El 'Ídolo del bolero' revela anécdotas imperdibles y sus aventuras en la selva (Foto: Allengino Quintana)
El 'Ídolo del bolero' revela anécdotas imperdibles y sus aventuras en la selva (Foto: Allengino Quintana)

En la avenida Colonial, antes de llegar al cementerio ‘Baquíjano’, un grupo de carros de los años 50 parecen proteger la casa donde vive un hombre de voz eterna. En ese edificio de 4 pisos vive , una de las voces más importantes de ese bolero que desgarra, pero a la vez provoca cantar a viva voz y sacar todo lo que se lleva dentro. Tiene 76 años, ha vivido mucho, los tiempos no son los mejores, pero él sigue aferrado a su arte. Amigo de y , tiene anécdotas imperdibles con ambos futbolistas de la selección peruana.

MIRA: ‘Tío Ronco’: ‘Con Héctor Lavoe comimos cebiche en el muelle de Chorrillos’

Iván, ¿Estás bien?

Físicamente tengo luxados los hombros.

¿Qué pasó?

Me caí un par de veces por las escaleras.

¿Y económicamente cómo te encuentras?

Andamos complicados. He estado viviendo de la venta de mis discos.

¿Con ellos solventas tu día a día?

Sí, ayúdenme.

¿Dime los precios?

Ahora tengo 800 y cuestan 20 soles cada uno. Necesito que la gente compre.

¿Estás pidiendo apoyo a tus ‘fans’?

En realidad, a todo el Perú.

¿Y qué pasó con tu teatro?

Abrí, pero hace 3 años empezaron a construir el tren subterraneo y se cortó el acceso vehicular y dicen que van a terminar todo en 4 años más.

Tiene 800 discos originales que los ha puesto a la venta (Foto: Allengino Quintana)
Tiene 800 discos originales que los ha puesto a la venta (Foto: Allengino Quintana)

He visto unos carros antiguos en tu puerta

También están a la venta. Son Chevrolet de los años 50 y espero que le interese a algún coleccionista.

¿La casa también la rematas?

Quiero irme a Lince, Jesús María o por allí y abrir mi teatro.

LEE: Hugo Sotil: “Soy un cholo simple, sé lo que es la pobreza, ¡Cómo no ser sencillo!

¿Crees en Dios?

Si, por sobre todas las cosas.

¿Te ha perdonado todo?

Es muy bueno, me dejó con vida a pesar de mis accidentes.

¿Ya no tomas?

No puedo mentir: un par de cervecitas, pero nada más. Jamás probaría esa maldita droga que me hizo tanto daño.

¿Ganaste mucho dinero?

Y lo mal gasté en mujeres, alcohol y drogas.

Cuando te contrataban, ¿te daban de todo?

Me llevaban a la selva, para cantarle a ‘narcos’.

¿Cómo era el traslado?

En un avión hasta el aeropuerto del departamento, de allí en auto a un pueblito y subíamos en una lancha o bote hasta llegar selva adentro.

¿Ibas con tu orquesta?

Sí y también me acompañaban artistas, vedetes, que después de mi presentación, se quedaban como amigas del capo por unos 15 a 20 días.

¿Cuál fue lo más bravo que te tocó vivir?

Yo cantaba y a 20 metros, unos hombres cuidaban el lugar con fusil en mano.

¿Llegaste a gastar todo lo que ganabas?

En noches de bohemia, todo lo perdía en alcohol, mujer y droga. A veces veía un carro viejo y me echaba a dormir.

¿Tienes una historia con el ‘Cholo’ Sotil?

Un día me presenté en un local de La Victoria. Terminé de cantar y cuando me estaban cambiando en mi camarín, tocaban la puerta insistentemente.

¿Abriste?

Le dije a mi asistente que yo atendería y me encuentro con la figura de un hombre de cabello algo largo y lentes oscuros.

¿Quién era?

Él al verme, me preguntó: ¿Sabes quién soy?

¿Cómo reaccionaste?

Le respondí que me parecía conocido y su respuesta fue: ‘Soy Hugo Sotil, he venido desde España a verte. Vamos a tomar un par de cervezas’.

¿Acepaste la invitación?

Sí y nos quedamos brindando hasta el día siguiente.

¿Tienes otra historia parecida?

Con Roberto Chale.

Cuéntala

La selección peruana viajo a Los Ángeles en Estados Unidos y Chale era el entrenador.

¿Se encontraron?

Una noche antes de jugar, él y los dirigentes ocuparon una mesa de un restaurante del lugar. Era toda la delegación.

¿Llegaste al mismo sitio?

Con un amigo, pero en otra mesa y cuando me vio, dejó a todos y se puso a brindar conmigo.

¿No me digas que se amanecieron?

Cuando lo buscaban y le decían que debía regresar, respondía: ‘Déjenme acá. Seré el entrenador, pero Iván Cruz hay uno solo’.

¿Le cantarás a Papá?

Si, el 17 de junio estaré en Lima 39 Resto Bar de Los Olivos, sábado 18 de junio nos presentamos en el Rosedal de Surco y La estación de Barranco.

Muchas gracias por estas confesiones

Un abrazo a los lectores y ya saben, quien desee colaborar con los discos, que me escriba al 996946968. Muchas gracias.

TE VA A INTERESAR