Agustín Lozano no llegó a reunirse ni con Ricardo Gareca ni con sus representantes- Foto: Composición.
Agustín Lozano no llegó a reunirse ni con Ricardo Gareca ni con sus representantes- Foto: Composición.

De hecho, ni siquiera Lozano estuvo en la primera reunión, decidió enviar a dos representantes que vienen recibiendo serios cuestionamientos sobre su capacidad de negociación.

TE VA A INTERESAR | ‘Paco’ Bazán revela cómo quedó el rostro de Farfán tras la pelea: “Está hinchado” [VIDEO]

Se trata del presidente de Atlético Grau, Arturo Ríos, y de Juan Aurich, José Isla, dos clubes que se encuentran no en las mejores situaciones dentro del fútbol peruano. Lo que más sorprendió es que se opte por estos dos dirigentes en lugar del director deportivo de la Federación Peruana de Fútbol, Juan Carlos Oblitas.

Esta elección de negociadores generó muchas críticas en diversos medios de comunicación. “¿A quién le ganó el Sr. Presidente de Atlético Grau, Arturo Ríos; el del Aurich, José Isla; para recibir la gran responsabilidad de negociar con Ricardo Gareca?”, señaló Michael Succar en el programa “Al ángulo” de Movistar Deportes.

El presidente de Atlético Grau, Arturo Ríos, y de Juan Aurich, José Isla. Foto: Composición.
El presidente de Atlético Grau, Arturo Ríos, y de Juan Aurich, José Isla. Foto: Composición.

“A quién se le puede haber ocurrido sentar a estos señores con para definir el futuro de la selección peruana y del fútbol peruano por los próximos cuatro años. ¿Fue casualidad? Yo creo que no y creo que todo esto es parte de un plan que no incluye a Gareca y tampoco a Oblitas”, agregó.

Asu turno, quede como el ‘salvador’.

“No armes este show, le pones un par de tipos que sabes que no tienen ninguna capacidad de decisión, que los estabas mandando al matadero y después te sientas tú dese el hotel a ver como va la reunión para después llegar como salvador. Gareca se conoce esta metodología de memoria y no se prestó”, expresó.

, quien enumeró las diversas falencias de Ríos e Isla como para llevar una negociación fructífera.

Qué diablos tenía que hacer en la negociación con Ricardo Gareca el presidente de un club que está cerca del descenso, que no tiene trabajo de menores, que no tiene fútbol femenino y cuyo equipo de primera división es precario. Qué diablos tenía que hacer el presidente del Aurich que está en una crisis financiera terrible, que los jugadores no podían sacar sus cosas del hotel porque no pagaron. ¿Alguien puede tomar en serio a esos interlocutores?”, indicó en Full Deporte.

TE PUEDE INTERESAR