contó con lujo de detalles las mejores anécdotas de su paso por en una divertida conversación con Luis Guadalupe en la Fe del Cuto. El recordado capitán crema contó sus inicios en el fútbol, los entrenadores que lo marcaron y hasta una ocasión que la policía intervino el carro en el que se desplazaba con sus compañeros del Sport Boys porque ‘creyeron que lo estaban secuestrando’.

¿Cómo te inicias en el fútbol?

Estudiaba en el colegio La Salle, en transición era esa época, en primer grado. Mi compañero de salón fue ‘Tito’ Chumpitaz, el hijo de Héctor Chumpitaz, y un día en un recreo su papá había venido de México creo, estaba jugando en la ‘U’, algo así me dice, para ir al ‘Lolo’. Yo tenía 6 años, mi viejo me llevo con mi hermano y me quede en la ‘U’ desde los 6 años hasta los 16, más o menos, y a los 17 me fui a San Agustín becado para estudiar.

LEE MÁS: Roberto Martínez y el merecido puñete que le metió un compañero de Universitario

¿Becado?

Sí, becado con yapa porque cuando fui al padre yo le dije que venía del Mariscal Domingo Nieto, un colegio en Magdalena y cuando fui vi los cursos, le dije “padre y cómo voy a hacer acá”. Me dijo, “tú no te preocupes, compadre, tú juega fútbol, estudia y apruébame tales cursos, pero esfuérzate”. Y así fue, me apoyó bastante, campeonamos en segunda división, subimos a primera y campeonamos en primera con un equipo nuevo. Prácticamente, Jaime Duarte y 10 chicos más.

¿Quiénes estaban en ese equipo San Agustín campeón del 86?

Muchos conocidos, Jaime, Héctor Martín Yupanqui, Raúl Mejía, José Pajuelo, Carlos Castro, Segundo Barreda, Víctor Alcazar, también el ‘Negro’ Falla, José Ziani, ya después llegó ‘Chemo’ Del Solar, Ismael Montesinos. Todos dirigidos por el ‘Gato’ Cuellar.

También estaba el ‘Cholito’ Yupanqui.

El ‘Cholito’ llegó como recogebolas. Te lo juro, es que teníamos un equipo chico, en esa época 85 y 86, entonces, cuando hacíamos definiciones teníamos 8 pelotas para 20 jugadores porque no habían auspicios, no es como ahora, no habían auspicios y entonces tú pateabas y los que no pateaban se iban, se peleaban para agarrar la pelota detrás del arco para ir a hacer la definición, y el cholito era el que nos pasaba las pelotas porque estaba Fito Gamarra y no me acuerdo quién era el otro arquero, Hernández creo, y al final el ‘Cholo’ se queda como titular, tapaba con su polo de unas pinturas más antiguas, se amarraba con pita unos olímpicos.

Pero tenía buena técnica Yupanqui.

Cuto, tú lo veías a Yupanqui en el arco y agarrabas moral porque decías que sí o sí entra la pelota y el cholo llegaba y la sacaba. Eso sí, todo le quedaba feo al ‘Cholo’, todo. Jajaja. Un gran abrazo, está en Chosica.

TE VA A INTERESAR | Roberto Martínez y su bronca con Markarián: “No lo dejé entrar al velorio de mi mamá”

Creo que se fue a radicar a Estados Unidos si no me equivoco.

No sabía la verdad. Pero un día tuve una anécdota con Yupanqui muy buena. Nos fuimos a una Copa Libertadores con San Agustín y fuimos a una tienda de la marca de ropa que te auspicia.

Adidas.

Y llegamos a la tienda y tenía un papelito y escuchó que discutía con el que vendía. Entonces me acerco y le digo “qué pasa, ‘Cholo’”. No, mira me han encargado un par de zapatillas Adidas modelo Topper, cómo es eso, claro entonces y me decía si o sea y lo tenía apuntado, le digo eso no existe ‘Cholo’, Adidas es una marca y Topper es otra marca y al final no compró. Pero la cosa no quedó ahí, fue a otra tienda con su papelito a buscar sus zapatillas Adidas modelo Topper. Como comprenderás, nunca las encontró. Jajaja. Así es. En sus inicios lo habíamos traído y había bajada como el chavo.

Aparte era más duro también.

Oe, todos los arqueros son duros, no he conocido ni un arquero mano abierta, así Ibáñez, asu mare Ibáñez, ‘Cholito’ Yupanqui, el ‘Gringo’ Zubczuk.

‘EL GRINGO’ ZUBCZUCK LE PEGÓ

Una anécdota con Zubczuk.

El único jugador que me ha pegado una vez en mi vida, de verdad ah, y que felizmente me tiro un puñete, digamos que en la cancha sabes que te peleas con todos y no pasa nada, pero de compañeros digo fue el ‘Gringo’ Zubczuk. En una Copa Libertadores nos habíamos ido a jugar a Venezuela, pero felizmente cuando me pega logra desviar un poco la cara.

La sacaste barata.

Me pega en el avión.

¿Qué había pasado?

La verdad fue con justa razón. Veníamos de Venezuela, habíamos jugado con el Minervén, entonces si ganábamos pasábamos a la otra etapa de Copa Libertadores y venía el clásico ese clásico famoso del gol de Nunes de la jugada, entonces Markarián nos dice si ganamos en Minervén, se regresan y van los juveniles a jugar a Caracas contra el Caracas, dicho y hecho nos regresaron en el aeropuerto de Caracas se había malogrado el aire acondicionado como 7 horas de espera con esos buzos que nos daban esa época.

Esos quemaban, un sancochado.

Que te daban un pezuñón, pero al “Puma” lo veo, se hacía así un sancochado bravo con el calor, 7 horas en el aeropuerto. Estábamos en el dutty free, la gente aburrida sudando y de repente “oe mira ahí” y pasaron el gringo Zubczuck donde venden los perfumes, el gringo tenía unos brazos, así se acercaba, así échame perfume, acá donde la chica se hacia su brazo así.

Para que lo vieran vendiendo la mercadería.

Lo llamó a Ronald Baroni y le digo “Ronald, acompáñame2 y me voy al puesto ahí donde estaba al costadito. Entonces, agarro uno de esos test de los probadores y me echo acá y le digo “Ronald, tú vas a olerme la mano derecha, no la izquierda, la derecha”. Agarró y fundillo, Cuto. Estaba como el hombre araña.

Un concentrado.

Claro, me echo así. Le digo Ronald se va de sapo, ahora me dice “asu, qué rico perfume” y el gringo, que estaba con la flaca que le hacia así, a ver. A ver me dice y le cambio la mano. El hombre oye, no me agarró en el aeropuerto te juro me espero en el avión y me metió un puñete en la cara. Ah, yo estaba pegado a la ventana que si yo no giro la cara.

Para amortiguar.

Me rompe la nariz o algo. No me cayó, me empotro contra eso. Ya la gente se asustó y se metió y lo agarraron entre 10 después me dijo yo también te la hago ya el hombre había perdido le había tirado una telaraña, el único que me ha pegado ha sido el ‘Gringo’.

Terrible.

Hasta ahora el ‘Gringo’ está fuerte, gran amigo, lo tengo en mi equipo ideal de los que he jugado, de todas maneras.

Roberto Martínez en 'La fe de Cuto'
Roberto Martínez en 'La fe de Cuto'

¿Tú debutas profesionalmente a qué edad?

A los 17 en San Agustín. Claro, en segunda profesional y de ahí cumplo 18 ya pasamos a primera y campeonamos.

Y de ahí tú regresas a la ‘U’.

Regreso a la ‘U’, claro porque me habían prestado, pero no hicieron, no me jalan, ahí me tenían que haber jalado cuando campeonamos en segunda, pero me perdieron la pista y cuando campeonamos en Primera División de ahí me regresan, pero ya no tenía contrato, o sea voy con contrato.

Ah y cuando regresas a la ‘U’....

Ya estaba ‘Chemo’ o sea regresamos los dos.

¿Los dos al mismo tiempo?

‘Chemo’ un poco antes, yo me demoré medio campeonato más, él regresa antes que yo y de ahí se va a Chile. He jugado con ‘Chemo’ de chibolo. Mira, yo era lento, pero ‘Chemo’ era un bolero, te juro. Tiene un mérito bravo porque tú lo veías a él a los 12 y 14 años y yo le decía compadre la de Lima esta buena la postulación, la católica anda.

TE VA A INTERESAR | Roberto Martínez reveló candente anécdota entre ‘Puma’ y amiga de ‘Chemo’ |VIDEO

Para que vaya a estudiar.

Te lo juro y él en verdad, nunca me voy a olvidar incluso creo que ingresa a la universidad y tenía que tomar una decisión porque los horarios en esa época no es como ahora incluso hacen carreras a distancia todo, no existía esa vaina, entonces, ‘Chemo’ toma su decisión, para mí en su momento arriesgada, de no estudiar y de jugar porque tenía condiciones, pero en verdad ‘Chemo’ o sea nos sacó ventaja en lo físico en lo profesional.

Tiene mucho mérito.

Pero aparte en personalidad, ‘Chemo’ sumó mucho, ahí se volvió lo que era, ¿no?, pero digamos de chico chico, 14 años, no es que tú decías este va a llegar... no en verdad, pero tiene un mérito terrible.

Es verdad.

Ese también (‘Chemo’ Del Solar), ese no te invita ni un agua, el otro día me lo encontré en Trujillo, oye va a comprar como si fuera…peor que yo, con gorro tapado.

Roberto en 'La fe de Cuto'
Roberto en 'La fe de Cuto'

¿Cómo fue ese regreso a la ‘U’?

Mal porque regreso y me pasé lesionado. Empecé a sufrir de esguince de tobillo. El ‘Ciego’ Oblitas era el técnico y me pase casi un año, un poco más, enyesado a recuperar y me volvía a lesionar, hasta que me hicieron un tratamiento con el ‘Cholito’ Yupanqui, pero el Kinesiólogo. Espectacular.

Jack el extirpador.

El que agarraba la carne y la despedazaba. Me hace un tratamiento en esa época y me empieza a poner, yo nunca había visto, los estribos para jugar, o sea no que te lo hacían así con esparadrapos antiguos, y ya empecé a mejorar y la llegada de Germán Leguía me ayuda mucho, llega Germán con el ‘Ciego’ y de ahí después Germán se va y empieza un poco mi despegue, no pero el primer año, duro.

Ahí te encuentras con el ‘Puma’ y con Álvaro Barco.

El ‘Puma’ le decía a Barco sonrisa de villano. Se reía de costado, medio de costado.

“EL PUMA ESTÁ RENEGÓN, ESTÁ VIEJO PUES”

Qué buena.

Tú sabes que el ‘Puma’ de vez en cuando se metía su petardazo pues o sea igual que la “Foca”, terminaban de jugar la Foca hasta antes de jugar creo, pero el Puma o sea cuando terminaban en la noche íbamos a la concentración si concentrábamos y se metía sus 2 o 3 petardos no fumaba su cigarrito. Un día estaba Álvaro y le dijo “Álvaro yo tampoco fumaba”, y Álvaro le dijo que no fumaba no y le dijo vete porque voy a fumar como Popeye le dijo que “El Puma”es extraordinario. “El Puma”, ese para mí es el que tiene más chispa.

Con más chispa.

Claro lo que pasa es que él te ve y te pone un apodo de arranque que encaja, es un capo, yo me lo encuentro al “Puma”ahí cuando yo era juvenil y me suben a los aspirantes donde el “Puma” era y el “Puma” en verdad yo lo veía jugar y era, o sea en esa época, no era obligatorio las canilleras, pero jugaba con las medias abajo que se le metían al chimpun, qué bestia para jugar y allá lo promocionan y Marcos Calderón lo promociona a él justo cuando yo era juvenil ya estaba en aspirantes a mí no me promocionan, obviamente porque tenía 17 años, y de ahí me voy a San Agustín a los 16 17 y el ‘Puma’ ya se queda ahí, pero ya nos hicimos super amigos. Ya iba a mi casa a tomar desayuno yo creo que José es el hermano que me dio el fútbol. No, en verdad, creo que tiene un corazón de este tamaño o sea el ‘Puma’ para mí es ‘Lolo’, el ‘Puma’ y todos los demás pueden ser grandes jugadores, cracks, lo que tú quieras, pero ellos dos son la historia de la ‘U’.

La historia, la esencia de la ‘U’.

Lo que representa la ‘U’, de hecho.

Él lo conoce toda una vida.

Ahora está renegón, se pelea con todo el mundo, ya está viejo pues.

Ya esta vieja.

Sí, esta vieja, pero en verdad el ‘Puma’ representa lo que verdaderamente es la ‘U’, la garra, el temperamento, jugó solo ahí, en la ‘U’, te contagia tenerlo al ‘Puma’, yo siempre decía por ejemplo ‘Chemo’, cuando estuvo en la selección, si hubiera tenido al ‘Puma’, aunque sea como ayudante de campo, lo que sea, pero el ‘Puma’ lo que te contagia en un grupo es bastante.

Es verdad.

Es cierto, es extraordinario, pero no le pidas que te dé una charla, mi compadre esta jodido, no agarra una pizarra.

¿Y en qué año te tocó de ser capitán?

En el 91 con Iván Brzic.

Él te da la cinta.

Claro, estaba Leo Rojas y después estuvo Pedro Requena, pero cuando llega Iván, nunca me voy a olvidar, Requena era un crack, aparte tú sabes cómo es Pedro…

Dice que nunca le sacaron una tarjeta amarilla.

Ese era el problema, que todos los años ganaba el fair play, claro Pedro Requena ganaba todos los años el fair play, siendo back central.

Eso no le gustaba a Iván.

Y era back central, un crack, jugaba Eliminatorias, pero Iván venía con ese tema de que acá el back central tiene que ser, no sé, feo, metedor, o sea algo así, y Pedro nunca encajó con Iván. Leo Rojas se fue a Cristal, se quedó Pedro, pero Iván después prescinde de Pedro y me nombra a mí de capitán.

¿Y cómo fue ese momento?

Bien, lo hablé con José (Carranza) incluso con el grupo, pero bien, ahí estuvimos, aparte era un grupo de jugadores extraordinarios, había problemas y todo porque tú sabes que en un grupo no eres amigos, entre comillas, de todos, pero eres amigo en la cancha, o sea, afuera puedes ser compañero, pero ahí en ese cuadradito, en el verde hermano…

Ahí haces la diferencia.

Exacto, afuera lo que quieras, no me saludes, no me hables, nos peleamos, lo que tú quieras, pero ahí había que competir.

Cuéntanos una anécdota cuando llegó el viejito Nunes, cuando con Baroni, con toda esa gente...

Baroni para mí era lo máximo, tenía un dedo gordo del pie. Ooye qué abusivo, mira ese jugábamos los domingos, martes entrenábamos y llegaba con su zapatilla rota y se le salía el dedo, te juro que sus dedo gordo del pie.

Derecha o izquierda.

El derecho, su dedo gordo era una cosa así, con materia, una cosa horrible, entonces siempre decía que le dolía y él entrenaba poco en la parte física, o sea cuando entrenaba se manejaba bien ya sabía su ritmo, pero los domingos era un animal.

Qué impresionante lo que corría.

Corría, metía, se trompeaba, cabeceaba, bajaba, defendía, un espectáculo, pero su dedo gordo era una cosa alucinante, qué rico dedo gordo tenía.

SOBRE RONALD BARONI Y EL ‘CENIZO’ JORGE AMADO NUNES

Según ‘Balán’ Gonzalez Baroni parecía Rambo.

Sí, claro, antes de los partidos se metía un shot de whiskey, te juro en verdad.

¿Así?

Se engominaba el cabello, se amarraba una cinta en el cabello, en el brazo otra cinta, se metía un shot de whiskey, bum, salía como que lo animaba un shot, anécdotas de esos antes de salir yo he vivido anécdotas con todos pero lo de Baroni era alucinante.

Después llega el viejito Nunes.

Él llega ya grande, creo que tenía como 60 años, jajaja, pero ya estaba en treinta y tantos.

Tenía una pantorrilla.

Como jugador era espectacular, yo con Jorge, tuve la suerte de llevarme muy bien, venía con el cartel de ser incluso un poco difícil, pero me llevé muy bien con él en verdad, el viejito después ya cuando fue técnico tuvo sus problemas.

Cada jugador tenía su ritual.

Y el tío ‘Cochoy’ Muñoz, cuando era chico, me tocó concentrar con él, ta que el tío era un vacilón. Ya ‘Chemo’, ‘Cochoy’ y yo, los tres en el mismo cuarto en el ‘Lolo’ nosotros llegábamos en la noche. Tío Cochoy, cuéntenos sus historias. El tío tenía 20 santitos, se persignaba con todos y nos contaba sus historias, pero el tío Cochoy por ejemplo, usaba las medias al revés.

¿Al revés?

Se las ponía al revés y también el suspensor.

Igual que el Pana Tejada, también se ponía los calzoncillos al revés.

Pero a veces venía al camarín, se acercaba a los inodoros, al wáter, y veía quién estaba ahí porque antes de jugar normal que la gente vaya a ocuparse, venia así miraba y metía su chimpun y salía para el partido, era como una especie de cábala.

Roberto Martínez en 'La fe de Cuto'
Roberto Martínez en 'La fe de Cuto'

¿Cómo fue ese recibimiento a Juan Reynoso?

En ese momento no se veía eso, no se veía que pasen así, de Alianza Lima a Universitario, pero cuando te hablaban de que Reynoso iba a venir al club.

Nadie creía eso.

No lo creías, pero tráemelo, Juan es un monstruo jugando, acá en los campeonatos se paseaba y tenía el tema que nunca había campeonado con Alianza Lima, o sea había perdido con nosotros con San Agustín, una final o dos, y con el tiempo nunca había campeonado, entonces un poco por ahí Jorge Nicolini lo manejó, me llamó Jorge un día y me dijo “ya contratamos a Juan Reynoso” y dijimos qué bien o sea hablamos en el grupo y super bienvenido, ningún problema y Juan fue campeón.

¿Pero cómo se acopló al grupo, porque tú sabes que no es fácil?

Claro, pero se acoplo por cómo jugaba. Llego la primera jugada, la paró de pecho, se nos pararon los pelos a todos, salió jugando y dijimos todo el mundo: bienvenido y campeona con nosotros.

Roberto, tú marcas una etapa, tu mejor etapa digamos, como futbolista en Universitario.

Esos años en la ‘U’ del 90 al 95 fueron fabulosos, pero teníamos un grupazo también, ayudó mucho el plantel, aparte, mira valga verdades, para mí el mejor técnico que he tenido en mi carrera ha sido Sergio Markarián.

Claro, lo sé.

Como técnico, el tipo era un adelantado para la época, o sea te ganaba el partido en una charla técnica, sabía cómo jugaba el rival en verdad.

Otro técnico que te marco.

Me promueve el Fernando ‘Gato’ Cuellar de la Sub 20. Él fue el mejor entrenador en la parte personal ha sido Cuellar, yo con él he campeonado 3 veces, una con San Agustín y dos con la U.

LEE MÁS: Julio César Uribe en La Fe de Cuto: cuando conoció a Pablo Escobar, ¡hasta tuvo regalito!

Un personaje el profe también, ¿no?.

Muchachos trenzas de a dos decía, ‘Gato’ como que trenzas de a dos, pero gato trenzas de a dos, era impresionante el gato. Te lo juro. Pero el ‘Gato’ Cuellar era como mi papá en el fútbol.

Llegamos a este punto mi gente de “La fe de Cuto”, el momento de la concentración. ¿Por qué tu escogiste conmigo? orque normalmente que era como era o sea los grandes ya los referentes los consagrados ellos escogen normalmente llegabas tú mirabas la lista si estabas entonces a veces cuando ya uno como yo recién me habían promovido a primer equipo algunos decían yo me voy a concentrar con tal y decía yo me voy a concentrar con Guagua Guadalupe y yo pues dije pero por qué me ha dicho no entendí nunca.

Porque era obvio, a ver lo que pasa que cuando llega un joven un chico a un grupo que ya era bastante grande lo primero que se tiene que hacer es jalarlo a él para que se sienta cómodo porque si no lo reflejas en la cancha a veces te puede agarrar timidez o sea tienes que tener mucha personalidad, no es fácil. Uno tiene la suerte de tener referentes grandes, digamos ahora está Carvallo está Corzo por ahí, pero en esa época era un grupo mucho más grande, cuando llego me sucedía lo mismo, estaba Javier Chirinos, Fidel Suárez, ‘Cochoy’ Muñoz y Pedro Requena, Leo Rojas, entonces te sientes protegido y dije obviamente vamos a concentrarnos y ahí te asustaste no.

Son esos detalles que uno aprende para luego asumir un liderazgo en los equipos, ahí estaba Roberto Martínez, ‘Chemo’, el Puma, todos ellos porque era eso yo también después agarré y comencé a repetir lo mismo. ¿Qué te hacía Aguirre?

Yo no me masajeaba, me sobaba los pies nada más para quedarme dormido.

Calato y yo estaba así, yo veía que tú te pones tu frazada así ya y tú no entiendes entonces ya como, y yo agarré y dije y viene Aguirre y Aguirre hazme una ya tú sabes ya en los pies y ya Aguirre ahora quiero se me ha cargado acá y pasa y estaba calatayu, calatito, y Aguirre ya y yo a la hora de dormir que yo estaba así con miedo.

Pensabas que iba a saltar a tu cama.

Claro.

Cuto, pero te pelabas, yo iba a ir a hacer para que tú pierdas, ah no creas que ibas a ganar, perdías tú. Jajaja.

Yo dije me está pulseando que cosa. Jajaja.

¿Cómo pasa el tiempo? Después, otra que me acuerdo siempre cuando me llevas al cumpleaños de Gisela Valcárcel, eso fue para mí un sueño porque siempre he admirado a Gisela Valcárcel yo he dicho que siempre ha sido mi amor platónico, pero que Roberto diga vamos Cuto, vamos, fuimos con el “Puma”, el ‘Cheta’ Domínguez fuimos.

Éramos pocos 6 o 7.

Sí.

Creo que el viejo Nuñes también estaba. Si al viejo también lo llevaste y nos fuimos pues tenía un carro un Citroën negro, ¿no?

Claro, nos fuimos hasta las casuarinas.

Estaba toda la rumba y ahí fue donde bailé ese tema con la tía Mariela Balbi, estaba en su mejor momento. Fue impresionante.

Tú sabes que después voy al Boys y como Gisela trabajaba durante el día muchas horas o sea se iba a las 9 de la mañana al canal hacía programa y se quedaba siempre hasta las 6 o 7 de la noche, entonces yo a veces iba al canal y a veces no y cuando ya fui al Boys me iba a las Casuarinas con el Chinito Huamán con Becerrita y con Javicho Barrios

Javicho, mi negro.

Llegaban ahí y se tiraban a la piscina y Gisela no sabía nada pero la empleada le contaba.

¿Cuéntanos una anécdota de Carlos Flores?

Que miedo Kukín, mira él y mi sobrino Cartagena, qué abusivos. Cartagena lo suben cuando era juvenil yo lo aplaudía a mi sobrino cada vez que lo veía lo miraba, sobrino qué bestia y Kukín mis respetos también.

De colores. Jajaja.

Pero aparte al hombre le gustaba, los amarraba parecía esos globos, lo amarraba lo jalaba, lo anudaba, oe te conversaba así, o no claro, oe causa y que era una cosa.

Era natural, él caminaba así como si tuviera y la gente pues miraba.

Mira Kukín llega y lo expulsa un partido contra el Aurich mete gol y de ahí hay un penal y lo tenía que patear yo y se me acerca y me dice déjame patearlo porque ya tenía amarilla y patea mete gol y en esa época no podías sacarte el polo y el zambo se saca el polo y creo que Tejada era árbitro lo expulsa por eso le pusieron creo que dos fechas ahí lo perdimos a Kukín porque cuando jugaba Kukín, Markarián lo ponía a Nunes de 9 o sea lo hacía jugar como 9 un poco retrazado y después ya regresa de expulsión, entró Nunes a su puesto ya Kukín no jugó, apenado de lo que le pasó, en verdad creo que o sea son de esos que tú dices pudo haber sido lo que quiso o sea él pudo haber llegado a ser lo que quiera, pero a la vez creo que su manera de ser y todo lo que vivió lo qué pasó.

Su infancia.

Lo pone hoy en día como un crack no o sea un crack que tú dices oye, no sé Jefferson hizo el 10 de la calle y un montón de gente dijo el 10 de la calle es Kukín.

Claro, toda la gente saltó.

Claro a ese extremo me refiero pero un crack.

Cuenta una anécdota con Puchungo.

En selección con juveniles. Un día nos fuimos a Machala, Ecuador, fue extraordinario nos juntamos con ‘Puchungo’ Willy Laya.

Salieron de paseo.

Terminando un partido, tendríamos 17 años, dijimos oye vamos a traer unas amigas, ya pues unas amiguitas dije, y con ‘Puchungo’ vamos a tomar. Armamos un temita ahí y conseguimos creo que en esa época te hablo en el año 83 o 84 conseguimos unas 3 amiguitas para los que querían pues nos dieron 100 dólares de viáticos, sabes lo que eran 100 dólares, era billete. Todo iba bien hasta que aparece la ‘Chancha’ Besada.

¿Qué pasó?

Parece que de la ‘Chanchita’ era su debut oficial.

Iba a debutar.

Pero entrabas en grupo tú sabes cuando entras en grupo te palteas.

Claro te desconcentras.

La chica le pregunta ya terminaste. Y él le responde, no estoy en quinto de media. Que abusivo. Esa fue extraordinaria.

Jajaja.

Tengo una con el Puma y con ‘Chemo’ también.

LEE TAMBIÉN Sergio Ibarra: el día que ‘tumbó’ a su técnico y lo mandó al hospital [VIDEO]

Cuéntala.

También hace años ‘Chemo’ ya jugaba en Chile, solteros todos, siempre poniendo el parche, no vaya a ser que se amarguen.

Mejor aclarando.

Entonces nos fuimos ahí y habíamos jugado creo ya habíamos terminado de jugar el domingo con Chemo tenía una amiguita.

Asu.

Entonces ya fuimos los 4 con la amiguita a conversar no tomábamos ‘Chemo’ tú sabes no toma, no baila pegado, no hace nada.

Nada.

No toma, no baila, no fuma, o sea ‘Chemo’ es lo más tranqui, y fuimos ahí y ya empezó la cosa pues no dijiste ya pues acá mismo somos y mi compare hizo la de superman cuando entra a la cabina y se pone su traje hizo así al toque se sacó oye ese también es abusivo pues si o no oye tú crees que ‘Chemo’ y yo nada, nos mirábamos y mi compare mi respeto mi compadre, pobre chica era malabarista no sé de dónde sacaba fuerzas, mi compadre era malabarista y nosotros lo mirábamos oye nada te hablo hace no estaba ni siquiera con Carmen. Nosotros de vergüenza, nos opacó, qué bárbaro. Nos quedamos con los chimpunes puestos.

¿Cuéntanos una anécdota con la gente de Boys?

Un día la policía nos paró y no entendíamos qué había pasado. La policía pensaba que me habían secuestrado. Firme. Es una historia verdadera. Nos íbamos a entrenar con Revelino Carassa, Barrios, Becerra, Huamán y Huevillo, íbamos por El Rímac en el carro de ‘Tato’ Pedraglio y la policía nos intervino con dos carros y sacaron metralletas, nos bajaron del carro y nos tiraron al suelo. Y la policía me dijo que habían recibido información que me estaban secuestrando. Y Barrios le dice a Huamán, qué paltas eres. Jajaja. Que abusivos son.

Otra anécdota.

Un día llegamos a La Molina a una panadería y una señora nos vio y botó los panes y dijo llévense todo, pero no me hagan nada. Así pasó, firme. Mi gente tiene unas caras. Jajaja.

Una anécdota más para cerrar el primer programa.

Un día Kukín (Carlos Flores) le dice: ‘Javicho’ Barrios préstame tu cara para cazar rata. Jajaja.

Martínez recuerda rencilla con Markarián: “No lo dejé entrar al velorio de mi mamá”

, en un contexto en el que la madre del futbolista se encontraba luchando contra una penosa enfermedad.

“El partido de dos fechas antes, me sacaron la quinta amarilla en Lima y venía Cerro de Pasco. Markarián me dice: “Tú te has hecho sacar la amarilla para no viajar”. Yo le dije que no y él me hace viajar igual para “acompañar al equipo”, y normal”, inició Martínez.

“El día anterior al viaje, mi mamá (que ya venía padeciendo una enfermedad) la pasó muy mal. Entonces yo le digo a Sergio que mi mamá estaba mal y que si no iba a jugar, prefería no ausentarme dos días. Vinieron los hermanos Narbarte que me amenazaron con multarme. No me importó y no viajé”, añadió.

. Lamentablemente, la madre de Roberto falleció cuando este se encontraba con el equipo en Huánuco.

“Después vino Huánuco. Al día siguiente del partido llaman al cuarto donde estaba, contesta el ‘Puma’ (Carranza), era Gisela. “Tu mamá está mal, tienes que venir”, dijo. El vuelo salía recién a la 1:00 p.m. y Gisela me dice que me ha mandado una avioneta”, relató.

“En la avioneta nos vinimos el ‘Puma’, el doctor Alva, Miguel Silva y yo. Lego y l veo a Gisela y su hermana vestidas de negro, ahí me di cuenta (del fallecimiento de su madre)”, agregó.

Roberto Martínez y su bronca con Markarián: “No lo dejé entrar al velorio de mi mamá”
Roberto Martínez y su bronca con Markarián: “No lo dejé entrar al velorio de mi mamá”. VIDEO: Trome.

TE PUEDE INTERESAR.