Willy Laya, director técnico de menores y de innumerables equipos en la Copa Perú.
Willy Laya, director técnico de menores y de innumerables equipos en la Copa Perú.

Historias de . Para conversar del campeonato más largo e inclusivo del país, debemos charlar con un hombre que conozca del tema. El profesor Willy Laya tiene una vida dedicada a entrenar clubes de liga amateur, pero también ha sido asistente en los primeros equipos de y , además de ser egresado de la Universidad Mayor de San Marcos. Una profesión llena de anécdotas, que hoy se cuentan con una sonrisa en los labios, pero en su momento, provocaron temor hasta de perder la vida misma.

MIRA: Carlos Laura: ‘En un penal, lo ‘trabajé’ a Fano y me respondió: calla payaso’

Willy, ¿cuál es la cancha qué más ardía por el calor?

Dirigí 3 veces a Torino de Talara en Copa Perú y por la alta temperatura, que pasa los 30 grados, juegas al mediodía.

¿‘Matabas’ a los rivales?

Encima, la cancha es mala, hay partes que tienen pasto y otras, cascajo.

LA COPA PERÚ EN ILAVE, EL FRÍO MÁS VIOLENTO DEL PAÍS

Cuéntame de otra así de difícil...

Dirigiendo al Ugarte de Puno nos tocó ir a Ilave.

¿Qué tan complicado era el lugar?

Allí hacía más, mucho más frío. Cuando nos trasladábamos para el partido, por la helada que se vivía, en la ruta veíamos regados los animalitos muertos.

¿Con qué se encontraron?

El campo era de cascajo, ganamos 2:0 y cuando acabó el partido, la Policía nos rodeó.

¿Por qué?

El oficial a cargo nos dijo: ‘Quédense en el centro de la cancha’. Y vimos en el pasadizo que nos llevaba al vestuario, unas señoras con polleras, que nos esperaban con un cinturón grueso de cuero en la mano. Querían golpearnos.

¿A qué hora salieron del estadio?

Casi dos horas después.

COPA PERÚ Y LAS AMENAZAS DE MUERTE

¿La cancha más extraña?

La de Abancay. Fuimos con el Venus de Huacho. El pasto estaba bien crecido, los pies se hundían. Nos golearon 3:0. Menos mal que de regreso, ganamos 4:0 y los eliminamos.

Así no se puede jugar

Y atrás de los arcos, había ovejas pasteando.

¿El lugar donde te amenazaron de muerte?

Con Chavelines fuimos a jugar a Bellavista, en Trujillo. Zona picante.

¿Qué ocurrió?

Pego mi papelógrafo en la pared del camarín para dar mi charla técnica y salgo un momento.

Continúa...

Estoy regresando, cuando veo que un hombre lleno de alhajas, le está hablando a mis jugadores.

Eso ya estaba raro...

Me apuro y dos tipos que parecían del ‘911′ me paran y me prohíben ingresar.

Willy Laya, cuando dirigió al Unión Huaral.
Willy Laya, cuando dirigió al Unión Huaral.

¿Qué estaba pasando?

Escuche que el hombre decía a los muchachos, algo así como: ‘Si ganan, no van a poder salir de la ciudad’.

¿Cómo siguió la historia?

El hombre se fue con sus guardaespaldas’ y yo hablé con los chicos y me dijeron que le advirtió a uno del equipo, que era trujillano: ‘Conozco tu familia’.

¿Cómo reaccionaste?

Les dije que ya habíamos ganado de locales, así que empatemos nomás, porque igual clasificamos. Todos sonrieron.

LEE:

COPA PERÚ Y LAS AMENAZAS A LOS ÁRBITROS

¿Amenazan a los árbitros?

Un domingo, cuando dirigía a UTC, fuimos a Cajabamba. Íbamos ganando 1:0 y nos empatan con un gol con la mano. El jugador parecía ‘matadora’ de vóley y el juez lo da por válido.

¿Qué más?

El arquero de nosotros hace un saque de meta, llega como pase al delantero y marca el gol. Pero el referí lo anula, señalando que es offside.

¡Pero eso es imposible, si tu arquero había sacado! ¿Reclamaste?

Al final del partido, me fui al centro del campo y se lo dije.

¿Qué respondió?

Si ustedes ganaban, nos mataban.

¿Otra de esas?

En Tumbes un juez recibió un tacle de un hincha, me acerqué a decirle que suspenda el partido y me respondió: ‘Hago eso y nadie sale vivo’.

Háblame de tu asistente ‘Kanko’ Rodríguez

Lo tuve cuando me tocó conducir al Binacional y nos fuimos a vivir a ‘Desaguadero’. Un frío increíble y mi compadre fuma todo el día.

¿Y cómo hacías?

Una noche le dije: ‘Abre las ventanas para que se vaya el humo’, me hizo caso y el frío entraba con un sonido espantoso y era imposible soportarlo.

¿Cuál fue tu reacción?

Solo comenté: ‘Cierra, prefiero soportar el humo del cigarro, que la helada’.

WILLY LAYA Y ALIANZA LIMA

¿Dónde das tus primeros pasos de técnico?

Empecé en Alianza con el ‘Cholo’ Castillo. Fueron casi 8 o 9 años eligiendo jugadores, aprendiendo de él.

¿Jugaste al fútbol?

Soy de la promoción de los finados del Fokker, pero no destacaba y por eso el profesor me dijo que estudie y postulé a la escuela de Educación física de la Universidad San Marcos e ingresé.

¿Tu primera experiencia en la Primera división?

Con José Carlos Amaral en Alianza Lima.

¿Un recuerdo con él?

Me encargaba, entre otras cosas, que mida el peso de los jugadores y en ese quipo estaba César Cueto.

¿Cumplías?

Sí, pero el ‘Poeta’ solo pasaba por mi lado y me decía: ‘Hola ‘chochera’, tengo 70′ y yo lo escribía. Cómo iba a decirle a un ídolo como él, qué se suba a la balanza si no quería.

¿Y qué ocurrió después?

El técnico se dio cuenta y me dijo: ‘Usted es muy hincha’.

EL LIBRO FIRMADO POR FIDEL CASTRO

También estuviste con Miguel Company

Con él llegamos al Sport Boys y como estaba con un problema de salud, viajaba constantemente a Cuba para tratarse y me quedaba a cargo del equipo y eso me ayudó mucho en mi aprendizaje.

¿Un gran recuerdo con él?

Varios, pero un día me regaló un libro: ‘La Victoria estratégica de Fidel Castro’, autografiado por el mismo comandante.

Cuenta esa historia por favor

Como es conocido allá, por haber dirigido la selección cubana de fútbol, llegó al aeropuerto y el edecán del entonces presidente cubano, le hizo la entrega del libro.

¿Te lo regaló?

No. Él le pidió otro y le aclaró: ‘Es para mi asistente, que también apoyaba la revolución’ y le dio, con la misma firma del autor.

Qué tengas un gran 2022 y que fluya el trabajo y vengan más anécdotas.

Un saludo a los lectores del ‘Trome’ y a seguir cuidándonos.

TE PUEDE INTERESAR