Santiago Salazar ‘Cafú' en ‘La fe de Cuto’: El día que le sacó el matamosca a Waldir Sáenz
Santiago Salazar ‘Cafú' en ‘La fe de Cuto’: El día que le sacó el matamosca a Waldir Sáenz

' en ‘’. Mi gente, Aquí reportándose como todas las semanas para presentarles una nueva e interesantes entrevista en la que conoceremos la historia del exdefensa Santiago Salazar y como una lesión en la cadera no fue impedimento para que destaque en el balompié nacional e internacional.

LEE MÁS: Cuto visita a Markarián: “El mago que me hizo debutar de delantero” | VIDEO

En esta edición, el popular ‘Cafú’ nos habla del origen de su ‘chapa’, sus inicios en el Boys, sus anécdotas con Sampaoli y mucho más ‘aguadito’ como Lo cuenta todo.

LOS INICIOS DE CAFÚ

¿Cómo fue tu inicio en el fútbol?

Se me complicó el tema, lo mío es algo atípico. A los quince años, ya casi por cumplir dieciséis, tuve una fractura en la cadera jugando fútbol y eso me quitó la posibilidad de jugar durante tres años.

¿Tres años?

Por eso digo que fue complicado. Yo había jugado en el Internacional de San Borja, jugaba para las divisiones menores, nos subieron a Erick Torres, al ‘Charapa’ y a mí.

¿Dónde te lesionas?

Jugando en el barrio me fracturo la cadera. No me podía parar, no comprendía porque no me podía levantarme y decía qué raro, me tuvieron que ayudar.

Debe haber sido muy difícil.

Fue en la etapa de mi desarrollo. Como no podía jugar postulé a la universidad para no perder el tiempo e ingresé a en la Villarreal.

¿En qué momento vuelves al fútbol?

En el segundo para el tercer año ya me dicen para pasar una prueba en Boys, yo ya estaba más armadito físicamente.

¿Cómo se dio ese momento?

Me había preparado solo físicamente, en el tema técnico estaba por debajo, pero lo aprendí después, me fui a probar con Miguel Ángel Arrué que era el técnico de Boys, pero gracias al profesor ‘Cachetada’ Solís.

Santiago Salazar ‘Cafú' en ‘La fe de Cuto’: El día que le sacó el matamosca a Waldir Sáenz (Foto Alan Ramírez)
Santiago Salazar ‘Cafú' en ‘La fe de Cuto’: El día que le sacó el matamosca a Waldir Sáenz (Foto Alan Ramírez)

Cachetada Solís, el papá del periodista.

Le tengo un agradecimiento de verdad, mucha consideración porque cuando llegué a Boys no tenía la posibilidad de jugar en menores por la edad, tenía dieciocho para diecinueve años, me había pasado la edad por la lesión, y él aun así me tuvo en los entrenamientos. Después, practicamos juntos, se quedaba y practicamos un poco más la parte técnica y el tema de coordinación (...) el profesor Solís me decía: ‘Desde hoy ya no vas a ser marcador, vas a ser back’. Qué aburrido, le digo. Me dice: ‘Pero tú tienes todo, un líder, tú eres back’ (....) confío en el profe, jugué. El profesor Arrué me dijo: ’De qué juegas, de back’. El primer día estaba en el equipo ‘z’, creo, porque había como 30 equipos; y jugué bien y al segundo día de la prueba ya estaba en el equipo ‘b’ jugando contra el equipo profesional donde estaba Juan Carlos Bazalar, Rogger Serrano, Jacinto Rodríguez, ‘Tata’ Reyes.

¿A los cuántos años debutas?

A los 19 para 20 casi, yo pude haber debutado mucho antes, pero estuve lesionado.

¿Quién te puso ‘Cafú’?

Un amigo, el ‘Cholo’ Camargo. Cuando jugábamos con el profesor ‘Cachetada’ Solís, con los juveniles, el ‘Cholo’ Camargo me ve, me fue a marcar y yo salía jugando, hacia sombreros y me dice: “Tú juegas igual a ‘Cafú’, igualito”, y al otro día toda la gente, el profesor me decían ‘Cafú' y me quedé con esa chapa.

SU PASO POR EL FÚTBOL PERUANO

Debutas en el Boys y fuiste el jugador más buscado por todos los equipos grandes de Perú.

Para mí era un orgullo, un honor que venga el ‘Gordo’ Gonzales, que en paz descanse. Iba a la casa el señor Otto Carrasco, iban a la casa a conversar con mis papás, iba a conversar la gente de Cristal, el Pepe Vergara, iba conversar la gente de Alianza Lima, todo el 97′ estuvieron así. Al final me fui a Cristal porque fueron los primeros que se fijaron en mí.

Fue una buena decisión.

No me arrepiento porque tuve muy buenos amigos y también porque me fue relativamente bien en Cristal, de ahí me fui a Europa, después a Turquía, pero en esos años sí, con la ayuda de mis compañeros, mostré buen nivel en el 97 y 98. Salí elegido como uno de los mejores jugadores, el mejor del año 98 con Miguel ‘Conejo’ Rebosio, los dos nos veíamos en la selección, yo ya estaba en la selección de mayores.

Santiago Salazar ‘Cafú' en ‘La fe de Cuto’: El día que le sacó el matamosca a Waldir Sáenz
Santiago Salazar ‘Cafú' en ‘La fe de Cuto’: El día que le sacó el matamosca a Waldir Sáenz

En esa etapa, en el Boys y en el Cristal, ¿el delantero más complicado que te tocó enfrentar?

En Boys y en el Cristal, te soy honesto, hay uno que no le dan mucho crédito, pero jugaba muy bien y que a mí me gustaba, tenía muchos duelos con ‘Cachete’ Zúñiga.

Pero hay uno que te hacía la vida imposible.

Ya sé por dónde vas. Jajaja

¿Cómo se llama?

El señor Roberto Farfán. Él jugaba con toperoles altos. Yo que soy defensa yo no quería.

¡Qué tales duelos!

Un día lo fui a buscar hasta su casa, en la Curva del Diablo, pero me dijeron que no estaba, se había ido a una fiesta. No salió.

En el año 98, usted la rompe jugando por la selección peruana contra Holanda.

Un partidazo, a mí me había ido muy bien y salía como el mejor jugador de la cancha. Estaba súper contento, la gente felicitaba. Voy a ser sincero, para mí fue un privilegio enfrentar a grandes jugadores.

La selección de Holanda la conformaban grandes jugadores.

La mayoría jugaban en Barcelona en Arsenal que quizás debieron ser campeones mundiales. Jugadores top como Edwin Van Der Sar, los hermanos Frank y Ronald de Boer, Phillip Cocu, Edgar Davids, Dennis Bergkamp, Marc Overmars y Patrick Kluibert entre otros.

¿Alguna anécdota?

Al final del partido, en un gesto muy humilde de su parte, Bergkamp me felicitó e intercambiamos camisetas. Y un detalle que lo recuerdo siempre, nos vemos pronto me dice.

¿Qué sucedió después?

Después de unos años me voy a jugar a Emiratos Árabes a Catar, antes de llegar a Alianza Lima, y juego con ellos, con Frank y con Ronald, en el mismo equipo.

Qué lindo.

Ronald es el más gracioso, me dice: ‘Mira, jugamos contra Perú pero no me acuerdo del resultado, hace mucho tiempo no me acuerdo del resultado’, yo le digo ‘tampoco me acuerdo del score, pero si me acuerdo que me tomé un café con ustedes’. Jajaja.

Jorge Sampaoli dirigió a Sport Boys en el año 2003. Foto: El Bocón.
Jorge Sampaoli dirigió a Sport Boys en el año 2003. Foto: El Bocón.

ANÉCDOTAS CON JORGE SAMPAOLI

En algún momento de tu carrera te dirige Jorge Sampaoli.

En ese tiempo no era nada Jorge Sampaoli, estaba empezando como entrenador, pero confiamos en el trabajo de él. Yo regresé de Turquía. Y realizamos un campañón en el año 2003, fue excelente.

Para Sampaoli fue su despegue.

Fue el trampolín para él, le sirvió para hacer muchísimas otras cosas.

Cuéntame esa faceta de las artes marciales.

He practicado muchos deportes de artes marciales. Siempre me ha gustado.

LEE MÁS: Julio César Uribe en La Fe de Cuto: cuando conoció a Pablo Escobar, ¡hasta tuvo regalito!

¿Qué disciplinas?

He practicado taekwondo, box también. De todo un poquito. Lo hago para momentos de alguna eventualidad, no estamos exentos de algún impase y cuando el diálogo se agota uno puede hacer respetar.

En diciembre del 2000, Waldir Sáenz sufrió un accidente automovilístico. Resultó ileso, pero positivo en la prueba etílica.
En diciembre del 2000, Waldir Sáenz sufrió un accidente automovilístico. Resultó ileso, pero positivo en la prueba etílica.

SU ‘MECHA’ CON WALDIR SÁENZ

¿Qué pasó con el goleador histórico Waldir Sáenz?

No me gusta hablar del tema, te soy sincero, porque él ya tiene familia y nosotros estamos en otra etapa de nuestra vida.

Háblalo en clave.

Lo increpé porque él hablaba mal de Juan Flores y de mi persona. Le di la oportunidad de hablar bien, pero él no lo hizo, pero bueno fuimos afuera del local y bueno tuve la suerte ahí que se resbaló y se cayó y el tema quedó ahí.

¿Qué le agradeces a la vida?

A Dios por permitirme cumplir mi sueño que ha sido ser futbolista profesional y cumplir el sueño también de casarme con mi esposa Sonia y estar con ella hasta viejitos que siempre decíamos eso hasta viejitos vamos a estar y se está cumpliendo.

En algún momento pasaste un momento difícil.

Le doy gracias a Dios por darme tiempo a reaccionar y retomar mi relación. En algún momento tomé una mala decisión o estuve confundido, pero estoy feliz con mi esposa y mis hijos, mi familia.

Después del fútbol es duro asumir ese momento.

Es otra etapa en la vida, es diferente tú vives en una burbuja, trabajas dos horas al día en lo que a ti te encanta, te ves con tus amigos en la sobremesa todos los días.

Duermes tu siesta.

Duermes tu siesta tranquilo, firmas autógrafos con todo el mundo, todo el mundo te pide fotos, viajas, conoces todo el mundo, te vas a otros países, eres imagen de marcas, las marcas vienen, te buscan, es totalmente distinto a otro trabajo.

Te ven guapo.

Y te ven más bonito, imagínate, pero así pasa.

Cafú, ¿cuéntanos una anécdota en Boys?

Lo conversábamos hace un rato de Jorge Sampaoli en el 2003 sobre un partido contra Universitario que lo ganamos y que es celebrado por los hinchas de Boys todos los 7 de junio. Le volteamos el partido a la ‘U’ en los minutos finales. Fue un 4-3, impresionante. Lo curioso es que a Sampaoli no lo dejaban ingresar al campo, lo vimos que le decía al policía: “Jefe, jefe, jefe yo soy el entrenador de Boys”. No lo conocían y después hemos tenido que nosotros ir a hablar para que le abran la puerta para que pase el entrenador. Nos matamos de risa.

Otro momento.

Fue en el cumpleaños de Jorge Sampaoli. He tenido la posibilidad de estar con diferentes técnicos del mundo, pero nunca había visto que al entrenador le celebren el cumpleaños y le tiren la torta en su cabeza. Y eso no es todo.

¿Cómo lo hicieron?

Entre todos, le tiramos la torta en la cara. Pero eso no es todo. Luego vino más.

¿Qué más?

Lo agarraron de unos de una pierna izquierda, otros de la pierna derecha, otros de los brazos al estilo Túpac Amaru y lo aventaron a la piscina y con zapatillas y billetera. No te imaginas lo que fue.

TE PUEDE INTERESAR