Tenía que ser con ella. Alexandra Grande se consagró ganadora de la medalla de oro en los al vencer a la venezolana Claudymar Garcés por 6-1 y subirse a lo más alto del podio en este evento por segunda vez consecutiva. Y no tuvo mejor manera de celebrarlo que abrazando a su mamá ubicada en la tribuna.

Tras ganar la pelea de karate en modalidad kumite en la categoría -61 kilos, Alexandra Grande no pudo contener su emoción. Lloró, saltó y tras declararla vencedora fue corriendo a abrazar a su entrenador. Visible emocionada se sacó los guantes y los regaló a los asistentes pero lo mejor vino después.

Tras lanzar el último guante, la karateca peruana encontró a su mamá que bajaba muy emocionada con la bandera peruana en manos. Su hija la vio y la señora tras secarle las lágrimas la abrazó en una imagen que quedó inmortalizada por al televisión.

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por , , y puedes suscribirte a nuestro newsletter.