El boxeador se encuentra en el ojo de la tormenta tras difundirse un video en el que toma el celular de una mujer y lo lanza al piso. Previamente, ella le había dicho “¡habla batedía”. Horas después del altercado, el deportista .

Maicelo justificó el ataque asegurando que mucho antes de que esto ocurriera, la mujer empezó a ofenderlo e insultarlo de diferentes maneras e incluso se burló de su forma de hablar.

“Fumón, pastrulo, piraña. Nadie tiene derecho a insultarme, tampoco a burlarse de mi forma de hablar. Yo le pedí de favor que dejara de insultarme, pero lo hacía con más ganas. Le comenté al organizador del evento, me llevaron a cambiarme, regresé y seguía insultándome”, contó a El Bocón.

El chalaco dijo, incluso, que temía la mujer tuviera entre manos un cuchillo o una pistola.

No solo eso, Jonathan Maicelo se fue en contra de las feministas y pidió que no defendieran a capa y espada a la mujer con la que tuvo el percance.

“No sabía si la señora tenía un cuchillo o pistola, en el toldo, que habían puesto, solo se vio su mano misteriosa. Tumbé su mano. Fue mi reacción. Ella empezó la agresión verbal, me estuvo horas de horas ofendiendo. Ahora serán feministas cuando les conviene, seguro, pero ella me insultó y fue malcriada conmigo”, agregó.

INTERVINO SERENAZGO

Tal y como se puede apreciar en el video compartido en el Facebook de Jonathan Maicelo, fue necesaria la presencia de un miembro del serenazgo de Ate Vitarte para poner calma al asunto.

Como se recuerda, Jonathan Maicelo regresó al ring de box luego de más de tres años. Su último combate profesional fue en diciembre de 2017. El boxeador chalaco enfrentó al chinchano Jairo ‘El Castigador’ Morán, en un encuentro pactado a cuatro asaltos, con motivo del aniversario de la comunidad de Santa Clara, en Ate Vitarte.

Antes de esta exhibición, el pugilista nacional participó en una jornada de vacunación contra el COVID-19 e invitó a toda la población a acudir a los centros de vacunación, porque “solo así podremos noquear al coronavirus”.

TE VA A INTERESAR