Por: Fernando ‘Vocha’ Dávila

Y de pronto el arquero con pinta de modelo apareció en las series, programas de TV y se fue quedando, alcanzando ‘titularidad’, y hoy es la cara visible de un canal importante del país. fue futbolista, bombero, actor y, a horas de estrenar un nuevo noticiero, se detiene y mira para atrás. Llegó el momento de atajar preguntas.

Paco, ¿quién le hace daño al fútbol?

Los representantes-comentaristas.

Dame otros más...

Las salitas de WhatsApp desde donde se suelta información.

La última...

Cuando se cree que debo ser amigo del seleccionado o del entorno del profesor Ricardo Gareca y tienes un compromiso a la hora de opinar.

¿Qué opinas de la frase popular ‘Para cojud... los bomberos’?

Yo lo soy y te puedo decir que mejor suena: ‘Es a quien primero llamas cuando estás en peligro’.

Estudiaste en el colegio Markham, pero jugaste al fútbol. ¿Tienes calle?

Yo he dormido en Lazareto, Atahualpa y Loreto, barrios bravos del Callao.

¿Y eso?

Es que cuando jugaba en Cantolao mi compañero de equipo era mi hermano ‘Vitucho’, al que tengo olvidado. Él es bien respetado en esa zona y me quedaba en su casa. Conocí a su mamita Nancy y su hermano Ángelo, el popular ‘Cara de perro’.

Nombraste Loreto...

Es que iba a la casa de Daniel Albarracín, el popular ‘Coliflor’. Uno de los más grandes fulbiteros del Callao.

¿Zona picante donde has jugado?

El ‘Maracaná’ de Chacaritas, en el puerto. Mientras vayas con amigos y respetando, todo bien.

¿Es cierto que conociste a Diego Maradona?

En el año 2001, Julio César Uribe me convoca a la selección y fuimos a Argentina por Eliminatorias. Jugábamos un jueves y el sábado, en ‘La Bombonera’, Maradona hacía su partido de despedida.

¿Qué ocurrió?

Él también se hospedó en el hotel de nosotros. Se adueñó del piso 5 y, en la noche, cuando bajábamos a cenar Andrés Mendoza y yo, se abre la puerta del ascensor y aparecen el ‘Pelusa’, su esposa y uno de seguridad.

¿Ustedes quedaron sorprendidos?

Entró y dijo: ‘Hola muchachos’ y al mirar a mi compañero le comentó: ‘Vos sos Mendoza, el de Brujas, ¿verdad? Qué jugador sos, a ti hay que matarte para poder pararte’.

¿Qué hicieron?

Andrés se rió, con esa risa de niño tímido que tiene, y yo admirado.

¿Una más de esas?

Otra de ascensor.

Vamos con todo...

Concentración de la ‘U’ en el ‘Golf los Inkas’. Voy con Manuel Barreto a almorzar y sube Jaime Bayly.

Hasta ahí todo normal...

Nos pregunta si jugamos al fútbol, respondimos que sí y nos comenta que somos muy jóvenes.

No veo ninguna maldad...

Se fue, nosotros pasamos al comedor y en eso se acerca un botones y le dice a mi compañero: ‘El señor Bayly me pide su número porque desea entrevistarlo’.

¿Se lo dio?

Imagino que no, porque no vi que Manuel saliera en su programa, ja, ja, ja.

¿El mejor peleador en el fútbol?

Piero Alva. Un día se ‘mechó’ con el argentino Adrián Coria. Le metió tanto puñete que se le fue la mano. Le dio al piso y se lesionó solo.

Una más con el ‘Zorro’...

Éramos muy chicos, salíamos de entrenar en el ‘Lolo Fernández’, subíamos por todo el jirón Zepita y se aparecieron 4 ‘terokaleros’ queriéndonos cuadrar.

¿Qué siguió?

Él me dijo: ‘Tranquilo compadre’. Se quitó el polo, se lo enredó en su mano, me dio su bolso y les gritó: ‘¿Con dolor o sin dolor?’. Se tumbó al primero, luego al segundo y los demás se fueron.

¿Y tú?

Estoy con Van Damme y me voy a meter.

Hiciste de Polo Campos en la serie del compositor. ¿Lo fuiste a ver para saber cómo se comportaba?

Fui y me hizo conocer su casa. Me decía esta es la cocina, la sala, el comedor y cuando llegamos a su cuarto, me habló: ‘Este es mi gimnasio, acá quemo grasa’.

Has pasado por todos los papeles en la televisión. ¿Cómo te presento?

El chico de las ‘señitos’, el yerno que las señoras quisieran para sus hijas.

Van a decir que te estás botando de ‘arreglado’...

Es que soy transparente y se divierten conmigo.

¿Ya aprendiste a bailar?

Eso es imposible .

Ahora empiezas una nueva aventura...

De 6 a 10 de la mañana por ATV. Voy acompañado de dos periodistas de calle, con amplia trayectoria, y yo que soy un comunicador.

Adelante y estaremos siguiéndote todos los días, para criticar o elogiar...

No hay problema. Y gracias porque sabes que tu opinión la aprecio y saludo a los lectores del diario ‘Trome’.