras ahora, yo te diría que no me arrepiento porque pude empezar a hacer otras cosas, a empezar a meterme en negocitos, en cosas así. Y hoy en día soy feliz en Chiclayo.

Me imagino ser feliz en Chiclayo.

Olvídate, soy feliz, tengo mi hijo allá, que es lo máximo. Tengo a Flavia acá, igual cada vez que vengo la veo, la adoro y siempre hablo. Pero Chiclayo como que me ha atrapado y, aparte, gracias a Dios, hice una empresita que ahora justo veníamos con el Huachano, ni hemos hablado, porque veníamos hablando sobre un montón de cosas. Gracias a Dios me gusta lo que hago y me va relativamente bien en lo que hago.

Roberto Martínez: ídolo de Universitario de Deportes cuenta todo en 'La fe de Cuto'.
Roberto Martínez: ídolo de Universitario de Deportes cuenta todo en 'La fe de Cuto'.

Mi gente de ‘La fe de Cuto, Roberto Martínez es una leyenda. Aparte, Roberto, ha sido pues el bravo... qué Brad Pitt, qué Antonio Banderas... la gente, al menos el ambiente futbolístico, tiene una envidia sana porque el hombre campeonaba.

Tú sabes que yo, cuando era más chico, paraba mucho con los chicos de Alianza Lima.

Eso quiero que cuentes, parabas con Los Potrillos.

Claro, paraba todo el día con Daniel Reyes, con Escobar, con Bustamante. Ese era mi grupo porque estábamos en la selección de juveniles y yo paraba mucho con ellos, entonces me iba a las fiestas, me he encontrado con Jessica Tejada, hace 3 días.

ROBERTO MARTÍNEZ Y JESSICA TEJADA, LA ANÉCDOTA

¡Un saludo para Jessica!

Y tú sabes que mi primera fiesta, digamos, yo era mocoso, Jessica era un poco más mocosa que yo. Y a mí me gustaba Jessica, me parecía una morena atractiva, pero me gustaba. Y un día hubo una fiesta en la casa de ella en la residencial, allá en La Victoria y voy con todos, Daniel Reyes, ‘Pachito’, todos Willy Laya, Manuelito Earl.

¡Manuelito Earl!

Llego a la fiesta, al tono, y era un dúplex, entonces ahí justo Jessica me recuerda siempre y dice que es mentira, que yo he querido avanzar ahí. Pero yo, Cuto, en verdad te lo digo y lo afirmo acá, he jurado...

¿Qué pasó?

Ella sube al segundo piso y, según ella, yo la he visto subir, pero es mentira, yo no recuerdo haberla visto subir. Pero me provoca ir al baño y estaba ocupado el del primer piso. Y digo “voy arriba entonces”, subo y a la hora que subo veo tres puertas. Una estaba cerrada, abro la puerta, entro y estaba Jessica ahí. Y yo la quedo mirando...

No había puesto llave.

No había asegurado con llave, pero estaba vestida. La miro, me mira y cuando la vi... me meten un palazo: “Oye conch***”... la hermana de la vieja de Jessica me sacó a palazos, me empieza a corretear, yo empiezo a bajar, se paró el tono. Fue un chongo.

JUAN ‘CHIQUITO’ FLORES, PRESENTE

Ahorita que me has contado se me vino a la mente la de ‘Chiquito’ Flores.

¿Cómo fue la de ‘Chiquito’?

En la Curva del Diablo, en la casa de la ‘Foca’. Su hermana ‘La Chacala’ prepara un seco de carnero espectacular. Ella tiene una hija. Yo le advertí a Juan que en la casa todos son familia. Resulta que tragos van, tragos vienen y Juan comienza a conversar y la ‘Chacala’ estaba cocinando el seco... entonces viene la sobrina y Juan se engancha así, la queda mirando y Juan echa esa mirada matadora.

Ahí sí te arrancan la cabeza.

La Chacala sale con el cuchillo, por mis hijos, “Oye negro conch***”, y le puso el cuchillo acá (en el cuello). Pregúntale a Juan, “‘Chacala’ tranquila”, le dijo. “Ella es mi hija, ella está estudiando, ella va a ser profesional”. Ya que has tocado un tema Roberto Martínez, te das cuenta cómo saca la fulería, pero tú estuviste una época con Rosa Elvira Cartagena.

No, nunca estuve con ella, pero era muy amiga mía, yo he ido a su casa varias veces ahí cruzando el puentecito.

¿A quién más de esa época has conocido del vóley?

He conocido a la ‘China’, Cenaida, Natalia, pero Natalia no paraba tanto, Aída Muchotrigo, mira yo lo conozco a ‘Kanko’ y a Marco Lovera, el verdadero Lovera.

¿Con qué jugador de la selección peruana te identificas?

Con Christian Cueva. Un día en Trujillo lo vi a Cueva que fue a una cancha a entrenar con 20 chibolos y lo hicieron a ritmo de la música de Toño Centella. Fue un espectáculo.

ROBERTO MARTÍNEZ Y LA SELECCIÓN PERUANA DE SU GENERACIÓN

Tú estuviste en la selección más o menos del 86 al 93.

Sí, creo que no había ni Videna, en ese momento, me parece, no recuerdo muy bien, entrenábamos en el Club Revólver. No se habían potenciado todo lo que se ha potenciado hoy día, creo que Perú ha sido de los países un poco atrasados en eso y ahora está al mismo nivel de muchos países a nivel logístico. No es una justificación, creo que también nuestra generación no dio la talla en lo internacional, eso hay que reconocer y por eso el mérito de esta también con Ricardo Gareca a la cabeza.

Una anécdota que te acuerdes de la selección de ese momento.

Un día nos fuimos, a una Copa del sur, todavía estaban vivos los finaditos.

¿Cómo eran ellos?

Extraordinarios, nos tocó la serie Perú, Argentina, Colombia y Uruguay eran tres y clasificaba uno y nuestro primer partido nos tocó creo que Colombia empatamos 0 - 0 y ahí nos tocó Argentina y estábamos en el mismo hotel que Argentina y estaba Claudio Caniggia, estaba José Basualdo, tapaba Goicoechea tenían un equipazo. Y nosotros éramos Loyola, Escobar, ‘Balán’, César Loyola, jugaba Bazalar, ‘Chemo’ Juan Reynoso, Daniel Reyes, ‘Pachito’ Bustamante. Ese era nuestro equipo y tapaba César Chávez. Nos tocó Argentina y ese día llovió y ganamos 2 - 1 goles de penales mío y de ‘Pachito’ Bustamante. Durante el partido, ¡unas broncas!

ROBERTO MARTÍNEZ LE QUITÓ LA ROPA A BASUALDO

Y qué pasó...

En los corners estábamos todos embarrados, nunca me voy a olvidar, creo que fue Caniggia, estábamos ahí y dijo “Todo lo que tengo que hacer por 60 mil dólares al mes con estos muertos de hambre”. Y Escobar venía y le decía, “Oe, un momentito, yo juego al fútbol por hobby”. ¡Y nosotros qué vamos a jugar por hobby, haces pollada por hobby! Jajaja.

Qué buena.

Pero acá viene otra anécdota. Los partidos eran dobletes y para la última fecha ya estábamos eliminados. Nos regresamos al primer tiempo del partido de fondo y nos fuimos al hotel. Llegamos y estaba con el ‘Negro’ Earl, mi causa que en paz descanse, y el negro me dice “Hay que vengarnos”. En esa época, en la recepción del hotel había unas llaves con maderas que estaban colgadas en un gancho. Ya sabíamos qué piso era el de Argentina, no había cámaras, no había nada, no había tecnología. Sacamos la llave y nos fuimos a un cuarto, y no sabes los buzos que tenían, metimos todo en las sábanas, el negro ya la conocía. Metimos toda la ropa que había, al día siguiente viajábamos los dos equipos a Santiago de Chile, ellos se quedaban a jugar y nosotros nos regresábamos a Lima. Se armó un chongazo en el hotel, al día siguiente llegamos al aeropuerto y llega la delegación Argentina. Todos con unos buzos bien bacanes y de civil solo estaban Basualdo y Fantaguzzi. Habíamos entrado a la habitación de ellos.

¿Cuántos años duró tu matrimonio con Gisela Valcárcel?

Con Gisela duró 3 a 4, por ahí. Pero ahí, en verdad, mira, yo siempre lo he dicho, lo reconozco. Yo tengo mucha responsabilidad en esa separación, si no es toda. Y en verdad sí siento que esa relación ha sido de la que yo digo que teníamos absolutamente todo para poder mantenerla, triunfar, ser una buena pareja. Pero, como te digo, creo que había ciertos detalles que hicieron que yo por ahí no me porte tan bien. Lo asumo, lo tengo claro, y cuando ya quise, de repente, reaccionar, ya tú sabes que eso no se perdona fácilmente. Entonces, y más que ella era una figura pública, entonces la expuse de repente a cosas que no debí, lo reconozco y siempre lo he dicho. Ah, mira, a raíz de eso, estuvimos 11 años sin hablarnos.

LEE MÁS: ‘Cuto’ Guadalupe: Los consejos a mi sobrino Quembol para triunfar en el fútbol

¡Tantos años!

Once años, pero mal, sin hablar, nunca nos cruzamos, nunca hablamos, más ella en los primeros años me daba con palo. Y un día me acuerdo que me llamaron y me dijeron “vas a estar mañana en el programa de Gisela”. Digo que no, pero me dicen que sí, que han dicho que “mañana va a estar Roberto acá, con nosotros en el programa”. Qué raro, decía yo, ahorita me llaman, me van a llamar, y no me llamaban. Y al día siguiente, ella dice “como he anunciado, hoy día va a estar en el programa Roberto, ese perro va a estar acá, lo voy a tener”.

¡Tú no entendías nada!

Yo decía “me va a hacer una llamada”, pero de ahí pensaba que no, no había esos celulares como hay ahora, no había zoom, nada de eso. Y dicen que “el perro, el próximo bloque viene, ese perro”. Y yo pegado viendo a Gisela, y de repente viene el último bloque. Y dice Gisela : Bueno, como les prometí, acá viene ese perro de Roberto y entra un perro huevón que se llamaba Roberto, entra un perro y dice Gisela “¡acá está mi perro!”.

Gisela Valcárcel, una leyenda.

¿Te acuerdas del Ajá? Era como decir el Trome ahora.

Ese era el todo.

Era el periódico más visto claro era como Trome, ahora, es el más visto, salvando distancias. Así al día siguiente en el aja una foto de Gisela, la china Karina creo, que era su asistente, y en el brazo la china salía con así con Gisela con un perro. Y la cara del perro era yo en portada. Así pasó.

Otra anécdota.

Otro que me ha metido en problemas en los titulares es el ‘Puma’ Carranza. Un día dijo en una entrevista “Chemo es mi novia y Roberto mi esposa”. Así declaraba. Al otro día, en la portada de un diario de los diarios, con la foto de ‘Chemo’ la del Puma al medio y la mía al costado decía “Kakaneros”. Pero el ‘Puma’ me ha metido en unos problemas con sus declaraciones. “Kakaneros”, nunca lo voy a olvidar.

MÁS DE ‘LA FE DE CUTO’ EN TROME: