Alemania no lucirá brazalete "one love" ante el pedido de la FIFA. (Foto: Reuters)
Alemania no lucirá brazalete "one love" ante el pedido de la FIFA. (Foto: Reuters)

Buscan dar claras explicaciones. La Federación Alemana de Fútbol (DFB) ha salido al paso de las críticas que ha recibido por la renuncia a usar el brazalete solidario en Qatar 2022 y ha justificado la decisión alegando un “chantaje” de la FIFA. Alemania se estrenará el miércoles ante Japón en la Copa del Mundo.

”No nos hemos arrodillado ante la FIFA. Entendemos la decepción y la indignación. Fuimos sometidos a un chantaje extremo en el que pensamos que teníamos que tomar esta decisión aunque no queríamos tomarla”, explicó el director de comunicación de la DFB Steffen Simon en declaraciones a la emisora Deutschlandfunk.

Alemania, junto con otras seis selecciones, habían anunciado que portarían un brazalete con un corazón y con unos colores similares, aunque no idénticos, a los de la bandera LGTB. Sin embargo, después de que la FIFA anunciara sanciones deportivas las siete federaciones han dado marcha atrás a esa decisión lo que ha generado duras críticas.

”Hubieran aceptado multas, escriben las federaciones. Pero quieren evitar consecuencias deportivas como una tarjeta amarilla. Para ellas el brazalete tenía menos valor que hacer una falta táctica en el centro del campo”, escribe en un comentario el semanario “Die Zeit”.

En su telediario de anoche la primera cadena de la televisión pública alemana, ARD -que tiene los derechos del Mundial junto con la segunda cadena ZDF- emitió un comentario en el que decía que para Alemania era mejor “perder puntos y ser eliminada en la fase de grupos con el brazalete que ser campeona del mundo sin el brazalete”.

El reclamo de Kimmich

El jugador de la selección de Alemania Joshua Kimmich reconoció que se siente sorprendido por la decisión de las federaciones de descartar que los futbolistas porten el brazalete ‘One Love’ por las posibles sanciones de la FIFA.

”Al final fue una decisión de las asociaciones que todos apoyaron. En general, me sorprendió un poco porque tuve la sensación de que se estaba hablando del brazalete de una manera bastante irrelevante. Ahora siento que es una señal fuerte. Seguimos recogiendo las quejas. Los jugadores somos bastante reflexivos y deberíamos atender las quejas”, indicó el jugador del Bayern Múnich.