Juan Carlos Zubczuck y Andrés 'Balán' Gonzales, ídolos de Universitario de Deportes.
Juan Carlos Zubczuck y Andrés 'Balán' Gonzales, ídolos de Universitario de Deportes.

Recordar es volver a vivir, incluso si en lo que se evoca hubo peligro y vértigo. Una anécdota que nunca olvidarán y Juan Carlos Zubzuck fue la que vivieron en 1991 cuando Iván Brzic llegó a como entrenador y los mandó a ver un partido del compadre al estadio victoriano. La dupla crema la pasó mal en campo ‘enemigo’ y por poco no la cuentan.

TE VA A INTERESAR: ¿Qué es el “Cutismo”? La Real Academia define la fiebre por Luis “Cuto” Guadalupe

Revolucionario. Así quiso ser Iván Brzic cuando llegó al Perú por primera vez a dirigir. El serbio venía de entrenar en la liga española y quería imponer en Universitario un nuevo sistema de trabajo. El DT era exigente con sus pupilos y no dejaba nada al azar. Era de hablar poco, lo suficiente para ser claro en los conceptos. Cuando daba una orden, nadie podía decirle nada.

Algo que no le gustaba nada a ‘Cara de piedra’, como lo bautizaron sus dirigidos, era que los futbolistas no vieran los partidos del campeonato cuando estaban concentrados y menos seguir el fútbol europeo.

MIRA: Leo Rojas y el día que mató a dos gallos en el estadio ‘Lolo’ Fernández

Por eso, un día luego de los entrenamientos, el europeo llamó a su oficina a Juan Carlos Zubzuck y Andrés Gonzales y les preguntó qué iban a hacer por la tarde. Ambos se mostraron sorprendidos por la pregunta y respondieron que nada que estarían en casa. “Juega Alianza en su estadio y el domingo que viene es el clásico, así que vayan a Matute y analicen al rival y mañana me cuentan”, les soltó el entrenador.

‘Balán’ y el Ruso quedaron en salir desde el Lolo Fernández, pero antes el delantero le pidió al portero hablar con los encargados de seguridad del club para que los acompañen. ”Ruso Matute es picante y ahí nos van a jod....todo el rato, mejor vamos con gente”.Zubzuck sonrió y le dijo a su compañero. “Negrito no tengas miedo vas a ir conmigo no te preocupes yo te cuido”.

INSULTOS, BURLAS Y SUDAR FRÍO

El carro del arquero salió rumbo a Matute y ya cuando estaban por entrar al estacionamiento del estadio empezaron las hostilidades. Un grupo de hinchas aliancistas los reconoció y empezaron a insultarlos. El argentino no se quedó atrás y respondió los insultos y amenazó con bajar el auto.

‘Balán’ calmó a su compañero y luego de cuadrar el auto entraron al estadio. Ya dentro de Matute, fueron reconocidos y siguieron los insultos y burlas, pero la custodia policial y el tamaño de los cremas intimidaba y por eso nadie se les acercaba. El juego de Alianza era malo esa tarde y la hinchada empezó a perder los papeles y se le prendió a los merengues.

Las agresiones verbales fueron subiendo de tono y empezaron las amenazas. La situación era cada vez más picante y por eso Andrés le dijo al rubio. " Ruso vámonos antes que acabe el partido que si nos quedamos nos van dar duro”. " No seas mari…, negrito” volvió a responder el Ruso pero en ese momento se les acercaron unos policías y les pidieron que lo mejor era que se retiren porque al final del partido la situación se podía complicar y los acompañaron al auto.

MIRA: Universitario presentó su nueva camiseta en honor al Bicentenario del Perú [FOTOS]

Ya dentro del Mazda 323 del golero argentino, ‘Balán’ le pidió a su compañero que acelere porque podían cruzarse con los hinchas que salían por Isabel la Católica. La operación salida iba bien hasta que el carro de Zubzuck se paró en plena avenida y no arrancaba.

Nos jo…, ruso, hay que rezar para que los hinchas no nos reconozcan cuando pasen” dijo ‘Balán’ . " No pasa nada negrito aquí los espero” señaló el arquero y sacó un palo de escoba que tenía debajo de su asiento. Los hinchas empezaron a salir y nadie se percataba de los cremas hasta que un grupo del ‘Comando Sur’ los identificó y comenzaron los problemas.

Los fanáticos empezaron a mover el carro y a patearlo. " arranca hue…..que nos matan y mételes el carro” gritaba un asustado Andrés. El número uno bajó con su palo en la mano para defenderse, intentó enfrentarse a los aliancistas pero se encontró con más de 30 hinchas y se volvió a meter corriendo dentro del Mazda. La cosa pintaba mal para los cremas.

Sin embargo, de repente el auto encendió y la dupla pudo escapar, no sin antes llevarse varias patadas en las puertas y escupitajos. Ya cuando estaban por la Vía Expresa, el goleador le comentó a su compañero que estaba asustado. “Por suerte la libramos, ruso”. La respuesta del golero fue sorprendente.

Negro, me hubieses dejado pegarles, pero el domingo me vengo en el clásico”. El día del partido, Zubzuck cumplió, fue de los mejores de los cremas que ganaron y cuando pasó por la tribuna sur les grito: “Ahora vengan uno por uno”.

TE PUEDE INTERESAR