¡Mi gente! ¡Ustedes! Aquí, su amigo . Al frente, . Ni el entrevistador ni el entrevistado merecen presentación, pero es de faltosos no hacerlo. ¡Cuánto aguadito! Cuántas ! Todas inéditas. Pueden verlas aquí o en el y Facebook, de mi querido Trome.

LEE MÁS: ‘Cuto’ Guadalupe: Todos tenemos un Luis Bolaños en nuestra historia de vida

Esta es la última entrega de una trilogía con Roberto. O ‘Robert’, como le llamaba cuando estaban casados. Sí, las entrevistas han salido en diarios, todos los programas de TV, algunas personas se han arañado con las confesiones de mi primer capitán en .

Aquí, Roberto Martínez nos cuenta de sus amores y del ‘pitufo’, como le llama al . No es para reírse, aunque admito que lo hice. Nadie habla del viagra, pero es una de las pastillas más consumidas por los hombres. Más de uno se ha puesto nervioso, pero es de valientes contar su experiencia.

Basta de floro, comenzamos con ‘La fe de Cuto’. Sí, tatúenselo: .

ROBERTO MARTÍNEZ, LLORAR POR AMOR

Roberto, ¿has llorado por amor?

Sí, claro, de hecho, he llorado en algún fracaso. Si no tengo pareja es por mi culpa, sobre todo cuando he cometido errores graves que han sido la mayoría, me botan, me han terminado.

Pero tú también...¡todo lo que hacías!

Se repente no por infidelidad me han botado, seguro también por alguna otra cosa me han choteado siempre. Pero no soy obsesivo. O sea, digamos, te puedo llamar, te puedo escribir de repente, hoy te podría escribir, pero no soy de los que me voy a aparecer en tu casa, nada de eso.

Te controlas.

Me respeto un poco. Como te digo, te puedo escribir, qué sé yo, y cuando ya me haces el pare bien puesto, lo dejo ahí. No soy obsesivo con casi ninguna de las cosas, entonces trato de alejarme. Si es que he llorado, sí he llorado, de hecho, recuerdo, varias veces.

Nadie te ha visto.

Nunca. Bueno, creo que es lo mejor. Tus penas, en ese tipo de cosas, si quieres solucionarlas, lo solucionas entre dos…

MÁS HISTORIAS DE FUTBOLISTAS | Expedientes Secretos V: “Partidor que parte a partidor tiene cien años de perdón”

ROBERTO MARTÍNEZ, GISELA VALCÁRCEL Y LA TELEVISIÓN

Cuéntame alguna anécdota con Gisela, Roberto...

En un aniversario nos habíamos peleado por una tontería que no me acuerdo,. Cumplíamos un año o dos, no me acuerdo, y me llaman del programa, me dicen “¡Roberto, dónde estás!”. Era 10:30 o 11:00 am, el programa era a la una de la tarde. Le respondo que en mi casa y se desesperan. “¡Cómo que en tu casa, te hemos preparado algo por su aniversario”. Le digo que estoy peleado y me dicen “me llega al h… que estés peleado, tú vienes al programa”. Le pregunto si ha hablado con Gisela y al toque: “Acá hablamos, olvídate, esta es una sorpresa”. Y les digo que cómo va ser sorpresa si estoy mechado, me va a mandar a la m… “Tú no te preocupes, mientras haya una cámara prendida, no te preocupes, así que ponte tus mejores prendas”, me dijeron. Llegué bien bacán.

Todo estaba armado.

Era un arreglo que no lo podía ni cargar y yo tenía que bajar por unas escaleras al estudio y al final del programa entonces pasan las imágenes del matrimonio todo claro un poco que la sorprenden a Gisela con cámara prendida no le quedaba de otra.

Una verdadera sorpresa.

Y de repente se abre la puerta y el estudio estaba llenecito, el estudio 4 de Barranco, había un montón de prensa, yo me creía Brad Pitt con Angelina Jolie. Bajé con mi ramo de flores, yo estaba físicamente enterito.

HISTORIAS DE WRESTLING | La historia de la estafa de los Gladiadores Parte 1: La llegada de Cyborg, Rick Hogan y Montana

Lógico.

Me amisté, el ramo de rosas, la beso, y cuándo termina el programa dice “chau, chau”. Le doy un beso de despedida todavía, la productora dice “manda un buen beso y termina”. Mientras la prensa va a otro ambiente, yo chapo mano de ella al toque.

Te aseguraste.

“Ya terminó el programa”, me dijo ella. Me sacó la mano y me costó como cinco días amistarme.

ROBERTO MARTÍNEZ Y EL ENTONCES NOVIO DE VIVIANA RIVASPLATA

Roberto, cuando tú llegas al Boys, tú te encuentras ahí con el ‘Pato’ Domínguez.

No. Cuando llego al Boys los arqueros eran Johnny Vegas y ‘Chiquito’ Flores, pero eran chibolos los dos y como a la 5ta o 6ta fecha me llama Antonino Cuba, que era el presidente, y me dice que quiere hablar conmigo y me dice “estamos en conversación y vamos a contratar al ‘Pato’ Domínguez”, que había sido el ex de Viviana (Rivasplata). En ese momento yo estaba casado con Gisela, pero ya se había armado todo un tema con Viviana. Y Antonio me pregunta si hay algún problema y le dije que no. Pero por dentro ese si pega duro. Estaba más grande dije. Entonces lo contratan y en la primera concentración pasa y me dice: " Cuando termines, ¿podemos conversar? Voy a estar sentado allá”. Le dije que claro que sí. Yo tenía el respaldo de toda la gente.

Te recomendaron que no te regales.

Normalmente la gente termina de comer y se van a sus habitaciones, pero nadie se movió esa vez. Me dice “oye, mira, ha pasado esto, yo no lo conocía”. Creo que él había regresado con Viviana y me dijo de frente: “Yo creo que tú no has tenido la culpa, quiero que lo sepas, el señor Cuba me ha dicho que tú estás totalmente de acuerdo”.

ROBERTO MARTÍNEZ Y EL VIAGRA: CASI MUERE

¿Quién te pone Damián?

Pajita y el Mono (utileros históricos de Universitario de Deportes). Como yo voy chico a la ‘U’, un día nos llevan a un campeonato a Cristal. Y fuimos nosotros y éramos chicos. Estábamos sentados y había una pelota para todas las categorías, no había pelotas. Había un chiquito de Cristal con su pelota de cuero viejísima ahí, jugando, y de repente la pelota… el chibolo se va y la pelota queda ahí, entonces no sé si Pajita o el Mono me dicen “Oye, Robert, agárrala”. La meto a mi maletín y como a los 15 minutos llega el papá con el chibolo llorando, el chiquito tendría 7 años, lloraba por la pelota. “¿No han visto una pelota?”, preguntó. Me asuste y no la devolví, pero del susto. El chibolito lloraba y Pajita y el Mono me dicen “eres un Damián, lo has hecho llorar al chibolo”.

¿Tú has ido a terapia de pareja?

Una vez he ido. Una vez fuimos de casados, con Gisela.

¿Y cómo te fue?

Jalado. Es que es difícil abrirte a una persona con tus cosas privadas cuando eres una persona pública. Creo que solo fui a una o dos sesiones y no volví más.

RELATOS | Roberto Martínez en la intimidad: “Dos es mucho, a mí me gusta lo previo”

¿Tomas tu pastillita azul?

Un día tomé uno de 100, casi me muero, te juro, te voy a ser bien sincero.

Roberto Martínez, en una entrevista única en su género. Historias y relatos inéditos en 'LA FE DE CUTO', de TROME.
Roberto Martínez, en una entrevista única en su género. Historias y relatos inéditos en 'LA FE DE CUTO', de TROME.

¿Cómo fue?

Un día conversando con un amigo me dice que ha salido una vaina. “Extraordinaria”, me dice. Pero yo tenía en esa época, era chibolo, treinta y tantos, estaba en mi mejor momento, pero la curiosidad mata al gato.

Claro.

Entonces me dice y me da hasta el nombre, yo pensé que el nombre era viagra. “No, se llama”, nunca me voy a olvidar, “Caverta”. Mira hasta el día de hoy tengo el nombre.

¿Caverta?

Y es rojita, me dice, porque yo sabía pues que al pitufo (en alusión al viagra, le dicen porque es azul. Entonces, uno de mis patas que estaba también por ahí me dice “oe, cholo, pero ten cuidado con eso, juega de visita” me dice. Le pregunto por qué: “porque si juegas de local con esa vaina te van a pedir siempre el mismo rendimiento”. Yo me c... de risa.

¡Qué buena esa!

Y mandó a alguien a comprar. Y juego de local, por si acaso.

De local lo utilizas.

De local, me meto el famoso caverta. Oye, negro, puta que era una cosa, pero de locos. Yo era una cosa, en verdad, algo impresionante. ¡Nunca me había pasado! Olvídate, ¡el hombre nuclear era una cagada a mi costado! Pero me empiezo a asustar porque ya pasa algo, estaba pero en su mejor momento, pero viene un momento en que ya yo no tenía ganas ni ella tampoco, de nada.

FÚTBOL Y FARÁNDULA | Roberto Martínez: “Ney Guerrero campeona por su jatazo y su Mercedes”

¿Y qué vino después?

Los ojos se me inyectaron, el corazón me empezó a hacer, teniendo treinta y tantos años, bum, bum, bum, me empecé a asustar en la cama. Puse tv, porque no duermes, obviamente, y me empiezo a asustar. Y el muñeco, ‘Robertito’, olvídate, seguía el hombre bravo. Pero no quería saber nada, no tenía ganas. Y llamo a un doctor amigo, me salgo y lo llamo y le cuento. “Tómate un durazno con azúcar”, me dijo y no sé qué más me recomendó. Yo seguía... mira, pasé la peor noche de mi vida, te juro que pensé lo peor.

Asustado.

Pensé que me daba un paro cardíaco, al siguiente día lo llamo a mi pata y le recrimino eso. “Casi me he muerto, cómo me das esa huevada”, le digo.

¡Y siendo deportista!

Me había comprado la de 100 miligramos y me había tomado una de 100. Entonces me dijo “imbécil, has tenido que romper porque eso se toma de 25%”. “¿Y yo cómo sabía”, le dije.

LEE MÁS: La fe de Cuto: Roberto Martínez hace mea culpa por Gisela Valcárcel

Te has podido morir ahí.

Me había tomado uno de 100.

Tenías que pellizcarlo ahí.

Y para, colmo me había tomado unos vinitos, entonces yo no sabía que existían rangos pues de 25 no 50, 100, 75 seguramente. Y me dio tal trauma que dije nunca más en mi vida, te lo juro por Dios, nunca más en mi vida y gracias a Dios todo está bien.

Ya te quedaste asustado.

¡Casi me muero! Fue una cosa horrible y efectivamente a los dos días ya la flaca estaba…

RELATOS Y FÚTBOL | ‘Cafú’ Salazar recuerda cuando le hicieron ‘Tupac Amaru’ a Jorge Sampaoli

Se acabó.

Qué pasó me dijo, creo que nunca le conté eso. Pero ya no fue nunca lo mismo, a las 3 semanas me botaron, terminamos.

Ya te veo, Roberto, asustado.

Estás así, con los ojos así inyectados, el bobo así, pero lo peor es que tu cubrecama sigue así, como carpa, y no quieres nada. Casi me muero, te lo juro, me iba a dar un infarto. ¡Por Dios! Nunca sentí una sensación tan fea en mi vida.

MÁS HISTORIAS DE FUTBOLISTAS: