Vitito Reyes cuenta una nueva historia en sus Expedientes Secretos V (Composicón: GEC)
Vitito Reyes cuenta una nueva historia en sus Expedientes Secretos V (Composicón: GEC)

Hola, soy Víctor Reyes, ‘Vitito’, para todo el mundo. Nunca fui goleador en mi vida profesional, en el fútbol peruano. Eso sí, cuando anoté en la ‘selva de cemento’ me sacaron en andas. Historias, me sobran. Cuando calentaba la pólvora, ‘mojaba’ más que y Gianluca Lapadula juntos. La historia de hoy en los ocurrió cuando jugué en

MIRA: Memorias de ‘Vitito’ Reyes: Dejé todo por ella y me compartió con su hermana

TRAVESURAS A BORDO

El auto lo compré cuando llegué al Deportivo Municipal en 1997. Un dirigente trabajaba de gerente en el desaparecido Banco de Lima y me lo sacó a crédito en 50 mil armadas. Debajo de los asientos estaban mis zapatos, zapatillas, sandalias y medio ropero. En la guantera, tenía ‘caleta’ mi desodorante, cepillo de dientes, champú y jabón. Allí me llegaban hasta los recibos de agua y luz. Menos mal que no existían los Smartphones ni Internet, porque también me hubiera endeudado.

Ese año, comí ‘caviar’ y bastante ‘salchichapa de a luca’. Un miércoles, después de entrenar en el Parque Zonal ‘Huayna Cápac’, en San Juan de Miraflores, me duché y salí al estacionamiento, donde me encontré con una ‘batería’ brava. Apunten: La ‘Manzanita’, el ‘Loco’ que lo ampayaron haciendo el trencito y ‘Machi’. Decidimos ir a comer un buen cebiche con sus respectivas ‘chelitas’. Nos siguieron algunos juveniles con grandes condiciones, pero que después nunca trascendieron por seguirnos a todos lados.

Arrancamos cerca del mediodía, todos ‘bomberos’ titulados y con postgrado. A las 3 de la tarde, ‘Machi’ me pide que llame a un ‘personal’ con energía ‘positiva’. Revisé la agenda y timbré a la ‘Licuadora’: Hola, estoy con una mancha en las ‘Conchas negras’ de Chorrillos. Vente con unas amiguitas de avanzada”.

Auto de 1997 de color rojo fue caracteristico del volante por ser su 'depa' (Foto: @autonet)
Auto de 1997 de color rojo fue caracteristico del volante por ser su 'depa' (Foto: @autonet)

Media hora después, ya estaban sentaditas en nuestra mesa. Cada uno le puso la puntería a su ‘pescado’. De pronto, nos avisaron que se había armado un tonazo por la zona. Dimos con el sitio y parecía la ‘Videna’. Carrazos de gente de la pelotita y un montón de ‘actrices’. Las que eran protagonistas y también las de reparto. Pero por una rebelde, se armó un escándalo. El ‘Loco’ la siguió hasta el baño. Le quería ganar de guerra. Yo ya estaba ‘movidazo’ y a la vedette de esa época la veía como ‘Miss Perú’.

‘LICUADORA’ ME ROMPIÓ LA LLANTA

Me aseguré y cerca de las 3 de la madrugada, con algunas cajas de chelas encima, la ‘secuestré’. Me la llevé a la cuadra 13 del jirón Sáenz Peña, en la Vicky. En la puerta de la casa de mi prima Antuané seguimos liquidando, pero nos ganó el sueño. La subí a mi bólido con las lunas polarizadas arriba. Prendí el ‘aparato’ y puse hasta cinco velocidades a la ‘Licuadora’, que terminó fundida.

Luego, fue hora de dejarla en casita. Agarré la avenida Canadá y, a cinco cuadras de su hogar, se me reventó la llanta y no tenía la de repuesto. Caballero, seguí despacio y destrozando el aro. Nos despedimos y me mandó a un llantero que trabajaba a 10 cuadras. Le pedí al hombre que me la parchara. Tuve que empeñar mi ‘gata’ y carné de jugador como garantía, porque no tenía un mango. Solucioné el impasse y embalé hasta el ‘Huayna Cápac’. Me fui al fondo del estacionamiento y me eché a descansar.

FUI EL PRIMERO EN LLEGAR A ENTRENAR

Desperté, cuando el día ya estaba claro, mucho antes de que aparezcan los muchachos, me cambié al toque. Hasta me puse short y zapatillas. El DT Ramón Quiroga reunió al plantel y se mandó un mensaje motivador: Miren el buen ejemplo que es ‘Vitito’, un jugador de experiencia que llega más temprano que todos a entrenar, como si estuviera buscando una oportunidad”.

MIRA: ‘Vitito’ Reyes escribe: Cuando hice el amor en la cancha de Matute

Me quedé mudo, una vez más le había sacado la vuelta al fútbol. Han pasado 25 años, mi técnico sigue de comentarista en cable, ‘Machi’ sigue contando de cómo sufría por su peso, al ‘Loco’ le perdí el rastro y la ‘Manzanita’ está plantado. Mi querido Mazda rojo ahora luce sin pintura, oxidada y casi desmantelado en una calle de Canto Grande, y la ‘Licuadora’ pues... solo la prendo para hacerme mi juguito. Nos vemos el próximo jueves…

MÁS HISTORIAS DE FUTBOLISTAS