Mr. Chipi cierra el año con una historia de las divisiones menores de la selección peruana. Foto: Archivo.
Mr. Chipi cierra el año con una historia de las divisiones menores de la selección peruana. Foto: Archivo.

Hoy que cerramos el año, queremos recordar una historia del que pinta de cuerpo entero de la viveza de los más chicos de nuestra pelotita. Algunos de este grupo se quedaron en el camino, otros trascendieron en la y varios están disputando las

TE VA A INTERESAR | André Carrillo y el día que un compañero de la selección lo encaró por ‘Pecho frío’

Las fiestas de fin de año están marcadas con rojo en el calendario de los futbolistas. Casi siempre por esas fechas todos están de vacaciones y aprovechan para despedir la temporada a lo grande. Ahora bien, ¿qué pasa cuando estas celebraciones encuentran a los deportistas concentrados o preparando la participación en un torneo importante? Ahí cambian las cosas.

Los directores técnicos no creen en nadie y por lo general ‘guardan’ a los muchachos. Hace unos años, una selección juvenil se preparaba para competir en un sudamericano de la categoría en el extranjero. El técnico, que era extranjero, venía trabajando varias semanas con el grupo y, como sabía que tenía muchas opciones de ir al mundial, pidió a sus pupilos un esfuerzo más y les pidió concentrar en navidades y en noche vieja.

MIRA: Jefferson Farfán sufre por la muerte de su querida abuela paterna

El DT era consciente de que en su plantel había algunas ‘joyas’. Es por ello que no quería que todo el entrenamiento se pierda en dos noches de festejos. Los chicos pusieron el grito en el cielo y le hicieron ver a su ‘profe’ que no era necesario porque nadie se iba a exceder en las celebraciones y se iban a cuidar. ¿Y qué pasó en ese ‘tira y afloje?

Al final los muchachos convencieron al técnico, pero este les dijo que la última palabra la iba a tener el Presidente de la Federación. Cuando el profesor se reunió con el directivo y le comentó lo que pasaba, inmediatamente el ‘jefe’ le hizo ver que lo mejor sería concentrar a los chicos porque no quería arriesgarse y menos que se repitiera un accidente como el que tuvo un crack y que acabó con su vida.

“Ni se le ocurra darles libre, los muchachos concentran, no se hable más” sentenció el dirigente. Cuando el DT le contó a sus pupilos lo que había decidido el jefe, el grupo se molestó y le pidió al técnico una reunión con el presidente para hacerle ver su punto de vista.

Finalmente se dio el encuentro entre los capitanes del equipo con el ‘bravo’ y el entrenador. Acordaron que tendrían libre las noches del 24 y 31, pero al día siguiente entrenaban a las ocho de la mañana. Y no solo eso, sino que pasarían por previas pruebas de control de alcohol en la sangre.

Los muchachos se quedaron contentos con la decisión y se la transmitieron al resto de sus compañeros. “Ya saben chicos, si toman algo que sea suave porque nos harán pruebas y nos pueden jo…”, dijo uno de los líderes del plantel.

Al día siguiente de la Navidad no hubo problemas, algunos llegaron con mala cara pero nada fuera de lo normal y así lo demostraron los análisis. Otra historia fue para el 1 de enero.

MIRA: André Carrillo y el día que un compañero de la selección lo encaró por ‘Pecho frío’

Los más palomillas del grupo, entre los que estaba un muchacho, que por estos días no tiene equipo y parece que dejará el fútbol, planearon una estrategia que a nadie se le había ocurrido. Los chicos se enteraron del nombre del laboratorio que les iba a sacar la sangre el primer día del año y ‘fueron al arreglo’ para que cuando entreguen los resultados todos salgan limpios.

Eso sí, “pagaron capricho”. Como eran varios y alguno ya ganaba bien, no lo sintieron. El 1 de enero los futbolistas fueron llegando a las prácticas y algunos tenían un olor que no era de colonia ni nada parecido. El técnico miraba molesto y el presidente de la federación le decía al oído, " te dije, había que concentrarlos. Varios han tomado mucho anoche, hazlos correr para que boten todo” .

Los futbolistas pasaron las pruebas y entrenaron muy bien para sorpresa de su profesor y el directivo. Al día siguiente cuando llegaron los resultados de los exámenes, el presidente, que estaba listo para gritar al profe, se encontró con una sorpresa: todos los chicos habían dado negativo a las pruebas de consumo de alcohol.

Cuando se cruzaron con el ‘bravo’, los palomillas lo saludaron y le desearon un feliz año y le comentaron: " Jefe, tiene que creer un poco más en nosotros, somos buenos muchachos”. Finalmente el seleccionado no pudo clasificar al mundial, se quedó cerca, pero varios de ese grupo llegaron años después a Rusia 2018 y alguno puede ir a Qatar 2022.

TE VA A INTERESAR