La fe de Cuto | Juan Jayo Legario: su dura niñez, cómo llegó a Alianza Lima y el golazo a River
La fe de Cuto | Juan Jayo Legario: su dura niñez, cómo llegó a Alianza Lima y el golazo a River

¡Mi gente! ¡Ustedes! ‘Cuto’ Guadalupe reportándonse para . Los que vieron los clásicos del fútbol peruano entre y , esos de fines de los noventas y comienzos de este siglo, deben recordar también los momentos tensos, los bravos. Y en muchos de ellos hubo dos grandes protagonistas: este pechito en los cremas y Juan José Jayo Legario en los íntimos.

TE VA A INTERESAR | Cuto escribe: Cuando gané mil dólares por hacer el ‘matamoscas’ a un colombiano

Las luchas no solo eran en jugadas, sino de boca, con palabras de alto calibre. Por ejemplo, Jayo me dijo desde “toro... por los cuernos” hasta... mejor vean la entrevista.

Sin embargo, todo eso quedaba en la cancha, afuera éramos amigos y ahora lo seguimos siendo. Nos reímos de esos momentos, de lo que vivimos cuando jugábamos fútbol y dejábamos todo en la cancha.

Para mí es un gusto, un gustazo, que Jayo haya aceptado esta entrevista. Va para los amigos aliancistas, en ‘La fe de Cuto’ los invitados son de todos los equipos.

La idea de mi programa es que todos los viernes mi gente, ustedes, conozcan el lado oculto del futbolista, el lado humano, la vida y milagros de todos los que alguna vez nos ganamos la vida pateando una pelota. ¡Comencemos, mi gente!

Bien, hoy tengo la oportunidad de entrevistar a Juan José Jayo luego de varias veces que nos hemos enfrentado. Ahora estamos frente a frente pero para una entrevista.

¡Qué bonito! Gracias hermano por este preámbulo de verdad, ya me estaba asustando. Jajaja.

Tranquilo, aquí recién estamos calentando motores.

Agradecerte por la invitación y acá dispuesto a responder todo, agradecido de compartir un rato contigo, feliz de estar aquí y, bueno, feliz de que te vaya muy bien.

JUAN JAYO EN ‘LA FE DE CUTO’ DE TROME, ENTREVISTA COMPLETA:

Mi hermano gracias, es maravilloso y lo lindo es que la pelotita nos puso como rivales en distintas instituciones importantes. en Alianza y Universitario, hemos pasado cuántas broncas también, pero creo yo que vamos a seguir conversando, pero lo importante es lo que queda, después cuando uno termina la carrera, uno tiene la oportunidad de conversar de vernos y que haya ese respeto.

Hemos sido colegas, futbolísticamente hablando. Cada uno ha defendido su camiseta, como se dice, a muerte dando siempre lo mejor de cada uno, pero lo lindo es que queda lo que sucedió dentro del campo de juego, donde se jugaba y nos sacábamos los ojos, jajaja.

LEE MÁS: “Apuntamos a salir campeones”: Jean Ferrari se mentaliza en la campaña de la próxima temporada con la ‘U’ en la Liga 1

Acá todos los entrevistados cuentan cosas que normalmente no estamos acostumbrados a escuchar, todo va fluyendo y creo que la gente también quiere conocer ese lado humano que tenemos nosotros.

Sí, sí, claro.

Tu historio es casi similar a la mía, tú vienes también de una familia bastante humilde.

Me ha tocado trabajar desde muy chico, son cosas que la gente no sabe y a veces uno no cuenta porque, bueno, no se da la posibilidad de contar su vida. Pero a mí me tocó trabajar, en un momento difícil para poder aportar algo en la casa, mi padre se quedó un tiempo sin trabajo y son cosas que nadie sabe, por eso digo siempre, uno dice que las cosas que uno gana a veces le ha costado el doble a uno. Siempre hay que apreciar y dar gracias a Dios por lo que hoy día uno tiene y lo que hoy día uno le puede dar a sus hijos, a su familia.

¿Cómo fue tu infancia?

Uno trata de no tocar a veces cosas que a uno le ha pasado, de muy chico he tenido una infancia difícil, nada ha sido fácil. Siempre a nosotros nos ha costado el doble poder lograr las cosas.

JUAN JAYO Y ALIANZA LIMA: UNA LINDA CASUALIDAD

¿Cómo llegas a Alianza Lima?

A los 13 a 14 años, pero llegué por casualidad de la vida. Yo vivía en Barranco y un tiempo nos fuimos a vivir por Independencia porque le quedaba más cerca al trabajo de mi papá. Me venía de Independencia hasta Barranco con la ruta de la 73, como hora y media. Iba en turno tarde al colegio José María Eguren. Menos mal salía como a las 11:00 de la mañana y regresaba a mi casa como a las 8:00 de la noche. Yo no quería cambiarme de colegio, estudiaba en Barranco, y por esa casualidad de la vida un primo que vive por allá me invita a un equipo y me dice que iremos a jugar contra los juveniles de Alianza Lima.

Así empieza tu historia.

Supuestamente íbamos a jugar contra menores de Alianza Lima, pero al final veo entrar a Teófilo Cubillas a la cabeza, Félix Suárez, Andrés Zegarra. “¿Vamos a jugar contra los juveniles?”, le digo a mi primo y él nos dice que los chicos se habían ido a un partido amistoso.

¡Dios santo! ¡Con puro crack!

A Teófilo (Cubillas) lo había visto en los mundiales por televisión, uno nunca espera ver a su ídolo, eres hincha del club y lo miras al gran representante del club como Teófilo Cubillas. Yoy y lo saludo a Teófilo y le preguntaba qué tal los mundiales. Y antes de jugar, mi primo nos dice “oye, guarda con los tíos, vamos a respetarlos”... y todo eso para que nos ganen 8-3. Jajaja. ¡Nunca le quitamos la pelota! Si la tocaban, imagínate la calidad que tenían. Al final del partido el ‘Cholo’ Castillo me pregunta si era familia de Teódulo Legario [fue arquero de Alianza Lima en los cuarentas y cincuentas] y le dije que sí, que era el primo hermano de mi abuelo. Y luego me pregunta si quería ir el lunes a Matute para entrenar.

Cuto Casi pega a jayo
Los ex futbolistas no se soportaban y así lo recordaron en la nueva edición de ‘La Fe de Cuto’. ¿’Cuto’ fue a esperar a Jayo para vengarse de él?

¡Fue al toque nomás!

Y la anécdota que viene es que voy el día lunes, desde Independencia a La Victoria, tuve que tomar como dos carros para llegar, y tras caminar como 5 cuadras llegué a Matute. Dije mi apellido y me dicen que tengo que ir por otra puerta, di toda la vuelta al estadio y nunca pude entrar. El primer día que fui ya no quise saber nada, me regresé a mi casa llorando.

Qué tal momento.

Pasaron los días y mi primo, que jugaba en los juveniles, en la categoría de ‘Ñol’ Solano, me dice que el profesor preguntó por mí, que por qué no había ido entrenar. Le dije fui y que no me dejaron pasar, al día siguiente mi primo me cuenta que el Cholo Castillo se había olvidado de dejar mi nombre. Al otro día fui y me mandaron a jugar con la categoría 70, yo soy categoría 73. Así empezó mi historia con Alianza Lima.

¿De qué jugabas en tu inicio?

Empiezo jugando en la Liga Barranco, juego dos años en la Liga en tercera y segunda, jugaba de central, defensa central, cuando llegó a Alianza Lima el ‘Cholo’ Castillo me comienza a poner de delantero, yo hacía pareja con Waldir Saénz. Como yo era el centrodelantero Waldir era el habilidoso y se iba por todos lados, por todo el frente de ataque.

¡Delantero! Esa información no la tenía…

He jugado en todos los puestos. He jugado de delantero, de volante, de central, de lateral solo me falto ser arquero.

¿Quién te pone de volante?

Terminé jugando mi carrera en mi puesto que amo y más me acomoda, volante de contención. Fue Julio César Uribe en que me pone en esa posición cuando se lesiona el volante y Julio me pregunta si podía jugar en esa posición y dije que sí.

EL FOUL DE JAYO A ‘CUTO’ GUADALUPE

A mi gente de la Fe de Cuto que le gusta el aguadito. Hay una jugada que ha quedado en la historia de los clásicos y en mi vida personal. La gente se vacila, yo tenía 18 años, imagínate, la famosa jugada de la que le echo la culpa a ese señor Roberto Martínez, porque él se sentó en la pelota y luego me da el pase. Ese año ustedes nos habían ganado todos los clásicos, ese partido era decisivo porque nos clasificaba a la Copa Libertadores. Estábamos ganando 1 a 0 y Roberto se sienta en la pelota y luego me levanta la pelotita... ¡y tú no fuiste a la pelota! Si yo no hago ese movimiento a lo ‘Thriller’, perdía... esa patada no sabes cómo me dolió, pero en ese momento también estaba chibolo.

Era una pelota dividida y voy armando, fui armado, lo que pasa es que voy a la pelota y yo agarro con todo, al final veo que comienzas a dar vueltas y vueltas.

LEE MÁS: Cuto Guadalupe y ‘Loco’ Vargas se amistaron con este beso: irá a ‘La fe de Cuto’

Pero el doctor Tejada, aprovecho para mandarle un saludo, bueno, sí, yo había simulado la falta, vamos a suponer, por simular me pudo sacar la tarjeta amarilla, ¡pero me saca la tarjeta roja! Pero doctor Tejada no sea malo cómo vas a sacar la roja directa, yo parecía un diablo se me salió todo el barrio... hasta ahorita no puedo ver completo ese video, y la gente, y la cargada de Rossi, eso fue inolvidable realmente. Pero ahí está ya, mi gente, lo escucharon.

Y entrevistando a amigo a mi hermano de mi alma Juan Ángel Flores estaba contándole anécdotas que te acuerdas cuando jugábamos. Cuando jugamos sabíamos que teníamos que decir cualquier cosa, el objetivo era desconcentrarte, el objetivo era sacarte, o sea, que tú cometieras un error. Por ejemplo, tú también decías un montón de cosas así y todo nos decíamos solo en ese momento, ¡tú utilizabas todo! Yo soy picón y un día voy a la oficina de Carlos Delgado, que en esa época nos representaba a los dos, llego a su departamento y el vigilante me dice “acaba de subir Jay”. Uy, dije, acá me lo como, pero a mí lo que me gustó fue la inteligencia de Carlos Delgado para manejar la situación ¿Cómo viviste la situación arriba?

Él me dice que tú ibas a llegar y en eso le cuento que contigo tengo un problema, “solo no me vas a dejar bajar”, jajaja. Pero bueno, qué hago. “Me colgaré de una de sus piernas”, pensé. Pero lo cierto es que para pelear se necesita a dos. Y yo no estaba en eso. Al final, todo terminó bien. En el fútbol uno no puede llevar las cosas que suceden en el campo de juego a otros lados.

¿Cómo se dio tu pase al fútbol argentino?

Estaba en la pretemporada de Alianza Lima en el 99 en Huaraz, pero estaba sin contrato, todavía no arreglaba con Alianza Lima, un día Carlos me llama y me dice la posibilidad para ir a Argentina, pero a un club que tiene problemas con el descenso. Y yo le digo que nos vamos, vamos de tomas maneras. Era una manera de mostrarme.

Así te fuiste a Unión de Santa Fe.

Me fue bastante bien. Luego de dos años estando en Unión me aparece lo de España, pero el presidente de Unión no me quiere dejar ir. Yo me vine de la pretemporada en Mar del Plata. Era muy amigo del presidente porque vivíamos en el mismo condominio, me puso una casa inmensa, con piscina en un campo de golf, mi hijo jugaba con su nieto. Hablé con él y le pedí que me dejara ir ya que tenía 29 años, ya era grande para ir a Europa.

Moviste rápido tus fichas.

Ese momento, tenía otras opciones, estaba esperando la posibilidad de ir a Boca ya que ‘Chicho’ Serna se iba a México y la otra opción que tenía era una posibilidad de ir a San Lorenzo el ‘Cabezón’ Ruggeri me había llamado. Pero al salirme lo de Celta de España ya decidí que era la mejor oferta. Al final jugué un año en Celta y otro año en Las Palmas.

Quiero que ustedes sepan, mi gente, esos viajes a Japón para jugar la Copa <kirín con Juan Carlos Oblitas... salimos campeones en la Copa Kirín 99. Y Jayo llevaba la música, él tenía la responsabilidad, tú sabes lo que era la responsabilidad de poner la música, tú tenías que poner la música y tenía que gustarle a todos. Ojo, no es que tú vas a poner tu música para ti, no, todos tienen que escuchar, comando técnico incluido. Y ahí escuché ese tema maravilloso de Hanny. ¡La música es como una religión!

Son momentos inolvidables que hemos pasado.

Mi hermano, ¿el mejor gol de tu carrera?

Por la importancia y por lo vivido, mi gol ante Chile contra Chile. Por la coyuntura y porque era Eliminatorias del clásico rival.

¿Cuáles crees tú que son los mejores jugadores que has enfrentado?

Cuando me tocó marcar a Juan Román Riquelme. No se le podía quitar la pelota. No era rápido, era un jugador trotón aunque de trancos largos, pero después quitarle la pelota era imposible, no sé qué hacía para cubrirla. Después Aimar.

Cuando llegas a España…

En el Real Madrid estaban todos los galácticos. Tenía que marcar a Beckham, Raúl, Figo en el Real Madrid. En el Barcelona estaban Kluivert, Guardiola, los hermanos De Boer.

Jugando por Unión le haces un golazo a River desde la media cancha.

Eso sucedió justo después del gol que le hago a Chile por las Eliminatorias.

¡Fue seguido!

Cuando regresó a Argentina, luego de jugar las Eliminatorias, mi entrenador Nery Pumpido me dice que cuándo voy a hacer un gol así con Unión, que le habían dicho que yo hacía goles en Alianza Lima, en la selección, pero nada en Argentina. Y le dije, sin saber que íbamos a enfrentar a River, que el fin de semana tendría su gol. Es más me dice para apostar un asado para todo el equipo. Luego me entero que el rival era River y venían invictos. Bueno, ganamos el partido y me salió un golazo.

Veo ese video de tu gol y es impresionante.

Unos años después viene a Lima Independiente de Avellaneda, para jugar en la presentación de Alianza Lima, y me quedé conversando con un excompañero que en ese momento jugaba en Independiente y se acerca el técnico Rubén Américo ‘Tolo’ Gallego. Me dice “vos son el que nos cagó porque si nosotros seguíamos invictos teníamos como 50 palos adentro”. El ‘Tolo’ era el entrenador de ese River que le ganamos y acabamos con su invicto y su gran premio.

MÁS DE ‘CUTO’ GUADALUPE EN TROME: