Ambos jugaron juntos en Boca Juniors a inicios de los años 80.
Ambos jugaron juntos en Boca Juniors a inicios de los años 80.

es técnico de la desde el año 2015. El argentino volvió al Perú luego de siete años, tras su paso por Universitario. La carrera importante que hizo en Vélez Sarsfield durante el 2009 al 2013, fue importante para que se le tome en cuenta para que asuma el mando de la selección peruana. .

En sus primeros años como futbolista, Ricardo Gareca fue compañero de un joven . Ricardo tenía 23 años, mientras que el ‘Pelusa’ apenas 21 y ya era figura mundial por sus virtudes al momento de pisar un campo de fútbol. Ambos jugaron juntos en Boca Juniors por un corto tiempo.

Buena amistad

Los dos lograron formar una buena amistad en el club Xeneize, además de los partidos que ambos jugaron en la selección argentina. En 1982, ambos fueron parte del plantel que realizó una gira por China, con motivo de la presencia de Diego Maradona.

Ricardo cayó bien a Diego, quien le regaló un reloj de oro, algo que Gareca recordó en una entrevista a El Gráfico: “Un día pasé por un negocio y comenté, al pasar: “¡Qué lindo reloj!”. Unos días después, para el 10 de febrero, que es mi cumpleaños, me lo regaló. Diego es así”. El obsequio terminaría robado por barras brava, años después, durante la estadía de Gareca en Independiente.

Posibilidad en Barcelona

Debido a la buena amistad que se formó entre ambos, Diego Maradona quiso llevar a Ricardo Gareca al Barcelona, cuando el ‘Pelusa’ se puso la camiseta azulgrana. El mismo Gareca contó por qué no se dio su traspaso al fútbol español.

Conmigo fue muy generoso, aunque creo que es generoso con casi todos. A mí me invitaba a todos lados, me quería sumar a su círculo, pero yo fui un tipo muy quedado. Él me quiso llevar al Barcelona, a todos lados. Por ahí el hecho de que pasara de Boca a River no le gustó mucho, pero igual mantuvimos el feeling”.

“Cuando yo viví en Córdoba y le hicieron la despedida a un compañero, Diego estuvo. El hotel era un mundo, pero nos hizo pasar a su suite, dejó toda la gente con la que estaba, trajo una mesa y armó una picada con nosotros, como si hubiese estado el día anterior con él. Diego es así. Conmigo se portó 10 puntos siempre”, añadió Gareca en una extensa entrevista de hace varios años para la revista El Gráfico.

Te puede interesar