Perdimos, es cierto, pero aprendimos más con esto que goleando a Guatemala.

Miguel Alegre Tinoco, periodista de Trome, nos trae una nueva columna sobre la gira de la selección peruana en Europa.

Selección Peruana
Jefferson Farfán  desperdició la ocasión más clara del segundo tiempo
Alemania-Perú Amistoso FIFA en Sinsheim

Más sobre:

Selección peruana

En solo tres días, la Blanquirroja jugó ante dos selecciones de élite en Europa. Fue como una extensión del Mundial 2018, como si la Copa del Mundo nos hubiese dado un ‘bonus track’. Perdimos, es cierto, pero aprendimos más con esto que goleando a Guatemala. Y también aprendimos muchas cosas los hinchas y periodistas.

Ayer, por ejemplo, durante el Fan Fest que se armó a unos kilómetros de Sinsheim, por los parlantes el DJ les recordaba a los compatriotas que llegaron de muchas partes del Viejo Continente, que no dejaran su basura tirada en la calle para no dar mal aspecto ante los siempre pulcros germanos. Lo que sorprende es que tenga que advertirse y que no nazca naturalmente.

Lo mismo sucedió con el tren que iba cerca del estadio. Muchos subieron sin haber comprado un boleto, porque saben que es muy raro que alguien lo verifique, si es que no es una conexión internacional. Eso es porque acá, a pocos se les ocurre ser deshonesto, pero en países como el nuestro, donde la corrupción es cosa común, ya sabemos cómo es.

Los germanos son tan ordenados que incluso orinan sentados para no ensuciar el excusado (wáter) y por respeto a las damas. Ojalá algún día podamos dar a nuestros hijos un futuro similar en nuestra propia tierra.

A mí me toca despedirme, porque ya extraño a mis enanos, pero antes haré una parada en París para encontrarme con mi princesa Alejandra, que anda de camino a estudiar un semestre en República Checa. Y para mi mujer, Lorena, ya voy a casa, amor. ‘Ich liebe dich’ (‘Te amo’).

Ir a portada