Waldir Sánez lo cuenta todo en una nueva edición de 'La fe de Cuto'
Waldir Sánez lo cuenta todo en una nueva edición de 'La fe de Cuto'

Mi gente! ¡Ustedes! Nuevamente, Luis , con el segundo programa de la temporada 2022 de ‘La fe de Cuto’. A pedido del público, les traemos la continuación de la picante entrevista a Waldir Sáenz Pérez, goleador histórico del , con harto ‘aguadito’, como les gusta.

Más información: Waldir Sáenz en La Fe de Cuto: “Pensaban que me gustaba el trago y no es así, era callejero”

Los momentos más duros los pasó de la mano de la camiseta de Alianza Lima. El ‘goleador’ habla sobre lo que significó atravesar un polémico juicio y también se sincera para contar lo que realmente sucedió con la anécdota de la propina a Jefferson farfán.

La firme que cada confesión que Waldir Sáenz iba soltando era más interesante que la anterior y ahora habla sin tapujos sobre los rumores de un romance con Tula Rodríguez y de cómo todos creían que era el ‘dueño de la discoteca Kimbara’. No se olviden: los lunes escribo mi columna de memorias en y todos los viernes, un estreno de ‘La fe de Cuto’, con harrrrto aguadito. ¡EMPEZAMOS!

Waldir, tienes unos récords en Alianza Lima impresionantes, pero creo que los que trabajan en el club no lo saben.

Los de ahora, no. Los de ahora acaban de sacar a todo el cuerpo médico de Alianza, tanto de menores como de mayores, a todos, están locos, esa gente.

¿Por qué se lo permiten?

Lamentablemente hay gente que cuando están bien no les interesa el resto y eso no es así.

LA ENTREVISTA COMPLETA DE ‘CUTO’ GUADALUPE A WALDIR SÁENZ: PARTE 2

Todo da vueltas en esta vida…

Así es. Hay unos que son comodines pues. Hay unos que dicen yo no puedo hablar así, pero cualquiera puede dar su opinión.

LEE MÁS: ‘Cuto’ escribe: La Fe de Eduardo Esidio, el goleador que triunfó en la ‘U’ y Alianza

En el 2006 te vas a Melgar y en el 2007 te llegas a Municipal.

Si, con el difícil Roberto Mosquera. Ahora está más tranquilo, más mesurado en su trabajo.

Una anécdota con el profe Mosquera.

No, no mejor déjalo así nomás.

Me acuerdo que una vez tuvo un tema con Jean Ferrari.

Pero Ferrari pisó el palito.

Claro.

Yo no se lo pisé.

¿Pero te buscaba?

Me recontra buscaba y tú no sabes todo lo que hizo para buscarme. Un día me decía, a ver señor Sáenz pégale de media cancha al arco, pero que la pelota choque en la malla me entiendes, o sea que el remate vaya directo a la malla. Con la izquierda, lo hacía. Luego, le dije ‘profe, falta pues con la derecha’, y lo hacía. ¿Algo más? ‘Tiro libre, a ver si es verdad’, me dice.

Él te estaba probando no había visto tu trayectoria.

Omar Reynoso era el arquero titular, le pedí al profesor al arquero titular y le pegué al arco. Adentro, gol. Luego le dije, espere un momento, falta con la derecha. Remate y gol. Profe, para la próxima tenga otra más difícil, le dije.

Es que tú manejas los dos perfiles.

Pero sabes, lo que pasa es que soy un tipo de que caigo bien, me imagino. Y la gente se une y hacemos grupo y eso no es malo, pero…

¿Ven fantasma?

Sí, entonces eso pasaba en Muni con Mosquera porque cuando yo iba toda la ruta a los entrenamientos jalaba como a 4 o 5 en mi carro, parecía combi. Hasta al hermano de la ‘Foca’, Rafo, lo llevaba a los entrenamientos. Todos ellos nos íbamos y nos quedábamos y nos regresábamos juntos.

¿Eso lo veía mal el entrenador?

En un momento nos reíamos, parte de la convivencia de los grupos, pero el profe nos decía venga a la escuelita, derecha, izquierda, cabecita, ya no sabía qué hacer para que nosotros no nos quedemos a reírnos.

Para que no estén ahí.

Eso me habían contado de él. Entonces cuando él llega dice tomen asiento y yo me quedaba parado.

Me han contado su presentación.

Me dice, ‘Waldir, siéntese’. No, profe, así estoy bien, parado, respondía. Me miraba de frente y comenzaba su presentación.

¿Cómo era su presentación?

4 copas Libertadores y ya todo lo que te imaginas… Un mundial, jugué en Colombia, en Argentina.

Eso cuando me la cuenta Reynoso, jajaja. ¿Eso es verdad Waldir?

Sí, es verdad. Volviendo al tema, esos 5 jugadores al que los jalaba, era mi mancha pues, de ahí nos íbamos a comer a un mercadito.

Jean Ferri pisó el palito…

Llega un día y le dice: ‘profe, usted por qué no quiere que yo sea capitán’. Lo miró, el capitán soy yo, le dijo el profesor. Voy a cambiar de capitán, le voy a cambiar por un capitán de color y lo puso a Paulo Zabárbulo.

Waldir Sánez lo cuenta todo en una nueva edición de 'La fe de Cuto'
Waldir Sánez lo cuenta todo en una nueva edición de 'La fe de Cuto'

Mi promoción.

A Zabárbulo lo puso de capitán, ahí está, ya tienen un capitán de color y el blanco pisó el palito, en una ruedita dejó pasar la pelota, le dijo señor usted no quiere jugar, tenga la amabilidad de irse, lo botó.

Alianza Lima en el 2008.

Ese fue mi último año en Alianza Lima, eso fue cuando tuve el problema con la casa blanquiazul.

Ese año fue.

Alianza Lima me contrata como dándome el respaldo, claro yo no tenía nada que ver en ese tema y todo el proceso lo pase cuando estaba en Alianza.

Luego juegas en Sport Boys.

Espectacular. Llegué ahí cuando habla ‘Puchungo’ Yáñez conmigo en Chacarilla. Me acuerdo, ‘Puchungo’ me dice: ‘pelado, quiero una reunión contigo, que hay un proyecto, nos reunimos’ y me dijo ‘queremos que juegues para el Boys el 2009′.

¿En qué pensaste en ese momento?

En la foto de mi viejo, de arranque. Dije se presentó la oportunidad. Pregunté por el cuerpo técnico que estaba el ‘Pato’ Cabanillas, el tío Bonelli y Julio César Antón.

Arreglaste rápido.

No, deje de ir a entrenar y los chiquillos me llamaban, tío no vas a venir a entrenar. No, no pasa nada, le digo, no me quieren pagar. También jalaba a varios pues. Mi carro parecía combi. Tenía mi mancha. Y nadie ponía para a gasolina. Eran más pasadores. La firme que hicimos un buen grupo, un grupo espectacular, estaba Pajuelo, Rebosio y yo, éramos los más viejos.

Llegan al final con dos puntos menos que el líder.

Era complicadísimo llegamos con 2 puntos menos a la final al último partido. Entonces ya salió la experiencia de uno. Llegamos al partido, Waldir estaba con barba, todo pelito parado, la charla antes de salir a la cancha, ‘esto no es una fiesta, ah. Esto es una guerra saben porque si nosotros empatamos, mi familia entera, también la tuya, no salimos, saben no salimos’. Nosotros tenemos que ganar, tenemos que salir y a ese arco a hacer los goles como sea.

Lograron el objetivo.

Ganamos y campeonamos. Ese día terminé el partido desgarrado. Logramos el objetivo. Ahora piso el Callao sin problemas, siento el cariño de la gente.

Te aman en el Callao, pero lo ideal hubiera sido que ahí termine tu carrera.

Pero ahí terminaba, yo se lo dije a Carla, el siguiente año, el 2010, el primer semestre en Sport Boys y el segundo semestre en Alianza Lima y a fin de año hacia mi partido de despedida Sport Boys vs. Alianza Lima.

¿Qué pasó?

Ya había un tema de palabra, pero el técnico que estaba ahí… mejor lo dejamos ahí nomás sigamos la siguiente pregunta profesor.

De ahí te vas a Walter Ormeño.

A ningún lado. No de ahí ya no me voy a ningún lado, ahí terminó mi carrera en 2009. No, sigamos con las preguntas, por favor.

Prefieres que eso no haya sucedido.

No sabes que yo no puedo, nunca voy a entender. Ese club Walter Ormeño era como un equipo de Copa Perú, estaba en segunda división, pagan 50 soles, 100 soles te lo juro, negro.

Terrible.

En un momento dije: ‘me voy, así no puedo terminar mi carrera’.

Waldir Sánez lo cuenta todo en una nueva edición de 'La fe de Cuto'
Waldir Sánez lo cuenta todo en una nueva edición de 'La fe de Cuto'

¿Cuál ha sido el título más importante que consideras con Alianza Lima?

Tengo cuatro con Alianza Lima, pero el título del Centenario, nadie gana un título de los 100 años, son pocos los equipos en el mundo que lo han hecho y Alianza Lima es uno de ellos. Darle el título, con el gol de uno, por eso te digo que sabes que todo lo que quieran, a ver se lo voy a decir a la gente de Alianza todo lo que quieran, pero de esa vitrina en Matute no me baja nadie, nadie me baja, ni a mí y ni a mi generación, no nos baja nadie, digan lo que digan, hagan lo que hagan.

Qué loco y con tu gol pues, cerraste tu historia.

Como se dice, soy un tocado, o sea bien o mal para lo que quieran o no, he sido un tocado en esa institución.

Creo que los dirigentes no se han percatado de eso…

Mi generación es el que les ha dado más títulos a Alianza Lima de los 90. En la historia, no nos van a dejar, se van a escribir libros van a hacer historia, si quieres película, y la generación de los 90 van a estar los Waldir, los Jayo, los Kanko, y todo lo que te puedo nombrar.

¿Cuál consideras que fue el mejor gol de tu carrera?

El gol más bonito fue el que le hice a Torino con Alianza Lima, pero el que tiene más importancia son los que hice en cumpleaños de mi viejo, de mi vieja, de mi esposa, un día antes de que operaran a mi papá también frente a Cristal me acuerdo y después he hecho goles importantes pues no, un clásico me acuerdo.

Tienes muchos goles.

Si, tiene un significado y el que más me quedo es el gol del centenario, en Cusco, el penal. Hice el último.

Waldir Sánez lo cuenta todo en una nueva edición de 'La fe de Cuto'
Waldir Sánez lo cuenta todo en una nueva edición de 'La fe de Cuto'

LA HISTORIA DE WALDIR Y EL KIMBARA ¡TODO GRATIS!

Estuve en Uruguay para ver la final de la Copa Libertadores entre Palmeiras y Flamengo. En la van que íbamos los muchachos del equipo piden que pongan música, pongan Spotify ‘Los 100 temas de Waldir para cerrar el Kimbara’. Tú sabías de ese tema.

Me lo mandaron 300 mil veces, hasta ahora lo tengo yo todavía, me río negro. Más bien que manden regalías. Hasta a mi hija le mandaron esa foto y los 100 en Spotify.

Waldir, pero tú cuando ibas al Kimbara a ti te daban todo gratis.

Te voy a contar, a ver mis compañeros como el señor ‘Kanko’ Rodríguez. Me utilizaba te voy a decir por qué. Waldir, en los 90, hacia los goles y nosotros los días lunes después entrabamos a una cevichería que se llamaba La marea. Una mancha de 10 puntas, 12 puntas, entonces, yo no tomaba y la gente, vamos goleador, vamos y yo, pa que te comas un cevichito.

Tipo canje.

Vamos, comíamos se pedían una cervecita a ver si había mucho sapo no, y me decían goleador tu pide la cuenta la cuenta ya un ratito venía el mesero: no, Waldir, todo es a cuenta de la casa.

Eras Waldir pues, claro.

En toda La Victoria no pagábamos, íbamos al Kimbara después del partido una mancha también como de 12 puntas y habían televisores, entonces cantaba Camaguey, 5 horas Camagüey, entonces cada hora Camagüey decía una pausa y regresamos la pausa era 15 minutos, 15 o 20 minutos prendían los televisores pasaban todos los goles de Alianza Lima.

Ah, mira eso no la sabía.

Sacaban todos los goles de Alianza Lima, ganaba y todos los goles de Alianza y quien hacía los goles de alianza, entonces me veían e iba la gente: goleador 6, 1 caja, 2, 1.

¡Qué buena!

Entonces terminaba la hora nos arrancábamos, gratis, pues entrada gratis, tomábamos gratis, comíamos gratis, en toda La Victoria en esa época, restaurantes, chifas.

En el Kimbara...

Es más, tenían que darme regalías o la mitad del local.

Incluso decían que tú eras accionista.

Una vez llegó La Charanga por primera vez, en el 98, yo vivía en Estados Unidos, mes de noviembre, por primera vez llegaba La Charanga al Kimbara, y yo entraba por atrás, estaba con mi pata en la puerta y Claudio estaba parado ahí con un pata esperando, entonces le digo: ’Blanco, pasa’. Lo hice pasar a Claudio Pizarro.

O sea tú eras el amo y señor.

‘Goleador, estoy afuera’, ‘Ya, ahí voy’. ‘Causa afuera hay taxi’, ya yo era el dueño ahí.

 Tula Rodríguez | Foto: Facebook @tulaperu
Tula Rodríguez | Foto: Facebook @tulaperu

SU BRONCA CON ‘CHIQUITO’ FLORES ¿POR TULA RODRÍGUEZ?

Mi hermano, cuándo empieza esa bronca con mi hermano Juan Ángel Flores Asensio.

Cuando jugamos en Chincha, con Ciclista Lima, le hago el gol en ese partido.

Alianza Lima gana el partido.

Entonces a él, antes el partido, le hacen una entrevista y me nombra. Y la gente me comienza a calentar. ‘Quién es ese huev...’, en ese momento no lo conocía ni su familia.

Recién estaba saliendo.

Me entiendes. Tic, tac, tic, tac, canasta de Waldir, va a celebrar y Machaca tenía el periódico. ‘Goleador, acá está'. ‘Agarra, mazamorra’, le dije y salí a celebrar. Eso fue todo lo que le dije.

Y ahí empezó eso.

Y, después, lo otro fue por la cara de chapa pues, la cara de hamburguesa, mi amiga.

¿Tú amiga?

Mi hermana, esa es mi hermana. Todos piensan que yo he estado con ella, pero ella es mi hermana. La conozco años a esa chola, cuando tenía 14 años. Ha salido de abajo, bien sacrificada ha sido, conozco a toda su familia.

¿Quién, Tula?

A Tula y a toda su familia la conozco, me dio mucha pena cuando falleció su mamá, yo conocía a la mamá.

A Tula la quiero entrevistar, pero me está haciendo la de Ronaldinho.

No estés haciendo la de Ronaldinho y acepta la entrevista.

Es un mito o verdad que hubo una bronca con Santiago Salazar.

Sí, una bronca del por qué no sé hasta ahorita, te lo juro, por mi padre que en paz descanse, no sé hasta ahorita.

¿Cómo sucedió?

Llegué a una disco, me acuerdo, y de ahí el por qué no sé porque estaba con el ‘Loco’ Holsen y a ninguno de los dos le he preguntado el porqué. Ahí estaban unos amigos y dije ‘no, papá, dejen las cosas ahí'. Pero goleador, ‘dejen las cosas ahí, nomás’. Tú sabes que uno tiene amistades y en ese momento dije dejan las cosas así nomás.

Waldir Sáenz no se siente valorado por Alianza Lima: “Cuando entran al poder, se olvidan de todo”
Waldir Sáenz no se siente valorado por Alianza Lima: “Cuando entran al poder, se olvidan de todo”

SU POLÉMICO JUICIO

¿Cómo viviste el juicio?

Alianza me respaldó desde el primer día hasta el último con abogados, gracias a Dios.

Te respaldó como tiene que ser.

Era imposible hacer eso. Pero eso tenía a toda mi familia muy preocupada, no sabes. Mi mamá, mi esposa, mi suegra, mis cuñadas, mis hermanos…

LEE MÁS: Gustavo Dulanto en EXCLUSIVA: cuenta la verdad de su futuro en Palmeiras [VIDEO]

Fue el momento más difícil, goleador.

La preocupación no la tenía yo, la preocupación la tenía mi entorno. Un día llega un papelito, ‘el fiscal pide 10 años para Waldir’. Mi esposa va donde una amiga a enseñarle ese papel y dice ‘¿qué?’. Cuando regreso, me puse las pilas porque antes no me interesaba a mí, yo no tengo nada que ver, a mí no me van a meter preso por una cosa que yo no he hecho, pero después me explicaron que la Justicia no era como uno piensa.

Ay, caramba.

Sí, fui donde un abogado y donde un juez y me dijo: ‘Waldir, ¿tú sabes qué es esto? Si el fiscal está pidiéndome 10 años, ¿tú sabes que si el juez el día de esa fecha que te han dado, si su mujer no le ha dado en la noche y esta de mal humor, te manda preso? Desde ahí dije ‘uy, Diosito santo’. Ahí ya comencé con las amistades.

Para defenderte.

A moverte 6 meses, todos los martes. Cuando empezó, los primeros meses atrás había periodistas como si hubiera campeonado la Copa del mundo. Cuando dieron la sentencia, volteo, no había nadie, solo un amigo que siempre iba conmigo todos los martes. Nadie más.

Acompañándote.

El juez que da la sentencia me dice sobrino fíjate con quién andas, usted no puede andar con cualquiera, le dije, de esta, que de aquí para adelante tranquilo que estará presente su consejo le dije, estará presente su consejo, tranquilo.

¿La selección peruana?

Una deuda que me quedo, no sé si fue por mi o si fue por el momento o si fue por el entrenador no sé yo en mi mejor momento estuve en la selección y no jugaba y no fui solo yo sino fuimos varios y en el momento que estábamos no teníamos la continuidad que necesitábamos para lograr lo que queríamos no, pero si es una deuda.

Waldir Sáenz fue compañero de Jefferson Farfán en sus inicios con Alianza Lima.
Waldir Sáenz fue compañero de Jefferson Farfán en sus inicios con Alianza Lima.

LA ANÉCDOTA DE LA PROPINA A FARFÁN

Acá vamos a tocar un tema y con esto vamos a cerrar el tema de la entrevista. La historia de la famosa propina que se vio en la casa de mi mamá Prici, fue la siguiente ese fue en mi cumpleaños, como siempre infaltable, el goleador, llegaba a la casa, estamos hablando del 97.

Ese cachorrito (Jefferson Farfán), tenía como 6 años. Era pirañita.

Cuenta tú esa parte cuando tú sales de la casa…

Cuando yo llego, estaciono mi carro y había el zambito, ese negrito, un tal Jefferson.

Nadie lo conoce.

No, entonces yo ahí y bajo y me dice ‘tío, le cuido su carro’. ‘Ah, ya, sobrino, chévere’, yo pensando que era uno del barrio, no pensaba que era de tu familia.

Ni te imaginabas que era…

No, pues, entonces estamos adentro todo chévere, cuando miro, el negrito pasaba, ‘oe, el carro, tío, está bien cuidado. Tío, tranquilo’. Y en ese tiempo, la gente hacia chancha.

Para comprar...

Como a las 3 y media de la mañana ya saco la vuelta, me subo a mi carro y, por el espejo, viene el zambito corriendo y me dice: ‘tío, propina pe’. ‘Ya pe, sobrino, ahora no tengo moneda, a la firme, no tengo, sobrino, la próxima te doy el doble’. ‘Tsss, ya pe, tío’, se quitó. Pasó el tiempo, me acuerdo que se iba a ir a Holanda.

Al PSV...

Le preguntan por una anécdota que haya tenido, ‘uy, te voy a decir una buena aunque Waldir me va a matar’. Y yo ni por acá, pues.

Ni imaginabas.

Te lo juro ni por acá que era esa.

¿Cómo son las criaturas cuando les queda algo, no?

Contó: ‘Mi tío Cuto una vez hizo una fiesta y llegó Waldir en su carro, yo estaba cuidando el carro y como a las 3 de la mañana se estaba yendo y voy y le pido propina y no tenía sencillo, bien duro el tío Waldir’.

La gente te puso al centro.

Asu mare. La gente ‘oe, ya paren no tenía sencillo, ya paren, ya’. Entonces, pasa el tiempo y ahora que me dicen, te lo voy a explicar. Si yo le daba el sol no salía en la película. Así de simple.

Jajajajaja, Claro.

Ya no era una anécdota y ahora él me recuerda por esa anécdota. Entonces, si yo le daba el sol, Waldir no salía en la película, y a mis hijas también le digo.

Lo que pasa Waldir es que tú tienes una imagen de duro. Eres más duro que poto de muñeca de porcelana. Tengo dos futbolistas que son duros, el primero Óscar Ibáñez, para soltar un mango tenías que enamorarlo. Daba, pero no era de dar así de fácil.

No, en ese momento no tenía.

Y le dijiste te voy a dar doble. Te voy a dar doble después. Y tú regresabas a la casa. Es que él no vivía con nosotros pues. ¿Y ahora?

Ahora pues, lo veo con su carro a ver si me va a dar un euro, ¿tú crees que me va a dar un euro él? Jajaja.

TE PUEDE INTERESAR