Infancia Cuto
Infancia Cuto

¡Mi gente! ¡Ustedes! Ayayay. Este programa tiene calle, tiene Callao. Le tocó el turno a mi compadre Miguel Rebosio. Así es, el ‘Conejo’. Uno de los más jóvenes de aquel Sporting Cristal subcampeón de América, el de la huacha a Zidane, el campeón de la Copa del Rey (España) con el , el campeón en , el que también fue chico ‘reality’. Y el que me ha visto llorar de niño, mi socio en los viajes a Europa con el Cantolao, aquel en cuya casa era el único lugar donde comía carne de chibolo, cuando era un ‘Cutito’.

TE VA A INTERESAR | ¿Quién es Ibai Llanos, creador del primer Mundial de Globos que tuvo a Perú como campeón?

La chapa’ de Miguel Rebosio no debe ser ‘Conejo’, sino ‘Loco’. Es bien rayado, mi causa. Y en más de una ocasión he sido su cómplice. ¡Ayayay! Si les contara, mi gente. Han quedado grabadas varias, pero varias, anécdotas de alto calibre, no apta para cualquiera. Algunas no saldrán, las guardaré para mis columnas de los lunes. Porque no se olviden: los lunes publico partes de mis memorias y los viernes estreno ‘La fe de Cuto’.

Comenzamos con la entrevista a mi compadre Miguel ‘Conejo’ Rebosio. Es de los míos. A tal punto que nos decimos que nos amamos y nos sentimos mejores personas.

César Miguel Rebosio Compans. ¿Cómo fue tu infancia en el Callao?

Fue duro, en el sentido de que he tenido igual la oportunidad de estar con la gente, con los muchachos. Me vinculan con Atahualpa pero soy de la cuadra 10 Miró Quesada por los muchachos. Cuando me mandaban a comprar pan, a eso de las 4 o 5 de la tarde, y me aparecía a las 7 de la noche, me ponía a ‘mataperrear’ con los amigos. Gracias a mis padres que me apoyaron y corrigieron, siempre voy a estar agradecidos a ellos.

¿Hubo ‘Roberto Carlos’?

Eso lo vamos a contar más adelante. Se hizo sin mala intención. Jajaja. Ojo que los cómplices también son castigados. Jajaja.

LEE MÁS: Selección peruana: los partidos que le faltan a Perú y dónde debe sumar sí o sí

¿Cómo empiezas en el fútbol?

Me fui a probar a Cristal. Me dieron media beca, pero era muy lejos para ir y mi papá no me podía llevar. Luego pasó el tiempo, salía una publicidad en Canal 7 para ir a pasar unas pruebas en Cantolao. Le dije a mi papá, me llevó y me quedé en Cantolao. Ahí te esperé hasta que llegaste.

EN EUROPA DE NIÑOS GRACIAS AL CANTOLAO

¿Cuéntale a mi gente cómo fue mi primer viaje a Europa?

Inolvidable. ¡Ese día lloraste! Una locura. Jajaja. Antes de ingresar para embarcarnos en el aeropuerto los encargados del Cantolao nos daban unos números, cada jugador tenía un número. Ellos comenzaban a llamar por número y así el jugador se despedía de sus familiares y pasaban. Por ejemplo decían “¡número uno!, el niño “número uno“ se despedía de su familiar y pasaba, hasta que tocó al número 12. Hubo silencio, luego volvieron a llamar, “¡número 12!”, al final el encargado tuvo que decir su nombre: “¡Luis Alberto Guadalupe!”. Y mi compadre estaba con mamá Prince, llorando, ¡No me quiero ir mamá!”. Jajaja.

Eso es verdad. Ahora me río, pero en ese momento era así. Cómo yo era el último de los hermanos, era el conchito, era el engreído, de la casa, era muy pegado a mi mamá. Es más, les voy a contar que cuando mi hermano ‘Quembol’ me llevaba a Chincha, lloraba en las noches, lloraba tanto que al día siguiente me traían a Corongo. Las cosas como son. ¿Y te acuerdas de nuestro viaje a Europa?

Año 88. Cómo no me voy acordar. Fueron de 45 días. Cuando usted llegó ya tenía experiencia en los viajes. Subía a los cruceros. Ya tenía mi cancha en esos aspectos.

¿Cuéntale a la gente lo que hacíamos?

Con 100 dólares que llevábamos de propina nos traíamos 600 dólares de ropa. Jajaja.

¿Cómo lo hacías? Yo recuerdo que tú me decías “qué tienes, dime qué quieres llevar, qué te gusta”.

Lo que pasa es que había unas carpas de negocios con ropa de distintas marcas y nos probamos la ropa y salíamos bien cargados. Eran cosas de palomilladas.

La pasábamos muy bien.

Sinceramente estoy y estamos muy agradecidos con todo los que nos ayudaron. Nosotros éramos becados, nuestros padres hacían un esfuerzo vendiendo polladas para darnos algo para nuestros viajes. Pero los tíos, los padres de algunos jugadores, también nos daban una propinita, nosotros íbamos misio, pero había algunos iban hasta con tarjeta de crédito. Son momentos inolvidables que hemos pasado.

¿Alguna anécdota que hayas hecho tú en algún club?

La que hice a Mario Mendaña en Cristal. Previo al partido con Bolívar por la Copa Libertadores. Nosotros nos habíamos ido a Cusco a hacer una mini pretemporada para una adaptación a la altura para ir a jugar en La Paz. Dormía con ‘Ñol’ Solano. Un día se me ocurre hacerle una broma a Mario Mendaña. Le digo a los compañeros y al propio Sergio Markarián.

Asu, todos fueron cómplices.

Claro. Conseguí una peluca de mujer. Mendaña, luego de la cena, pasaba por las habitaciones para revisar y chequear a los jugadores. Ese día llegó, como de costumbre, tocó la puerta y nosotros no le abrimos. Agarré, puse dos almohadas en mi cama y me metí al baño con la peluca. En eso ‘Ñol’ le abre la puerta y se mete a su cama. “Ya estamos durmiendo”, le dice.

Al final lo sorprendes.

Mendaña se da cuenta de que en mi cama no estoy y pregunta “¿dónde está el ‘Conejo’? me están cagando”… en eso hago sonar algo en la ducha y Mendaña pregunta quién está en el baño, quién es ella. Me ve a mí de espaldas con la peluca. Le dijo “soy yo, profe, tranquilo”. Sale de la habitación y estábamos todos los jugadores y el cuerpo técnico esperando, jajaja. Mario, al día siguiente, estaba muy molesto.

Ya que estamos contando anécdotas, voy a contar una.

Ayayayay.

Estábamos en el Callao, un día de vacaciones cuando habíamos venidos yo de Francia y él del Zaragoza, estábamos en la piscina. Estábamos con el ‘Tino’ Lurita, había una piscina grande que se había armado. La estábamos pasando muy bien. En eso, veo que algo cae del segundo piso y sale de la piscina mi compadre calatito, totalmente, “disculpen, permiso”. Se había lanzado del segundo piso. Mi compadre está más loco. Jajaja

Esto va fluyendo. Acá tengo otra. Un día veníamos de Chorrillos contigo y con mi cuñado Gino, que le dicen Toro, no por lo fuerte sino por los cuernazos que tiene. Jajaja.

‘Toro’ por lo cachos. Jajaja.

Estábamos en el paradero. Mi carro era de lunas polarizadas, mi cuñado el ‘Toro’ manejaba y yo iba al costado, atrás iba mi compadre Miguel Rebosio. Me doy cuenta de que la gente miraba al carro y yo me pregunto qué miran, en eso volteo y veo a mi compadre con ese poto blanco pegado a la ventana del carro. Mi compadre está más loco. Jajaja.

Se me cruzan los chicotes. Pensándolo bien he salido así a mi mamá, mi viejita es así. Bromista. No la invites a un cumpleaños porque al momento de la piñata se mete y empuja. Jajaja.

MIGUEL REBOSIO, ÍDOLO DEL ZARAGOZA

En Zaragoza, la Copa del Rey ha sido lo más importante que has logrado.

Sí, es parte importante de lo que logré, imagínate el momento vivido y ante equipos grandes. No lo podía creer hasta que lo viví. Pero más allá de los títulos, también tengo el privilegio de haber jugado por la selección peruana.

LEE MÁS: Selección peruana: los penales fallados más dolorosos en su historia

Compadre tú también eres el único futbolista que ha campeonado en ‘El gran Show’. No es fácil. Es un logro que para mí es importante, no es fácil bailar.

Dejé la valla alta, pero el más feliz fue tú sabes quién.

Carlos Cacho. Jajaja. Yo salía poseído, me tomaba mi vitamina. Jajaja.

LA ‘HUACHA’ A ZINEDINE ZIDANE

Le hiciste un huachón a Zinedine Zidane.

Me equivoque. Jajaja. La verdad es que fue un recurso pero sí lo vi venir. Al final se picó por la jugada.

¿El delantero más complicado que has tenido que marcar?

El que me la dejaba es tu compadre la ‘Foca’ Farfán. El que mi hizo pasar una mala tarde fue el brasileño Denilson del Betis, me hizo la bicicleta, una, dos, y en la tercera lo esperé y lo bajé de la bicicleta. Recibí el aplauso de los hinchas. Jajaja.

¿Otra anécdota?

En Trujillo me pasó una buena. Fui al circo para relajarme y terminé más estresado que cuando juego. Una tarde me fui al circo con mi hijo y en la presentación del número estelar con los leones pidieron a un asistente y me solicitaron a mí Al comienzo me hice el loco, pero la gente pidió entre aplausos que vaya al frente. Fue horrible, no saben cómo estaba en ese momento, la gente aplaudía. Fue una horrible experiencia tener tan cerca a los leones.

¿Cómo ganas con las mujeres?

Yo gano por ser gracioso. Jajaja. Una vez que la mujer sonríe ya está. Jajaja. Pero siempre he sido sincero. Pero la pelotita ayuda mucho. Eso es verdad.

¿Un recuerdo especial de un jugador?

Raúl González cuando ganamos la Copa del Rey, él fue el único que se acercó a felicitarnos, nos decía “enhorabuena”. El resto no lo hizo. Eso me dejó una grata impresión del tipo de persona que es. Aparte era un delantero impresionante, lo veías y no parecía, pero tenía una técnica. Tenía unos guantes en los pies.

TE PUEDE INTERESAR