Patrice Evra se retiró del fútbol en el 2018 a los 37 años. Foto: EFE.
Patrice Evra se retiró del fútbol en el 2018 a los 37 años. Foto: EFE.

contó una de las experiencias más duras de su vida. En entrevista para ‘The Times’, el exseleccionado francés dio un adelanto de su libro ‘I love this game’ en el que, entre otras cosas, relata una serie de abusos sexuales que sufrió en su infancia.

TE VA A INTERESAR | La fe de Cuto | Juan Carlos Orderique: la fama, las previas, la muerte de su hermano y más

Cuando tenía 13 años, se hospedaba en casa de uno de sus maestros 3 veces a la semana, algo que aprovechaba el depravado para intentar abusar de él. El exjugador del contó como el profesor trataba de tocarlo cuando pensaba que estaba dormido, además de empujarlo y golpearlo.

“Se excitaba sexualmente y se tocaba a sí mismo mientras trataba de quitarme la ropa” relató Evra. “Cuando se acababan las clases, cuando me tocaba dormir allí, se me formaba un nudo en el estómago. Después de varios meses, el profesor empezó a cansarse de todo. Yo era un luchador y no cedí. Ni siquiera me preguntó por qué me quería ir: lo sabía”, añadió.

Pese a todo, Evra manifestó que no odia a su abusador, sin embargo, se arrepiente de no haber contado nada porque podría haber ayudado a que otros jóvenes no pasen lo mismo.

El odio nunca estará en mi corazón, No odio al maestro que abuso de mí. No me avergüenzo cuando reconozco que me sentí como un cobarde durante muchos años por no hablar del tema. Era algo que me oprimía el pecho. Pero esto no lo hago [hablar del tema] por mí, sino por los niños. No quiero que nadie se sienta avergonzado por vivir algo así”, expresó.

“Soy consciente de que mi madre y mi familia investigarán el tema para ver si pueden demandarle, pero la verdad es que enterré esto tan profundamente... Nunca he pensado en ir a juicio”, agregó.

Finalmente, el exfutbolista hizo un llamado a los jóvenes que puedan estar pasando una situación similar y los instó a no sentir vergüenza y buscar ayuda.

“Haber vivido con esto es una de las cosas de las que más me arrepiento porque habría podido ayudar a mucha gente. Estoy harto de esta masculinidad tóxica. Para mi padre, llorar era un signo de debilidad, pero no es así”, manifestó.

Si eres un niño, lees esto y están abusando de ti, no tengas miedo: cuéntalo. No te avergüences, porque no hay vergüenza. Lidia con la situación hablando sobre lo que está sucediendo”, sentenció.

TE VA A INTERESAR