Con Brady en cancha, los Tampa Bay Buccaneers vencieron 31-9 frente los Kansas City Chiefs. (Foto: Buccaneers)
Con Brady en cancha, los Tampa Bay Buccaneers vencieron 31-9 frente los Kansas City Chiefs. (Foto: Buccaneers)

Los Tampa Bay Buccaneers derrotaron este domingo en el 55º Super Bowl a los Kansas City Chiefs, vigentes campeones, por un abultado 31-9 con una exhibición de Tom Brady, quien conquistó su séptimo título de la NFL.

A sus 43 años, el mariscal de campo agrandó su leyenda al ganarle el duelo generacional a quien es considerado su sucesor, Patrick Mahomes, que aspiraba a sumar su segundo Super Bowl consecutivo con Kansas City.

“Estoy muy orgulloso de mis compañeros”, dijo Brady, que fue reconocido como el Jugador Más Valioso (MVP) del Super Bowl, quinto galardón de su carrera.

“Tuvimos un mes de noviembre complicado pero el equipo ganó en confianza. ¿Sabíamos que esto iba a pasar, verdad?”, preguntó el ‘quarterback’ a los miles de aficionados de los ‘Bucs’ que festejaban en las gradas del estadio Raymond James de Tampa (Florida).

Brady comandó la ofensiva de los Buccaneers con 201 yardas y tres pases de touchdown frente a los favoritos Chiefs, convirtiendo a Tampa en el primer equipo de la historia en ganar el Super Bowl en su propio estadio.

“Este grupo es fantástico. Somos campeones para siempre, nadie nos los puede quitar”, concluyó la estrella, quien estuvo acompañado en la celebración por su esposa, la modelo Giselle Bündchen, y los dos hijos de la pareja.

El ‘quarterback’ californiano completó así una de las más brillantes páginas del deporte al conseguir su séptimo triunfo en el Super Bowl, una cifra que no alcanza ningún jugador ni ninguna de las 32 franquicias de la NFL.

Los dos equipos más laureados de la NFL, con seis trofeos, son los Pittsburgh Steelers y los New England Patriots, franquicia que lideró Brady durante dos décadas hasta su marcha hace un año a Tampa.

Pocos esperaban que Brady, el jugador más veterano en ganar un Super Bowl, alcanzara su décimo partido de Super Bowl con el modesto equipo de Florida, que contaba con apenas un título (2002) y llevaba 13 años sin llegar a playoffs.

Pero Brady rápidamente conectó con sus nuevos compañeros y consiguió que saliera del retiro su exsocio en los Patriots Rob Gronkowski, a quien este domingo dio dos pases de touchdown.

La apuesta de Brady se confirmó ganadora en el Super Bowl ante los poderosos Chiefs y su mariscal de campo Patrick Mahomes, neutralizado por la defensa de los Buccaneers en la noche en que esperaba levantar su segundo título con solo 25 años.

Con información de AFP