'Vitito' Reyes recuerda una mala experiencia que le tocó vivir en Iquitos.
'Vitito' Reyes recuerda una mala experiencia que le tocó vivir en Iquitos.

Hola, soy Víctor Reyes, ‘Vitito’ para todo el mundo. Nunca fui goleador en mi carrera profesional, en el fútbol peruano. Eso sí, cuando anoté en la ‘selva de cemento’ me sacaron en andas. Historias, me sobran. Cuando calentaba la pólvora, ‘mojaba’ más que y juntos. La historia de hoy en los ocurrió cuando fui al CNI de Iquitos en busca de una oportunidad.

MIRA TAMBIÉN : Expedientes Secretos V: “El día que Miguel Company correteó al ‘Loco’ Quiroga.

Hace unos días, en mi TV OLED que parece cine, me puse a ver Netflix y me enganché viendo a una chata piernona. Pregunté a la dama que me acompañaba cómo se llamaba la serie. “Es ‘La reina del sur’ y ella es Kate del Castillo, que hace el papel de la narcotraficante Teresa Mendoza”, me respondió. Me quedé pegado, colgado, embobado. Después de ver un par de episodios, mi mente retrocedió a unos 35 años y recordé algunos capítulos de mi propio cortometraje que se ‘rodó’ en Iquitos.

La ‘Teresa Mendoza’ de Iquitos

En 1987, antes del accidente del Fokker, Alianza Lima tenía a toda su gran generación de ‘Potrillos’. Yo no escuchaba consejos y no tuve espacio en el plantel. Me prestaron al CNI. Pero para mí no fue un castigo, sino un premio. Hasta que me curaron. En la calurosa selva paraba de parranda. Tenía 20 años y era desbandado, lo admito. En cada fiesta salía con una amiguita distinta. Me disfrutaban una noche y no más. A mí me encantaba la variedad. Hasta que un domingo por la tarde, después de empatar 1-1 con Universitario, salí a caminar por el centro de Iquitos. La cumbia de ‘Los Mirlos’ sonaba fuerte en varios rincones hasta que me detuve en una cancha de fulbito que habían toldeado.

Personaje de Kate del Castillo en La Reina del Sur estuvo inspirado en poémica historia (Foto: Getty Images)
Personaje de Kate del Castillo en La Reina del Sur estuvo inspirado en poémica historia (Foto: Getty Images)

Mi sexto sentido se activó de manera instintiva. Me dijo: ¡quédate! Así que compré una cervecita helada y empecé a marcar al personal. De pronto, pude divisar a una chatita con sandalias rosadas, polo escotado y con unos muslos inflados, misma ‘Teresa Mendoza’. Me enfermó. Dudé, pero avancé. Ella me vio llegar y antes que le dirija la palabra, me saludó: “Hola, Víctor Reyes”. Me regaló una sonrisa y agregó: “Te veo siempre en el estadio y también en el vacilón”. Quiso sacarme a bailar y me negué, porque soy sordo. Se colgó de mi cuello y como una bebita me rogó: “Ya, pues, vamos ¿sí?”.


Me comí el tangazo de ‘La Comerciante’

Ignoré a los ‘zapatos rotos’ y la besé en público. En ese tiempo no había Smartphones ni ‘ampays’. Tomó mi mano y se la presentó a todo su cuerpo. Recién a las 2 de la mañana nos fuimos, sacábamos nuestra Libreta Electoral de tres cuerpos que había en esos tiempos para dejarlas en la recepción del hotel. Ella pidió dos cervezas a la habitación y me aclaró: “En la intimidad no me reprimo de nada”. No me dejó dormir hasta las 7 de la mañana. Terminé peor que si hubiera entrenado. Ella toda fresh se marchó corriendo, porque se olvidó de su moto en la cuadra donde había sido la rumba. “Tú no salgas hasta después de media hora”. Y se marchó.

A los dos días, se apareció en el entrenamiento. Subí a su moto y otra vez a un nidito de ‘tres estrellas’. En el cuarto, después del ‘faenón’, me confesó que llevaba ropa a Brasil y manejaba su dinero. Yo me comí el tangazo. Cada encuentro era más fogoso que el otro. Me ilusioné, la buscaba desesperadamente, cuando entrenaba solo pensaba en volver a verla. Me estaba obsesionando.

TE VA A INTERESAR: Ricardo Gareca arma ‘mudanza’ rumbo a Argentina y se lleva hasta perro [VIDEO]
Reina del Sur era experta con las armas como la acompañante de Vitito  (Foto: @univisión)
Reina del Sur era experta con las armas como la acompañante de Vitito (Foto: @univisión)

Me apuntaron con un arma

Una madrugada después de habernos dado cariñitos en mi lecho, me levanté para ir al baño y me entró el bichito de revisar su mochila. Adentro, había una pistola cargada. La desperté para que me dé explicaciones. Se paró y sin inmutarse prendió un cigarro. “Yo paso droga a Brasil y mi marido vive en la frontera, tiene su laboratorio. Debería matarte por saber la verdad…”, dijo y me apuntó con su arma. Me dio la muda, me puse blanco. Ella se mató de risa: “Mañana, salgo llevando una merca. La cosa se ha complicado, porque otra gente quiere tomar el control. Desapareceré un par de semanas”. No me dio más explicaciones. Tampoco se las pedí. Me quedé palteadazo.

Pasó casi mes y medio y llamó al sitio donde me hospedaba: “Así te pongan un ‘fierro’ en la boca para que digas que hemos sido amantes, niega todo. Mi marido ya se enteró que me he acostado con un zambo, pero no sabe que es futbolista. Si averigua que fuiste tú, te mata”. Quedé helado, quería que me tragara la tierra. Yo soy manco de mancos para las balas.

La Reina del Sur ahora se ha veto la serie favorita de nuestr columnista (Foto: @telemundo)
La Reina del Sur ahora se ha veto la serie favorita de nuestr columnista (Foto: @telemundo)

Viví con delirio de persecusión

Desde ese momento, todos los carros con lunas polarizadas que pasaban por mi lado me daban pánico. Tenía delirio de persecución. Soñaba que me mataban. Gracias a Dios, a las dos semanas, acabó el campeonato. Se acabó mi contrato con CNI y tomé el primer vuelo a Lima. Volví a Alianza. Ya había pasado lo del Fokker. Estaba recontra bajoneado. Un día, cuando salía del primer entrenamiento de pretemporada en Matute, un ‘pata’ bajó de su moto y me dio un encargo: “Dice mi patrona que la llames a este número”. Y se fue sin decirme más.

Timbré al fijo y era ella. Me contó que su ‘bravo’ la abandonó por una mocosa, pero que había hecho un billetazo y nos podíamos ir al extranjero a rehacer nuestras vidas. Palteado y con calidad le contesté: “Soy sano, no soy para ti” y colgué. Por un tiempo estuve con pastillas para los nervios. Hoy, mi cuerpo estaría flotando en el mar o tirado en un cuarto en medio de un charco de sangre. Hasta quizá con una carta de despedida para despistar.

MIRA: Expedientes Secretos V: “Partidor histórico robó bailarina a ‘Machi’ Pinillos”

Por eso, cuando conozcas o te presenten a alguna flaca, no te emociones, pregunta, indaga y apóyate en la tecnología. ‘Googleala’ y chequéala por Facebook, Instagram, hasta por TikTok. Las infieles, por darse su gustito, no les importa dejar huellas. A mujer ajena ni se le mira, y menos si es de ‘nacho’. Yo viví para contarla, quizá tú no. Nos vemos el próximo jueves…

MÁS NOTICIAS E HISTORIAS DE FUTBOLISTAS