Paseó su talento por el mundo. Se enfrentó a los más ‘pintados’ de su época, esos que solo veíamos por televisión. hace un repaso de su vida como futbolista y nos habla de esos instantes inolvidables guardados en su memoria y en el YouTube.

Miguel, ¿hiciste ‘retroceder’ a Ronaldo?

Fue en la Copa América de 1997, cuando perdimos 7-0. Ese día los brasileños nos iban ganando 3-0 en el primer tiempo y le fui con todo al ‘Fenómeno’.

¿Se molestó?

Me dijo: ‘Tranquilo’.

¿Y tú?

‘Fuera de acá’, le respondí.

¿Se cruzaron otra vez?

Sí y me vino con fuerza. Pegué un grito y quería que lo expulsen, pero solo le sacaron amarilla.

¿Te quedaste picón?

Le hablaba: ‘Tú vales millones, yo nada, por eso te voy a romper la pierna’.

¿Qué hizo?

Se salió de la cancha. Me vio que estaba loco y seguro dijo: ‘¿Para qué voy a arriesgar? Este está loco, me quiere lesionar y ya estamos ganando tranquilos’.

¿Te hizo caso?

Sí, se fue y entró el ‘malazo’ de Edmundo.

Tienes otra con Denilson...

Yo jugaba en Zaragoza, enfrentamos al Real Betis y el brasileño se iba a venir por mi lado.

¿Nadie te advirtió?

Me dijeron: ‘A ese le gusta hacer bicicletas’.

¿Las hizo?

En la primera jugada, se mandó con una. Vuelve a recibirla y otra vez.

¿Hubo una tercera?

Ya no. Fui con todo y le malogré la ‘cadena’. Y muy tranquilo le dije: ‘Anda para otro lado, pues’. No le salió otra.

Miguel Rebosio cuenta sus anecdotas con la selección peruana
Miguel Rebosio cuenta sus anecdotas con la selección peruana

¿Cómo fue la ‘huacha’ a Zinedine Zidane?

Ese partido contra Real Madrid salí jugando, con pelota dominada, se apareció él y se la metí por las piernas. Otra vez me salió al frente y cuando iba a hacerlo otra vez, me paró: ‘Otro túnel, no’.

¿Una ciudad para pasarla bien?

Madrid. Allí conocí a nuestro gran boxeador Orlando Romero, ‘Romerito’.

¿Se hicieron ‘causas’?

Tenía ahí su restaurante y, siempre que iba, ponía su video de la pelea con ‘Boom Boom’ Mancini.

¿Lo hacía siempre?

Claro y cuando brindábamos en su casa, tomábamos en su sala y allí tenía su saco y su ‘pera’. Empezaba a explicarnos como fue la pelea y se ponía a boxear.

¿El peruano más famoso en España?

Una vez estaba en Barcelona y el taxista me preguntó de dónde era y respondí que era peruano y jugaba al fútbol.

¿Cuál fue su respuesta?

‘Acá tuvimos un compatriota tuyo llamado Hugo Sotil, que jugaba espectacular’.

¿Es cierto que los catalanes no se ‘pasan’ con los madrileños?

Muchas veces, cuando tomas un taxi y hablas en español, te dicen: ‘No entiendo’. Y todo porque desean que le hables en catalán.

¿Nunca te quisiste arreglar los ‘dientes de conejo’?

Cuando jugaba en Cantolao me ayudaron con eso, pero debía ir hasta la avenida Javier Prado, donde estaba el consultorio del doctor. Era demasiado lejos.

¿Y ya jugando en primera?

En Zaragoza, el ‘Toro’ Acuña me llevó donde su amigo odontólogo y me puso brackets y, para jugar, un protector bucal como usan los boxeadores.

¿Cuánto tiempo soportaste?

No estaba cómodo y me saqué el protector y lo otro. De allí nunca más intenté hacer algo con mis dientes.

Ahora eres técnico de menores...

Quiero agradecer al Gobierno Regional del Callao, que me permite a mí y a grandes excompañeros del fútbol, buscar y formar talentos chalacos. Un trabajo virtual deportivo que nos permite trasmitir toda nuestra experiencia.

A cuidarse de la pandemia...

Sí. Salgo lo mínimo y cuando las colas son chicas y hay poca gente amontonada.

Aseguraste que si regresan Jefferson Farfán y Paolo Guerrero a Alianza, no es garantía de triunfos...

He dicho que seguro en nuestro país tendrían grandes posibilidades de quedarse con el título nacional, pero no se puede firmar que ya ganaron la Libertadores. Vas como candidato, pero hay que jugar los partidos.

Un gran abrazo...

Gracias a Trome por la entrevista y a cuidarse todo el Perú.