Roberto Martínez Montoliu es un exfutbolista y entrenador. Actualmente es el seleccionador de Bélgica. (Foto: Getty)
Roberto Martínez Montoliu es un exfutbolista y entrenador. Actualmente es el seleccionador de Bélgica. (Foto: Getty)

No desea ser vinculado con las especulaciones que giran alrededor del banquillo del FC Barcelona. Roberto Martínez, niega que haya tenido “contactos” con el Barcelona como posible sustituto de Ronald Koeman. El entrenador español sostuvo que cumplirá su contrato “hasta el último día” con la selección de Bélgica, pero aceptó que “pueden surgir muchas circunstancias en el camino”.

“No hay absolutamente nada. No hay contactos”, dijo Martínez en una entrevista publicada por el diario belga Het Laatste Nieuws este viernes, el mismo día que el seleccionador anunciará la lista de convocados para disputar la final a cuatro de la Liga de Naciones.

El técnico, cuyo nombre ha aparecido en la prensa española como posible sustituto de Koeman, reconoce que tiene una amistad cercana con Jordi Cruyff, director de fútbol del Barcelona, pero dice que no han tratado sobre el banquillo del club blaugrana.

“La base de mi amistad con Jordi es que separamos lo privado de lo profesional. En ningún momento le pregunté a Jordi cuál era mi situación en Barcelona. No creo así que tampoco tiene la función de nombrar a un posible nuevo entrenador “, dijo.

Martínez, que lleva cinco años al frente de la selección de Bélgica y tiene contrato hasta después de Catar 2022, insiste en quiere cumplir ese contrato y dice estar centrado en la Liga de Naciones y en la clasificación para el Mundial, aunque no descarta ninguna posibilidad.

“Me encantaría que fuéramos el primer país europeo en clasificarse para el Mundial de Catar. Ese es el desafío después de la final de la Nations League. Pero... en el fútbol nunca se sabe lo que se hará mañana. Me levanto todas las mañanas como seleccionador de Bélgica hasta el último día de mi contrato, pero me doy cuenta de que pueden surgir muchas circunstancias en el camino”, concluyó.