Juan Diego Gutiérrez le cuenta a TROME su experiencia en Sololá Fútbol Club de Guatemala y s experiencia en ese país, Dinamarca, Canadá y Bolivia.
Juan Diego Gutiérrez le cuenta a TROME su experiencia en Sololá Fútbol Club de Guatemala y s experiencia en ese país, Dinamarca, Canadá y Bolivia.

Juan Diego Gutiérrez es un mediocampista peruano habilidoso al que el fútbol lo ha llevado a recorrer el mundo. Hoy ya lleva tres partidos con la camiseta de (equipo de la Primera División de Guatemala) y que le cuenta a TROME cómo es la experiencia de jugar en ese país centroamericano. Ojo, el ex ha jugado antes en Suecia, Dinamarca, Canadá y Bolivia. Sí, es una suerte de trotamundos.

TE VA A INTERESAR |Selección peruana: Ricardo Gareca prepara la lista de jugadores convocados

¿Cómo te sientes jugando en Sololá Fútbol Club?

La verdad que bien. Obviamente pasé muchos cambios en todo aspecto. Cambiar de vida a una liga nueva, también hay que adaptarse a un fútbol diferente, compañeros diferentes, estilos diferentes de juego, estadios nuevos y, bueno, vamos bien mejorando.

¿Qué cosa diferente te has encontrado en Guatemala?

El estilo de juego es diferente a lo que estamos acostumbrados en Perú. Las canchas son diferentes a Perú porque en nuestro país hay mayor rigurosidad en cuanto al estado de los campos y eso ayuda a que se desarrolle un mejor espectáculo. Acá está un poco atrasado en ese tema, pero ahí vamos.

¿Cómo está la pandemia del COVID-19 en Guatemala?

La ciudad donde estoy está bastante mejor de lo que estaba Perú cuando me vine para acá. En mi club no ha habido ningún caso y tampoco casos cercanos. Por eso, estamos bien en ese tema.

Juan Diego Gutiérrez es el 10 del Solalá FC de Guatemala.
Juan Diego Gutiérrez es el 10 del Solalá FC de Guatemala.

Ya llevas tres partidos en Solalá, ¿Cómo te has sentido?

Así es. Acabamos de jugar el tercer partido (cayó su equipo 2-1 ante Antigua GFC). Sin duda, todo jugador requiere un tiempo de adaptación para ir conociendo a los rivales, los compañeros para ir sintiéndose cómodo dentro la cancha y agarrando confianza. Por ahí, Sololá Fútbol Club tratamos de ser protagonistas, ya que somos un equipo humilde, debido a que el presupuesto no es alto como el de otros equipos. Sin embargo, estos tres primeros partidos nos ha tocado contra los rivales más exigentes, creo que el equipo ha estado a la altura. Así que eso es importantísimo.

¿Qué te atrajo de ir a jugar al Solalá FC de Guatemela?

Vivir una experiencia diferente, la verdad en Perú no me sentía cómodo, no estaba donde yo quería estar, no hablo por el club. Yo tenía diferentes expectativas este año y no tuve las oportunidades que me hubiera gustado tener. Tuve algunas opciones de afuera y siempre a mí me gusta jugar en el extranjero y conocer nuevos países, nuevas culturas y lo tomo como una nueva oportunidad que me da el fútbol.

Juan Diego Gutiérrez, cuando jugaba en Universitario de Deportes.
Juan Diego Gutiérrez, cuando jugaba en Universitario de Deportes.

¿A qué te refieres con que en Perú no tenías las oportunidades?

No sé si verlo de esa manera, pero me frustró bastante cuando el año pasado tuve algunas opciones para jugar en equipos no grandes, pero importantes e interesantes. Yo estaba muy motivado con el hecho de estar ahí y terminar un año completo con continuidad para que me vaya mejor. Y por diferentes motivos las opciones se cayeron. Entonces, la verdad que en ese momento sentí frustración, incluso pensé no jugar más, no tenía muchas ganas y ahí empecé a evaluar las opciones que iban llegando. Lo de Solalá lo tomé como una oportunidad para volver a disfrutar en la cancha y pasarla bien.

¿Firmaste por Solalá por toda la temporada?

Sí, he firmado por un año.

Ahí en Solalá está otro peruano llamado Julio García, ¿imagino que con él la adaptación es más fácil?

La verdad que tengo una buena relación con él tanto dentro como fuera de la cancha. Es más, me ha ayudado mucho que él venga. Está jugando a gran nivel y así que es muy importante que haya venido. Esperamos abrirle las puertas a más peruanos.

Has jugado en Dinamarca, Suecia, Canadá y Bolivia, ¿qué tal esas experiencias de jugar en esos países?

Todas las he disfrutado y han tenido diferentes cosas para disfrutar. En todas crecí como jugador y persona. Por eso, cuando tuve la chance de venir a Guatemala recordé que las experiencias previas habían sido buenas para mí y eso sin duda me gustó seguir con la idea de tener experiencias afuera.

En un principio de la entrevista, me decías que el fútbol de Guatemala es distinto al peruano, ¿Te refieres que es más combativo?

Sí es bastante combativo, hay bastante fricción por el tema de las canchas que no ayudan mucho para jugar bien al fútbol y ofrecer un buen espectáculo. Se combate mucho y se divide la pelota y se fricciona mucho. Particularmente eso no se me acomoda mucho y hay que adaptarse a ese tipo de situaciones. A veces no es decisión del equipo sino otros factores como la pelota, cancha y el rival.

¿Imagino que te han pegado mucho en los partidos?

Por ahí si, pero no tanto. Pero como te digo se hace muy friccionado por las canchas que no están en su mejor estado.

¿Te gustaría volver a un equipo grande en Perú?

A la edad que tengo, yo estoy abierto a todas las posibilidades, yo no le cierro las puertas a nada. Mañana si tengo que volver a Per, volvería feliz. Y si tengo que quedarme acá e ir a un equipo de mayor jerarquía, también estoy feliz. Si tengo que quedarme en el lugar también. Ya veo el hecho de jugar al fútbol como algo muy lindo y lo tengo que disfrutar sea donde sea y valorarlo.

Y lo importante es que en Solalá FC te están dando continuidad.

Yo siempre lo he dicho, un jugador sin continuidad es un jugador que la pasa mal. A veces es mejor estar en un equipo más chico, donde puedas desarrollarte, a estar en un equipo grande donde no juegue y pelee por tener continuidad. Pero uno tiene que saber en qué situación de su carrera está y priorizar.

“CRITICAN LO QUE NO CONOCEN”

¿Qué le dirías a esa gente que critica a los jugadores peruanos que van a ligas desconocidas?

Tú mismo lo has dicho. Critican ligas que no conocen. Yo cuando me fui de la U a Dinamarca, también fui criticado porque estaba en la U y habíamos salido campeón del Apertura y me iba a jugar a Dinamarca. Sin embargo, te digo en la mayoría de ligas que he estado, el nivel a mi me pareció superior a la Liga Peruana. Aparte, estando en Perú está uno en su zona de confort y siempre que vas a un club tienes amigos ahí y conoces al entrenador. En cambio, estando en el extranjero hay dificultades porque no conoces a nadie y juegan diferente a ti. A veces quieres que te jueguen al pie y te la juegan al espacio o no te la dan clara como te gusta. De repente el entrenador por más que piense que eres distinto, no le gusta tu tipo de juego porque quiere algo más físico y vertical. Todo ese tipo de dificultades se valora más y yo lo veo por eso lado. Jugar en el extranjero es un crecimiento deportivo y personal.

Finalmente, ¿Cómo es tu relación con tu entrenador?

Tengo la suerte que me da bastante libertad. Depende de la táctica para el partido, pero me da bastante libertad y eso lo valoro. Porque en muchos lugares, al jugador lo limitan un poco en el tema de movimiento y recorrido. Acá me dan la libertad para moverme, pedir la pelota y jugar.

TE PUEDE INTERESAR